Inicio La Pampa Piden 4 años de cárcel para el conductor que produjo la muerte...

Piden 4 años de cárcel para el conductor que produjo la muerte de un matrimonio

El lunes 4 de mayo de 2017, poco después de las 9.35 de la mañana, Teresa Storm y su marido Nicodemo Kloster iban camino a su campo para alimentar a los animales cuando un auto los chocó de atrás. La pareja transitaba por la ruta nacional 35 en una Ford F-100 que llevaba enganchado un carro porta rollos y el violento impacto produjo la muerte inmediata de ambos.
A pocos más de dos años del trágico hecho comenzó en Santa Rosa el juicio contra el conductor del auto que los chocó, Carlos Orestes Caprin, un visitador médico de 59 años oriundo de la localidad bonaerense de Punta Alta y por el que la querella pidió cuatro años de prisión efectiva, además de 10 años de inhabilitación para manejar cualquier vehículo a motor.
El juicio comenzó el lunes y siguió ayer en el Centro Judicial y las jornadas se desarrollaron en medio del desgarrador dolor de las cinco hijas del matrimonio, oriundas de Colonia Santa María y que estuvieron acompañadas por familiares e integrantes de la Fundación Estrellas Amarillas.
Caprin, que estuvo presente en la sala de audiencias, está acusado de «doble homicidio culposo agravado», y su defensa pidió la absolución. En tanto, el fiscal Juan Bautista Méndez solicitó una pena a tres años de prisión en suspenso y diez años de inhabilitación para manejar.
En la audiencia de este martes declaró solo un testigo, Diego Bernal, un viajante de la empresa Klaukol (con sede en Bahía Blanca) y que fue el primero en llegar a la escena del accidente.
Bernal aseguró que usualmente transita (en un utilitario Renault Kangoo de la firma) «a 130 ó 140 kilómetros por hora» y que esa mañana el Citroën C4 de Caprin «me pasó como parado, por lo tanto iba a 40 ó 50 kilómetros más rápido que yo. En el lugar no había ni un cruce ni nada, estaba soleado y era una recta. Me pasó y lo perdí de vista enseguida, a lo pocos minutos cuando paso una lomada ya empiezo a encontrar restos de autos y me di cuenta que algo había pasado. Empecé a desacelerar y encontré la escena del choque. Quedé impactado por lo que vi».
Bernal aseguró que al costado de la ruta estaba tirado Kloster y enseguida lo auxilió mientras Caprin «caminaba como loco, estaba como en un estado de shock, más que entendible por supuesto por lo que había pasado, y repetía: ‘qué macana me mandé, qué macana me mandé’. Yo le pedía que me ayudara pero él buscaba señal con el celular. Le dije que ya iba a venir la policía o que alguien iba a pasar y nos ayudaba».
Bernal dijo que Kloster estaba en muy mal estado de salud y que «recién 15 minutos después encontré tirada entre el pasto, que estaba muy crecido, a la señora. Ella también estaba en muy malas condiciones. Yo por supuesto que ni sabía quién viajaba en la camioneta, estaba muy malherida».

Gasolero.
Luego de la declaración de Bernal, el propio Caprin pidió ampliar su declaración aunque sin aceptar preguntas de la querella. El hombre afirmó que ese día salió desde Punta Alta hacia Santa Rosa ya que iba a trabajar «toda la semana. La ruta 35 estaba recién arreglada y yo iba a velocidad normal porque mi auto es gasolero, por ende no puede acelerar a más de 160 kilómetros por hora. Y yo nunca anduve a más de 130 porque el combustible lo pago yo y por supuesto que sino el gasto sería muy alto dado que soy viajante. En ese momento cuando bajo una lomada veo un vehículo y decido no pasarlo, pero cuando me acerco le pego al carro que iba detrás de la camioneta y eso genera seguramente un efecto tijera que genera el vuelco».
En su alegato, la fiscalía reconoció que el matrimonio iba sin los cinturones de seguridad colocados y que el carro no tenía las señales de advertencia necesarias, pero las condiciones de la ruta, de visibilidad y la velocidad desplegada por Caprin en su auto lo hacen responsable de la tragedia.

Hijas.
Las hijas del matrimonio de Colonia Santa María realizaron una conferencia de prensa en octubre de 2017, cinco meses después del siniestro, y recordaron que Caprin resultó ileso y que ese mismo día, a las 13.30, quedó en libertad.
«La Justicia tardó tres meses en formalizar la audiencia por este caso. Afortunadamente a Caprin se le retuvo la licencia de conducir y está inhabilitado de hacerlo hasta la finalización del proceso. Celebramos esto último. El señor Caprin es el responsable de lo que le pasó a mis papás», dijo entonces Evangelina Kloster, acompañada por sus hermanas y por Silvia González, presidenta de las Estrellas Amarillas y que también estuvo durante el juicio.
Días después de la tragedia, las hermanas fueron hasta el lugar en donde ocurrió el siniestro y advirtieron que ese tramo de la ruta, 40 kilómetros en total, estaba en reparación y que incluso había carteles indicadores que indican que la velocidad máxima era de 60 kilómetros.
«El día del accidente era soleado, no había neblina ni nada que pudiera obstaculizar la visión. En ese tramo de la 35 (entre los kilómetros 232 y 233) no hay subidas ni bajadas. La camioneta de mis viejos era vieja pero estaba en perfectas condiciones. Tenía luces, frenos, todo como corresponde», relató Evangelina.
«Entendemos que por el impacto Caprin debe haber venido muy por encima de la velocidad permitida, incluso a más de 110 kilómetros por hora. La camioneta de mis viejos es dura y quedó destrozada. El es visitador médico y conoce perfectamente el estado de la ruta. Queremos que esto sirva de ejemplo. Que la gente sepa que si sale con el auto y le hace daño a otro persona tiene que pagar», cerró otra de las hermanas. La sentencia del caso se conocerá el martes 2 de julio al mediodía.

«Me pasó como de parado»
Durante su declaración, Bernal mencionó la actuación policial en el hecho y cómo se contactó con las hermanas Kloster para testimoniar en el juicio. «Cuando llegó la ambulancia yo me fui, estaba impactado por todo lo que había visto pero recuerdo que cuando vino la policía les comenté que había sido el primero en llegar. Me dijeron que estaba bien, que me podía ir, y me llamó la atención que no me pidieron ningún dato ni nada. Después por supuesto que yo quería saber del caso e ingresé a sitios digitales de La Pampa para informarme. En uno de ellos leí la noticia y escribí. Ahí una de las hijas me contactó entonces yo me ofrecí para declarar como testigo cuando se hiciera el juicio».
Bernal, en tanto, recordó que Caprin lo sobrepasó en un cruce de la ruta nacional 35, antes del fatal siniestro vial. «Me pasó como de parado y en poco tiempo lo perdí de vista. Yo no vi nada del choque, si hubiese observado algo lo recordaría, sólo encontré la escena instantes después de producida».