Inicio La Pampa Diego Trotta inició un acampe para pedir por la tenencia de su...

Diego Trotta inició un acampe para pedir por la tenencia de su padre

DIEGO TROTTA "ACAMPA" FRENTE AL JUZGADO CIVIL Nº 3

«Lo que reclamo puntualmente a la Justicia es la tenencia de mi padre, que vuelva a su casa, y que responda mi hermana por administración fraudulenta», expresó Diego Trotta (35), quien prometió que se quedará en la entrada de la Justicia Civil provincial «hasta que haya una resolución» a su reclamo.
El hombre, a quien en alguna oportunidad mostramos en estas páginas por una singular y conmovedora historia de vida. Había permanecido nada menos que 1.100 días -esto es poco más de tres años- en la Clínica Fleni, para cuidar a su padre Rubén Darío Trotta (58), que atropellado por un auto en la avenida Perón quedó cuadripléjico. El siniestro sucedió poco después del mediodía del 20 de junio de 2015, mientras circulaba en bicicleta -hasta entonces se desempeñaba como chofer de micros de larga distancia- y fue arrollado por un Renault 18.

Tres años en el Fleni.
Desde ese momento Diego comenzó una pelea para conseguir que su padre fuera trasladado a Buenos Aires, y hasta llegó a encadenarse frente a la Municipalidad de Santa Rosa para conseguir su propósito. Luego de múltiples gestiones, y con la ayuda de un abogado -Fernando Gutiérrez- consiguió lo que se había propuesto: su padre Rubén sería tratado en Buenos Aires en un prestigioso nosocomio.
Tres años permanecieron ambos prácticamente viviendo en la clínica, hasta que el 12 de octubre del año anterior volvieron para residir en la casa de Rubén, en Grassi 556 de esta ciudad.

Adiós al fútbol.
Hasta el aciago día en que su padre fue atropellado, Diego era jugador de fútbol, y diversos clubes lo vieron con sus respectivos colores: Guardia del Monte de Toay, General Belgrano, algún paso por All Boys, Pico FBC, Catriló, y también por Domingo Faustino Sarmiento. Se mostraba como un zaguero de buenas condiciones técnicas, de fuerte personalidad, que tenía aún para aportarle al fútbol cuando pasó lo que pasó.
Cuando sucedió aquello decidió dejar todo -tenía un videoclub en el centro de Toay- y se fue a cuidar a su padre.

Desacuerdos familiares.
Pasado el tiempo comenzaron las desavenencias familiares, porque Diego creía que había alguna irregularidad en el manejo de los dineros de su padre, lo que produjo una ruptura con su hermana. «Cuando nos toca llegar el año pasado, el 12 de junio de 2018, sabía que había algunas cositas que no estaban bien. Traté en ese momento que pudiera haber buena voluntad de todas las partes, y para eso tenía que haber un sinceramiento de mi hermana (Noelia), que me cuente qué había sucedido porque me preocupaba que empezaron a aparecer deudas», señaló Diego ayer.

Hostilidad.
Explicó que cuando hizo ese planteo «lejos de comprensión lo que encontré del otro lado fueron comportamientos hostiles. Yo estuve tres años al lado de mi padre, pero cuando regresamos a Santa Rosa empezaron a sucederse acciones de violencia, recibía trompadas, y el médico que lo atendía -por el servicio de internación domiciliaria de OSDE- miraba para otro lado y dejaba pasar todo eso… se convertía en tapador», explicó ayer.
Dijo Diego que a partir de esa situación «se me complicó ir a la casa de mi papá… para evitar un acumulado de denuncias y no tener problemas mayores; y ahí aprovechó mi hermana para llevárselo, después de recibir dos cartas documento mías por su falta de voluntad».
El hombre agregó que «no se trata solo de una cuestión económica, sino de la calidad de vida de mi papá, porque tenemos responsabilidad con mi hermana por ser curadores provisorios. Y no desconozco eso, por lo que me voy a quedar ilimitadamente aquí», advirtió.

Apostado pacíficamente.
Diego Trotta señaló que su abogado es Maximiliano Cheli, y que el día que tomó la decisión de «apostarse» -el pasado lunes- frente al Juzgado Civil nº 3 informó que su posición «es pacífica… pero pido que la Justicia ponga a derecho a mi padre. Lo que puedo decir es que antes de venir de Buenos Aires me aseguré que mi papá tuviera todo cubierto por pertenecer al Plan de Cobertura 100 por ciento de discapacidad, por lo que no tiene gastos ni siquiera para comer y todo lo cubre OSDE: acompañamiento, medicación, todo está cubierto», insistió.

La hermana.
Por otra parte cabe señalar que su hermana Noelia ha pedido en las últimas horas que sean escuchadas las dos campanas, aunque admitió que se generó una deuda… «pero no me importa si estamos en el Veraz, porque sé que sus días (se refiere a su padre) son maravillosos, y es lo que necesita para vivir día a día», afirmó.
Acusó a Diego de intentar manipular la situación, aunque su hermano prefirió no contestar esa aseveración, y sólo agregó que «a mi padre sus ingresos le tienen que servir para no tener ninguna deuda. No tiene necesidad de endeudarse, y hoy esta es la situación», cerró.