Inicio La Pampa Perú, una escuela con diez alumnos

Perú, una escuela con diez alumnos

ASISTIR A UN ESTABLECIMIENTO PLURIGRADO DE PERSONAL UNICO RESULTA UNA "EXPERIENCIA SINGULAR"

En poblaciones con muy pocos habitantes funcionan escuelas plurigrado de personal único, cuyos alumnos y alumnas entran todos en una sola aula y el maestro se ocupa de impartir la educación simultáneamente a todos los grados y también cumple las tareas administrativas. En La Pampa hay trece establecimientos de este tipo y uno de ellos es la Escuela N° 174 «Aurelia Desch», de Perú, pequeña localidad de 80 habitantes situada en el cruce de las rutas Nacional 35 y Provincial 24, en el departamento Guatraché.
A esta escuela asisten actualmente diez estudiantes: dos en Nivel Inicial (jardín), dos en primer grado, una en tercero, tres en quinto y dos en sexto grado. Si bien es un establecimiento de modalidad común la actividad se desarrolla «en un contexto de ruralidad con particularidades muy específicas, que permiten crear un vínculo más estrecho con las familias». Además, es «la segunda institución más importante del pueblo, después de la Comisión de Fomento». En Perú también hay un destacamento policial y un centro de salud.
Todas las entidades trabajan juntas. Hace un par de semanas, con ayuda del municipio terminaron de refaccionar la casa destinada al directivo escolar: «estaba un poco deteriorada y se arreglaron las paredes, la calefacción, la cocina y se hizo pintura total» cuenta Darío Canale (40), docente a cargo del establecimiento. Por disposición sanitaria, por estos días la escuela permanece vacía y la actividad se desarrolla en modo virtual, aunque ello no representa ningún problema porque «todos los alumnos tienen conectividad».

Viajes a Hucal.
En épocas normales, asisten a clases de 8 a 12,15 horas. Al llegar toman un desayuno y a media mañana reciben una colación. «En el mismo aula se encuentran desde Nivel Inicial a sexto grado. Por eso tenemos una organización flexible que se ajusta a los tiempos y prioridades, y vamos reagrupando de acuerdo a las necesidades». El edificio de la escuela comprende dos aulas, una galería, sanitarios, una oficina de dirección y una cocina. También hay un patio grande con un sector de juegos. «Teníamos proyectado armar una huerta con invernadero, con la colaboración del INTA General Acha, pero la crisis sanitaria se prolonga y complica todos los planes», reconoce Darío.
Al permanecer todos en una misma aula los alumnos «se familiarizan con contenidos muy diversos porque en lugar de recibir solo la enseñanza restringida a su nivel, escuchan todo y acceden a distinta información: eso convierte a esta escuela en una experiencia muy singular». Dos veces por mes, docente y alumnos viajan hasta Hucal, donde se encuentran con la escuela anfitriona y las de Colonia El Rosario y Unanue. «Los docentes compartimos capacitaciones en diversas áreas y los chicos tienen oportunidad de interactuar con otros pares y desarrollar actividades especiales (plástica, educación física, música)». Según Darío, para ellos «es un encuentro muy importante y seguramente lo que más extrañarán durante la virtualidad».