Inicio La Pampa Partido UNO: Evangélicos pampeanos se acercan al Pro

Partido UNO: Evangélicos pampeanos se acercan al Pro

PASTORES POLITICOS

Evangélicos avanzan con la propuesta de un nuevo partido político y apuestan con fuerza a las elecciones del próximo año. En las últimas semanas, mantuvieron un encuentro con el PRO y tantean sumarse a la alianza de Juntos por el Cambio.

El debate del proyecto por la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en el Congreso de la Nación no solo permitió su «despenalización social», sino que tuvo otro impacto. Permitió que los sectores conservadores de la sociedad lograran encolumnarse bajo una misma bandera.

De esta manera, sectores evangélicos comenzaron a diagramar la creación de un partido político, proyecto que en el año pasado comenzó a concretarse. La fecha de presentación estaba prevista para el mes de marzo, sin embargo la situación sanitaria que atraviesa el país -y el mundo- frenaron los planes.

Se trata de Una Nueva Oportunidad (UNO), un espacio político con base en al menos nueve provincias, entre ellas La Pampa. Mientras el oficialismo batalla contra la pandemia de Covid-19, en el mundo político las piezas comenzaron a moverse de cara a las elecciones legislativas del 2021. Con la intención de analizar las posibles alianzas, desde este sector mantuvieron una reunión con la presidenta del PRO, Patricia Bullrich. Se trata de la primera de una serie de reuniones con posibles aliados. Entre ellos, trascendió, buscarán a los radicales Mario Negri y Alfredo Cornejo, a Rogelio Frigerio y a integrantes de la Coalición Cívica.

Los armadores

En el armado de UNO, espacio al que ya tributan diputados provinciales, concejales y dirigentes políticos, se encuentra el legislador santafesino Walter Ghione, el bonaerense Diego Villamayor, la tucumana del PRO, Ana Valoy, y el dirigente entrerriano de Juntos por el Cambio, Leandro Jacobi. Según consignó Letra P, de la estructura también forma parte el ex concejal de Santa Rosa, Roberto Torres.

El movimiento no congrega a todo el evangelismo argentino, sino que son agrupaciones de distintas provincias que se unieron para conformar una fuerza política a nivel nacional. Para ello, las charlas para su creación empezaron el año pasado.

La intención era lanzarlo en marzo, pero la pandemia modificó los planes. Ghione, uno de sus dirigentes, le contó a Letra P que arrancaron en redes sociales con actividades de conversatorios y capacitaciones, y precisó que UNO tiene base en La Pampa, Mendoza, Buenos Aires, Chaco, Entre Ríos, Formosa, Corrientes, Salta y Santa Fe.

«No tan a la derecha»

El objetivo de los pastores es «afianzar la idea de partido nacional», siempre ligada a la consigna que ellos denominan «provida», pero en esta oportunidad «no tan tirada a la derecha». En esa línea se expresó Ghione, quien aclaró que no están «tan al extremo como Juan José Gómez Centurión y Cynthia Hotton».

El cronograma del espacio incluye reuniones con autoridades y referentes partidarios. Justamente, la reunión con Juntos por el Cambio no fue casualidad, debido a que la mayoría de los pastores reportan al macrismo.

Incluso, Ghione admitió que el PRO tiene «más apertura al diálogo» con espacios como UNO. A su vez, trazó un buen balance del encuentro con Bullrich, aunque todavía no cerraron un acuerdo para comenzar a tributar a JxC. De todos modos, destacaron la «apertura» para integrar sus filas.

Apuesta al desarrollo territorial

Para convertirse en un partido «fuerte», el movimiento evangélico apuesta a no ser confesional, trabajar en red con legisladores de diversos puntos del continente, aliarse con sectores católicos, militar en merenderos y cárceles, y contener a un elector «conservador popular».

Esas son las definiciones que le dieron a Letra P los referentes de UNO, espacio que se considera de derecha «no tan extrema» y que busca competir en las próximas elecciones. Esto se debe a que no descartan «jugarse un pleno» en las legislativas 2021 y apuestan primero a las disputas provinciales en pos de un armado federal. En otras palabras, buscarán competir fuertemente por los cargos legislativos provinciales y municipales.

El objetivo es armar un partido «no confesional, no evangélico». En esa línea, a partir del debate por la legalización del aborto, cerraron filas con un núcleo católico duro. Los une lo que llaman «defensa de la vida y la familia». Una experiencia de esto se registró en Santa Fe, donde el bloque de diputados «Somos Vida y Familia» es integrado por evangelistas y católicos.

Según indicó Letra P, la tarea de los pastores en el país pasa por «formar y contener a la militancia», y a los cimientos sumarle contenidos de fondo. Es decir, «la defensa de la vida» es el punto de partida para abordar otras agendas.

Base peronista

Muchos de los dirigentes de UNO aseguran tener una base de formación peronista, pero muy alejada del Frente de Todos. Por estos motivos, afirman tener llegada a un electorado definido como «conservador popular» que sería de raíz peronista. La apuesta a trabajar en un partido propio se debería a que tanto el Frente de Todos como Juntos por el Cambio no contienen «cien por ciento a sus adeptos».