Inicio La Pampa Pedehontaá aseguró que en 44 de los 60 establecimientos menonitas cumplen con...

Pedehontaá aseguró que en 44 de los 60 establecimientos menonitas cumplen con las pautas laborales

El secretario de Trabajo, Marcelo Pedehontaá, admitió que la producción de los talleres de la Colonia Menonita -instalada en la zona de Guatraché- tuvo fuerte incidencia «y una tendencia de afectación durante mucho tiempo» en perjuicio de empresas metalúrgicas de la Provincia; aunque señaló que ante las quejas que provenían de Unilpa (Unión Industrial de La Pampa) la situación «se ha ido regularizando en lo que hace a lo laboral, seguridad e higiene, con convenios y distintas cuestiones, y seguimos trabajando» con aquella comunidad.
El funcionario señaló que con esos controles se consiguió que 44 de las 60 instalaciones (talleres) de los menonitas estén cumpliendo con las pautas laborales.
– ¿Hubo, como dice Ariel Solaro, fuerte incidencia de los talleres menonitas en perjuicio de establecimientos privados?
-Sí, es verdad, y Solaro como dirigente de Unilpa lo planteó más de una vez. Pero repito, no sólo fue una situación que se dio para un empresario de Santa Rosa que hacía silos, sino para toda el área de incumbencia de quienes no estaban en estas condiciones, con ciertas ventajas, fueron perdiendo terreno
-Usted dice que los reclamos de Unilpa existieron.
-Sí, quiero ser claro con esto. De este tema nosotros tomamos conocimiento en las reuniones habituales que hacemos con Unilpa… había un reclamo muy encendido, llevado adelante por Ariel Solaro; y desde la Subsecretaria nos comprometimos a tomar cartas en el asunto.
Tuvimos en una primera instancia la colaboración del Ministerio de Trabajo de la Nación, pero luego no.
-¿Y con qué se encontraron?
-Inspeccionamos 60 establecimientos de los cuales todos tenían infracción, pero hoy 44 están regularizados. Regularizados en el tema de lo laboral, seguridad e higiene, hicimos convenios por distintas cuestiones, y seguimos trabajando…
-Usted planteó la cuestión en la Legislatura provincial.
-Sí, es cierto… se visualizaron algunas problemáticas que fueron tratadas incluso en la Cámara de Diputados, y Salud Pública tomó medidas y está accionando.
-¿Las quejas empresariales tenían alguna razón de ser?
-Es entendible algún posicionamiento del empresariado metalúrgico de la zona. Hoy en día todos sabemos que hacer frente a las cargas sociales… digamos tener un empleado regularizado, contra una empresa que no lo tiene, se puede hablar de competencia desleal. Los costos son otros. Se puede fabricar un producto a un valor determinado respetando las reglas laborales, o no aportando. Pero si se las tiene en cuenta los costos son otros… es simple.
-¿Y cómo están hoy con los menonitas?
-Hoy creemos que estamos en un camino de entendimiento… Las inspecciones las hicimos con un expediente del 27 de agosto del 2018. En medio de eso tuvimos cuestiones donde quienes eran los voceros agradecieron esa oportunidad porque a ellos también les sirve. Porque un accidente laboral también es costoso, y habla de un tiempo que si Dios quiere ya es pasado. Hay un entendimiento de la Colonia para adecuarse a la legislación vigente y eso es un gran paso adelante. Porque también nos preocupaba mucho el trabajo infantil que habíamos encontrado.
-Los mismos hijos de los menonitas…
-Las condiciones no eran las mejores.
-Ellos dicen que pagan los impuestos.
-Eso tendríamos que preguntar en Rentas… Nosotros desde lo laboral sí tenemos que decir que desde este expediente a la fecha se ha mejorado sustancialmente la cuestión. No fue fácil al principio, pero van entendiendo todas las ventajas que tiene un trabajador registrado… pero el tema de los costos yo no estoy en condiciones de analizarlo.
-Solaro habló de 3.000 puestos de trabajo que se perdieron en 20 años.
-Unilpa tiene una referencia muy acentuada y una estadística muy marcada de la afectación que produjo, no solo para el empresariado de Santa Rosa, sino para todos los del área de acción, que fue perdiendo terreno. Incluso nosotros detectamos algunos trabajadores que tenían su emprendimiento y hoy son indirectos de la Colonia, han trabajo para la Colonia. Entonces la situación de muy compleja.
Pero asumimos el compromiso con Unilpa de ver la situación laboral porque era un reclamo ya muy marcado de Ariel (Solaro). En cada reunión aparecía y hoy estamos avanzado y mucho en el blanqueo. Tuvo mucha importancia Homero Márquez que era el Director General que tuvo charlas con el Asesor Letrado, y fuimos avanzando hacia una regularización.
-¿Puede ser que la situación haya sido un golpe mortal para muchas industrias metalúrgicas?
-Yo creo que sí. Estoy convencido que fue un factor para que muchas industrias hayan sentido un impacto alto. Por supuesto, sin hablar de calidad… sin ser un conocedor digo que cuando no hay diferencia en la calidad vos miras precio, y si hay alguien que lo hace sin pagar aportes sin estar regularizado y otro que si los paga, el precio del producto resulta mas alto. Eso está claro que surge, de hecho, te vuelvo a repetir.
-Solaro habla de 3.000 puestos perdidos, y de la Colonia contestan que tienen 200 trabajadores.
-Pienso que Solaro habla en el tiempo transcurrido, y yo del 2018 en adelante… antes del 2018 esto se manifestó muy claramente y hubo una merma en los puestos de trabajo en este tipo de oficios. Cada uno que saque sus conclusiones. Y no es en contra de la Colonia Menonita, que tuvo al principio un poco reacia, pero después fue proactiva en la resolución de los conflictos, y ya en la segunda y tercera visitas de nuestros inspectores no fueron tan ásperas como la primera. Por eso digo: hay que contextualizar lo que dice Ariel, que lo expresa por ser un damnificado directo. Él tuvo que volcar nuevos horizontes para su proyecto porque sus costos eran mayores.
-Hubo otras metalúrgicas grandes que tuvieron que cerrar…
-Sí, pero no pongamos toda la carga sobre un solo factor, hubo varios factores.
-Pero hasta 2018 hubo competencia desleal.
-Hubo condiciones de ventaja comparativa más beneficiosa para unos que para otros. Yo no puedo hablar del nicho porque no lo conozco, pero sí hubo quienes trabajaron con un costo diferenciado a cambio de no cumplir con algunas cuestiones… Pero hoy podemos decir que avanzamos por el entendimiento que ha prestado la Colonia en entender que esto no se podía sostener así. A la Colonia Menonita los pampeanos la abrazamos, la respetamos… pero estoy convencido que todos los ciudadanos de la República Argentina estamos baja la misma ley, la misma normativa.

