Inicio La Pampa A 105 años de la "Crezca Grande" que mató a decenas de...

A 105 años de la «Crezca Grande» que mató a decenas de veinticinqueños

EL ALUVIÓN MÁS IMPORTANTE REGISTRADO EN LA HISTORIA DE ARGENTINA

La crecida del Río Colorado se produjo por la rotura de un dique natural de un lago en la cordillera de los Andes, que barrió con gran parte de la comarca de 25 de Mayo y otras poblaciones mendocinas, rionegrinas y bonaerenses. Hubo al menos unos 500 muertos.

El 30 de diciembre de 1914 se produjo una inundación de carácter desastroso en el valle del Río Colorado. Afectó a localidades en las costas de Mendoza, Neuquén, Río Negro y La Pampa. Fue a causa del desborde de un dique natural en la Laguna Carri-Lauquen (Laguna Verde) que se encontraba en el curso natural del Río Barrancas que, junto con el Grande, forman el Río Colorado. La avalancha cobró vidas y produjo un desastre ambiental sin precedentes.

Los estudios posteriores, revelaron que el 27 ó 28 de diciembre de 1914 el lago se encontraba muy lleno, y que la enorme presión del agua o «algún movimiento sísmico derrumbó el tapón que obstruía el boquete, disgregándolo y arrastrando las rocas volcánicas que cerraban el paso, vaciándose rápidamente el lago». Cálculos posteriores afirman que la enorme masa de agua que se descargó del Barrancas al Colorado se calculó en no inferior a «dos mil ochocientos millones de metros cúbicos».

Para dimensionar la fuerza natural del fenómeno, vale señalar que el lago, ubicado a unos 1.500 metros sobre el nivel del mar, se vació casi por completo en una sola noche, y la cantidad de agua que se precipitó por el Río Barrancas y el Río Colorado fue enorme. De 21 kilómetros de largo que tenía el lago, quedó reducido a 5 kilómetros y la superficie bajó 95 metros aproximadamente.

Según Blencowe, uno de los investigadores de la época, el lago Carri-Lauquen debe haberse desbordado a las 16 horas el 29 de Diciembre de 1914. La ola pasó por Barrancas a las 20 horas del mismo día y llegó a la estancia «25 de Mayo» a las 14 del día 30.

De los datos recogidos se desprende que, en las colonias Peñas Blancas y 25 de Mayo, que forman parte de los territorios del Río Negro y Pampa Central, respectivamente, se perdieron 110 vidas; y entre la laguna Carri-Lauquen y Meridiano X se ahogaron 25 personas y 50 en el territorio de Mendoza.

Daños por doquier

La avalancha del agua ocasionó serios perjuicios. Los cultivos que los moradores habían hecho en pequeña escala, fueron destruidos en todo el curso del Barrancas. Frente a la junta del arroyo Guara-Có con el Río, los cultivos tenían cierta extensión, pero desaparecieron todos. También sufrieron mucho las comisarías de ambos lados del Río Barrancas.

En el rincón de la comisaría Mendocina había antes como una legua de campo regable, unas cuantas hectáreas alfalfadas, alrededor de 10 casas, maizales, y árboles, de todo esto no quedaron rastros.

La comisaría desapareció y donde había un campo fértil hoy se extiende el pedregullo. Lo mismo pasó con la comisaría del lado de Neuquén; la mayor parte de los potreros, alamedas y casas desaparecieron. En ambos lados del Colorado había caminos; quedaron inutilizados.

En el paso de Las Bardas había una estancia «La Margarita» que era la vanguardia del progreso en aquella región y que fue arrasada. Todo se lo llevó el agua en la misma forma que las comisarías mencionadas.

Igual suerte tocó a los recodos que tenían en esta parte del Colorado una tierra preciosa. Los rincones cultivables eran lo único que daban algún valor a aquella región, en que fuera del lecho del río se extiende el desierto. El pedregullo estéril ocupaba el único suelo que daba esperanzas para el desarrollo económico ulterior de aquella región.

La correntada también produjo daños aguas debajo de Catriel y 25 de Mayo, en especial en las localidades de Río Colorado y Buena Parada. Allí los pobladores debieron pasar una semana sobre galpones y lomas para salvar sus vidas. También en ésa zona, la marea «color chocolate» del desborde causó daños ecológicos y económicos que aún se recuerdan.