Inicio La Pampa Pelea en fiesta clandestina termina con policías heridos

Pelea en fiesta clandestina termina con policías heridos

Alrededor de las 2.40 de ayer, un móvil de la Seccional Sexta acudió a un domicilio de la calle Guatraché y Hucal, en el barrio de Villa Parque, por un llamado al Cecom que denunciaba una «gran pelea» en el lugar. Fuentes policiales le dijeron a LA ARENA que «cuando el primero de los policías se dirigió al domicilio, salió un muchacho de aproximadamente 18 años, con un arma blanca a decirles que se vayan, porque ahí no pasaba nada. Cuando se acercó, el muchacho le tiró un puntazo que le cortó la campera del uniforme y alcanzó a pincharlo».
«El otro oficial intentó reducirlo, y cuando logró hacerlo, salió un primo del primero, también de aproximadamente 18 años, y le pegó un botellazo en la cabeza, produciéndole un importante corte en el cuero cabelludo», señalaron.
Además, desde la fuerza agregaron que en el medio del enfrentamiento, los jóvenes que estaban en el lugar soltaron a varios perros pitbull ante la presencia policial y uno de ellos mordió en una pierna a un oficial inspector de la Policía. Si bien la herida no es de gravedad, el oficial permanecerá dos días con licencia.

Fiesta clandestina.
Al llegar nuevos móviles policiales, fueron recibidos «a toscazos», que destrozaron el vidrio de uno de los patrulleros. Los agentes pudieron constatar finalmente que en el lugar se desarrollaba una «fiesta clandestina» en la que había 17 personas, 14 mayores y tres menores de entre 14 y 16 años de edad.
A todos los presentes se les iniciaron actuaciones por la violación al artículo 205 del Código Penal -será reprimido con prisión de seis meses a dos años el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia-, resistencia a la autoridad, lesiones y daños contra la propiedad.
Los policías heridos fueron asistidos por personal del Servicio de Emergencias Medicas (SEM) en el lugar. «El oficial que recibió el corte en el cuero cabelludo debió ser suturado, y se lo atendió en el lugar, no fue necesario trasladar a ninguno de los dos», explicaron. Finalmente, los dos agresores -primos entre sí- fueron identificados y quedaron detenidos.
Personal policial señaló que «en el domicilio donde se realizaba la fiesta, además se encontró una bicicleta con características similares a una que había sido robada días antes en el barrio. Por eso en horas de la mañana de hoy (por ayer) se realizó un allanamiento en el lugar, y se pudo constatar que también había plantas de cannabis, por lo que se solicitó la actuación de Toxicomanía».

Otra fiesta.
A la 1.30, el Cecom había recibido un llamado por «música muy alta, en una supuesta fiesta que se desarrollaba en una quinta de Onischuk y Hernández. Un móvil de la seccional sexta se acercó al lugar y no pudo constatar que sucediera nada en el lugar», explicaron, y agregaron que «escasos minutos más tarde, un móvil de la Sección Canes pasaba por el lugar, y advirtió la música a alto volumen».
«Ahí se pudo constatar que se estaba desarrollando una fiesta, con 15 personas, a las que se les iniciaron causas por violación al artículo 205. También se secuestró un equipo de música, tres vehículos -dos camionetas marca Toyota y un Peugeot 308-, y una conservadora llena de bebidas alcohólicas», precisaron fuentes policiales.
Según pudo saber este diario, el propietario de la vivienda está identificado, pese a que no estaba presente en el lugar y es quien habría cedido a su nieta la vivienda para organizar la reunión a la que asistieron jóvenes mayores de edad.
El caso pasará ahora a manos de la Unidad de Atención Primaria (UAP) del Ministerio Público Fiscal, y estará en manos de la fiscala Natalia Urruti, quien aguarda ahora que la Seccional Sexta elabore y remita el sumario de la actuación policial para avanzar con la causa.

Restricciones.
El jueves pasado, el gobernador Sergio Ziliotto decretó la prohibición de circulación de personas, todos los días entre la 1.30 y las 7. Además, restringió los encuentros familiares y sociales, de domingo a jueves, de 8 a 20, mientras que los viernes y sábados quedaron habilitados de 8 a 24.
Entre otros hechos, el mandatario expresó que las restricciones fueron motivadas por una fiesta de entre 80 y 100 personas que se desarrolló durante la madrugada del domingo pasado en un local de la avenida Perón, y la constatación en un control policial, de la circulación de madrugada, con exceso de alcohol en sangre, del diputado Espartaco Marín en la ruta 35. El hecho motivó el secuestro de su vehículo.
«Son varios hechos los que tenemos en cuenta. Lo dejamos librado a la responsabilidad, y hay una minoría que no la tuvo, por eso usamos una herramienta del Estado para hacerla cumplir», dijo Ziliotto al anunciar las nuevas medidas decretadas, el pasado jueves.