Inicio La Pampa "Pedidos Ya!" en Santa Rosa

«Pedidos Ya!» en Santa Rosa

Los cadetes de «Pedidos Ya!» ya se encuentran circulando por las calles de la ciudad de Santa Rosa. Los trabajadores que ingresaron se movilizan en bicicleta o motocicleta y están contratados bajo el régimen del monotributo.
La plataforma de delivery online «Pedidos Ya!» desembarcó en la capital pampeana el pasado 9 de octubre, tal como lo había informado LA ARENA, cuando llevó a cabo una reunión en el hotel «La Campiña» para captar personas interesadas en trabajar para la firma.
En aquel momento, manejaron la situación ante la prensa con total hermetismo mientras que a través de las redes sociales informaban que a partir del lunes 14 de octubre iban a estar operando en la ciudad.
Efectivamente, el pasado lunes aquellas personas que accedieron a la propuesta y firmaron el contrato con la plataforma de delivery comenzaron a entregar pedidos de las distintas casas de comida que ofertan sus productos en la aplicación.
«Nosotros estamos repartiendo desde el lunes, desde que tenemos las cosas y vimos cómo es el tema para repartir y demás», comentó uno de los trabajadores a LA ARENA. El joven tiene 19 años y realiza sus repartos en bicicleta.
A su vez, explicó que los «contactaron y fuimos hasta La Campiña. Tuvimos un par de reuniones, ahí nos explicaron más o menos cómo son las cosas, qué es lo que teníamos que pagar, qué es lo que nos pagan, los descuentos».
Luego, nos dieron las cosas y nos largaron. Nos dieron una semana para ir viendo cómo era. Pero recién el lunes empezamos».

El sistema.
Los repartidores de la plataforma suelen concentrarse con sus bicicletas o motocicletas en el centro de la ciudad, principalmente en la Plaza San Martín y sus alrededores. «Nosotros nos manejamos con una aplicación aparte de la de Pedidos Ya! que esta en el Play Store», comentó el joven y precisó que «en esa aplicación nosotros nos organizamos los turnos, podemos elegir en qué turno trabajamos».
Para recibir los pedidos tienen que acercarse hasta una zona de la ciudad «que es más o menos la misma zona que el estacionamiento medido. Venimos a esa zona del centro, ponemos como que estamos disponibles para empezar el reparto y en la aplicación nos aparece un listado de pedidos que tenemos que ir haciendo».
Los pedidos a entregar solo pueden ser de los comercios que aparecen en el listado que posee la aplicación. Por su parte, la gente puede pedir solamente por la aplicación. «Nos llega al mismo tiempo un mensaje a nosotros y otro al local de comida. Llegamos al local, ahí nosotros pagamos la comida y la retiramos, y nos reintegran la plata en la casa que la pidieron», agregó.

Precarizados.
Según el relato del joven, la empresa «Pedidos Ya!» tiene «un arreglo con los lugares de comida. Son 49 pesos que cobran por pedido pero esa plata se la queda el restaurante». En cambio, a los trabajadores se les paga «aparte por semana».
De esta manera, el monto del «salario» que adquieren varía. «Si tenemos pedidos nos pagan por pedido, si no tenemos nos pagan una hora asegurada que es como tener dos pedidos por hora. Por pedidos son 65 pesos más bonos dependiendo de una categoría y 9 ó 15 pesos de publicidad, dependiendo en qué andes».
En la convocatoria que la firma realizó a principio de mes solicitaron que quienes se presenten estén dispuestos a trabajar como monotributistas. La precarización laboral es el costado oculto de este tipo de plataformas de pedidos online. Esta ha sido denunciada en todos los países donde funciona, debido al modo de relación que la empresa tiene con los cadetes, quienes no son empleados en relación de dependencia y corren con todos los riesgos de trabajo.
Esto fue confirmado por uno de los trabajadores que dialogó con este diario, quien afirmó que «nosotros estamos en monotributo, nos contratan en relación de independencia. Después de las reuniones nos hicieron firmar un contrato donde estaba la situación del seguro y el tema de papeles por los que andan en moto. Después nos hicieron registrarnos en AFIP por el tema monotributo».
Finalmente, con respecto a la indumentaria de trabajo, sostuvo que fue entregada por la empresa y que «en cuatro cuotas nos descuentan 1.000 pesos por todo el equipo de prestación de servicio».