Inicio La Pampa Extrañas luces en el cielo

Extrañas luces en el cielo

EXTRAÑAS LUCES EN LOS CIELOS PAMPEANOS

«Señor, nosotros llamamos porque mi esposo y mis hijos anoche vieron luces extrañas en la laguna Don Tomás», le dijo Natalia este miércoles a un cronista de LA ARENA que atendió la comunicación -según sus compañeros de trabajo- «por ser el más entendido en estos temas». La charla siguió con Pablo, el jefe de familia. Las raras luminarias celestiales dieron paso a descubrimientos: los vecinos se enteraron de que lo que vieron fue parte del proyecto comunicacional Starlink; y el periodista pude tomar contacto con una rica historia de vida que se puede narrar y compartir con los lectores.

Pablo, el funcional.
El interlocutor es un trabajador de la construcción. «Soy un todo terreno, hago desde albañilería a electricidad o plomería. Y cuando el trabajo me permite llevo a mis hijos y a unos vecinitos a pescar a la laguna. Y anoche vivimos una experiencia increíble para todos», aseguró.
Pablo y Natalia hace poco lograron tener su casita, son adjudicatarios en el barrio Esperanza. En la tarde del martes, el papá acomodó los enseres de pesca junto a sus hijos Gabriel de 10 años, y Marcelo de 14. Y se les acoplaron Juan y Tomás (10), los mellizos que son vecinos y amigos del menor.
«Fuimos en mi auto a las 10 de la noche y nos instalamos en la playita que está pegada a la cruz. Es un lindo lugar para ir con los chicos, y anoche había una temperatura ideal. Me gusta llevarlos porque la pesca es una actividad muy sana. Y a ellos les encanta porque pasan una noche de aventura, distinta», señaló.

Ventana al cielo.
Pero, en un instante, ese momento de absoluto relax se iluminó. «La noche estaba nublada, y en un momento, a eso de las 4.50, en que se abrió una ventana entre las nubes, empezamos a ver una gran cantidad de luces. Yo estoy acostumbrado a ver el cielo de noche y realmente lo que vimos no era algo normal. Era algo que no había visto nunca», explicó.
«He visto antes satélites, en este caso había luces similares pero conté unas 50 en fila. Y había otros 2 ó 3 que lo hacían en sentido contrario, una especie de satélites rebeldes», relató.
«Te imaginás, si yo me sorprendí, los chicos se descontrolaron -se ríe-, gritaban sorprendidos. Nunca nos asustamos, aún cuando les dije que eran platos voladores. Era para reírse con ganas las alocadas cosas que decían. Llamamos a ustedes para saber qué es», reconoció Pablo.

Viaje a las estrellas.
Pero la historia continuó en la mañana. Porque los cuatro niños habían vivido una experiencia tipo «Star Wars». Y les fue imposible ir a dormir, porque antes urgía contar su vivencia fantástica en el barrio, tanto que hicieron olvidar a Marcelo vanagloriarse de que fue el único en pescar algo: dos carpas. «Una de más de un kilo», resaltó el papá.
«Gabriel estaba enloquecido de alegría. Decía: ¿viste? despidió luces anaranjadas, y salió disparado. Y así les contaban a todos los otros chicos del barrio. Por ahí un poco le abrían. Fueron el centro de atención en el Esperanza», concluyó Pablo en medio de la risa.

Satélites Starlink.
En realidad, lo que observaron los pescadores es un emprendimiento comunicacional de una empresa norteamericana a través de satélites. El jefe de familia no se sorprendió, es que Pablo ya había tomado conciencia que se trataba de satélites.
¿Qué es? Se trata de un ambicioso proyecto que se denomina Starlink, cuyo objetivo es formar una red que pueda brindar acceso a Internet de alta velocidad en todo el mundo, especialmente a lugares que hasta hoy son inaccesibles. El mentor es Elon Musk, un físico y magnate norteamericano.
El primer lanzamiento fue el 24 de mayo de 2019 desde Florida. La empresa Space X, de Musk, que se especializa en cohetería, puso en órbita a 60 satélites de prueba. Y el 11 de noviembre pasado hizo lo mismo con los primeros 60 satélites operacionales.
La compañía planea lanzar unas 24 misiones más en el 2020, a medida que construya su red, agregando más áreas de cobertura. El objetivo inicial es lanzar 12.000 satélites en total, pero recientemente solicitó un permiso más para aumentar hasta 30.000 ese número.
Afirman que los satélites son pequeños, pero de noche son visibles a simple vista, sin usar ningún implemento óptico. Este caso permite avizorar que más pampeanos pueden ser testigos de espectáculos similares con esas, ya no tan, misteriosas luces en el cielo.