miércoles, 27 octubre 2021
Inicio La Pampa Pedido por Desaguadero

Pedido por Desaguadero

QUE HIZO NACION TRAS DEMANDA PAMPEANA

El diputado nacional por La Pampa Martín Berhongaray presentó un pedido de informes al gobierno nacional para conocer qué pasos dio el Estado nacional respecto de la acción de amparo que presentó nuestra provincia en 2016. Entonces, el gobierno de Carlos Verna intimó al Estado Nacional a que convoque e integre con las provincias de Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza, San Luis, Río Negro, Buenos Aires y La Pampa, un Comité de Cuenca Hídrica de la cuenca Desaguadero-Salado-Chalideuvú-Curacó-Colorado en los términos de los artículos 40º y 6° de la Ley de Régimen de Gestión Ambiental de Aguas 25688.
El legislador radical quiere que los ministerios de Interior, de Ambiente y Desarrollo Sostenible, de Obras Públicas y de las demás reparticiones que corresponsa, expliquen cuál fue la postura asumida por cada una de las provincias condóminas de la Cuenca en oportunidad de rechazar la convocatoria para constituir e integrar el Comité del Sistema Hídrico del Río Desaguadero en el marco del Expediente 1055/2016 en trámite por ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
A su vez, pidió que el gobierno nacional describa la posición exteriorizada por el Estado Nacional en dicha ocasión. Añadió a esto la solicitud del detalle la actuación llevada adelante por la Comisión Técnica creada en el marco de ese pleito con el fin de «ampliar el conocimiento del Sistema Hídrico mediante el desarrollo de estudios».
También reclamó el detalle de las obras -si es que se hicieron- de defensa y limpieza del cauce en la cuenca desde la promoción de la demanda y si se encuentran proyectadas futuras tareas. «En caso afirmativo, describa las obras en cuestión», solicitó.

Dejar hacer.
El legislador recordó que, al momento de presentar la demanda, la entonces gestión encabezada por Carlos Verna, sindicó la máxima responsabilidad del Estado nacional al permitir el aprovechamiento unilateral e inconsulto del recurso hídrico de parte de las provincias ubicadas aguas arriba, por no motorizar la constitución del organismo de cuenca respectivo incumpliendo así con diversas obligaciones emergentes de la legislación ambiental que rige el caso.
«Así las cosas, los comportamientos arbitrarios en materia de irrigación, industriales, energéticos, etc., desplegados por las provincias arribeñas -principalmente Mendoza y San Juan- sobre los principales afluentes del recurso hídrico en cuestión han resentido drásticamente los aportes que históricamente ingresaban a La Pampa agudizando un contexto de desastre hídrico-ambiental y social», sostuvo.

Mil kilómetros.
Berhongaray recordó que el Sistema del Río Desaguadero, Salado, Chadileuvú, Curacó constituye la mayor de las cuencas íntegramente desarrolladas dentro del territorio argentino, con una superficie aproximada al cuarto de millón de kilómetros cuadrados (248.000) y recorre de Norte a Sur, una franja desértica de 1.000 kilómetros de longitud, con un sistema hidrográfico poco conocido y de implicancias ciertamente complejas para las provincias alcanzadas.
Ya en La Pampa -explicó-, el río llenaba bañados y lagunas, al tiempo que contribuía a la recarga de las napas freáticas. Esta circunstancia promovió la ocupación del área por pueblos originarios.
«Sobre dicho sistema hídrico se localizan las localidades pampeanas de Santa Isabel, Algarrobo del Águila, Limay Mahuida, La Reforma y Puelches. Estas poblaciones se fundaron merced a la importante diversidad de recursos naturales renovables y no renovables provistos por el río que sostenían un amplio abanico de actividades productivas (ganadería vacuna, ovina, equina y caprina; producción de forraje, hortalizas y frutales; minería; pesca comercial; artesanías, etc.)», añadió.