De la preocupación a los controles
El pasado 26 de junio de 2018, Marcelo Pedehontaá -entonces subsecretario- concurrió a la Comisión de Legislación Social de la Cámara de Diputados, donde con crudeza manifestó la preocupación gubernamental por algunas situaciones que se daban en la Colonia Menonita.
Concretamente manifestó inquietud por la realidad que se planteaba en ese lugar, señalando que «el trabajo infantil, la violencia de género y el analfabetismo», a lo que se sumaba «la competencia desleal que significan para los metalúrgicos y carpinteros de la zona, son preocupantes para esta subsecretaría», expresó frente a los legisladores.
En esa oportunidad -también algunos diputados aportaron datos- se indicó que en la década del 80, cuando llegaron los menonitas a la provincia, firmaron un convenio con el gobierno provincial para que docentes del sistema público educativo llegaran a la colonia para darles clases a los niños, y ese convenio no se estaba cumpliendo. En aquellos inicios eran 80 los menonitas y hoy son más de 1.500 las personas que integran la colonia.
El titular de Trabajo de la provincia, en esa ocasión también se refirió al «apriete» del que eran víctimas los inspectores cuando acudían al lugar; y aportó además esa vez el grave caso de una mujer que víctima de violencia de género, fue llevada por miembros de la colonia a ser atendida en un hospital de Darregueira para que no sea investigado el caso a partir de la intervención de personal sanitario de la provincia.
No obstante, ahora Pedehontaá manifestó que a partir que se inició el expediente 730/18, caratulado «Verificación de cumplimiento a normativas en seguridad e higiene» en la Colonia, la situación ha cambiado.
El funcionario le dijo a este diario que hubo inspecciones -se tomaron fotografías y se hicieron actas digitales-, y se inspeccionaron 60 establecimientos, de los cuales 44 en estos momentos están regularizados. «Hoy estamos trabajando mejor en el lugar, y están aceptando que controlemos», sostuvo.