Inicio La Pampa Piden 4 años de prisión para un chofer

Piden 4 años de prisión para un chofer

UN SINIESTRO VIAL EN EL QUE FALLECIO UNA MUJER QUE IBA EN MOTO

El juicio por la muerte de Norma Digiorgio a raíz de un siniestro vial ocurrido en marzo de 2018 en Santa Rosa tuvo ayer la jornada de alegatos y de parte de la querella se pidió que Oscar Seip, quien manejaba la combi que chocó con la moto de la mujer, cumpla una prisión efectiva de cuatro años. Por su parte, la fiscalía solicitó una pena de tres años en suspenso (sin ir a la cárcel) y la defensa, la absolución.
Ayer se cumplió otra jornada del juicio que se había iniciado la otra semana. Declararon algunos testigos y luego se escucharon los alegatos. El caso juzga el accionar de Seip, que manejaba un transporte del Centro Educativo Terapéutico «Crianza» cuando en la esquina de Santiago Alvarez y Alberdi se produjo el choque con la moto que conducía Digiorgio (53 años), quien a raíz de los golpes falleció horas después en el hospital Molas.
La querella está a cargo de la abogada Magalí Khalawy y pidió una pena de 4 años de prisión para Seip y 10 años de inhabilitación para conducir vehículos. La fiscalía, a cargo de Oscar Cazenave, no coincidió con ese pedido y pidió una sanción de 3 años en suspenso y 7 de inhabilitación para conducir vehículos.
El abogado defensor es Mariano Alomar, quien dijo que el chofer deber ser absuelto en la causa debido a que tenía prioridad de paso y no circulaba en exceso de velocidad. La sentencia se conocerá el próximo jueves, a las 12 del mediodía.
Ayer uno de los que declaró fue Alejandro Regalado, en calidad de propietario de Crianza. Aseguró que la Traffic manejada por Seip posee un GPS que marca la velocidad del vehículo, y que con ello se estableció que conducía a 28,7 kilómetros por hora. Un perito convocado por la defensa coincidió con esa postura.
En tanto, el perito Pablo Fuentes dijo que la moto estaba cruzando la arteria cuando fue impactada y que Seip circulaba a unos 60 kilómetros por hora, por lo tanto el conductor «no tuvo tiempo ni espacio para advertir la presencia» de la motocicleta conducida por Digiorgio.

Sin declarar.
En la primera jornada del juicio Seip (está acusado de homicidio culposo) había optado por mantener silencio y no habló cuando la jueza Alejandra Ongaro le dio lugar a que lo hiciera. Durante el juicio estuvieron los familiares de Digiorgio, acompañados por integrantes de la Fundación Estrellas Amarillas.
Fue en esa ONG que se conoció el caso recién un mes después, en abril de 2018, ya que la Policía no lo había informado. Mediante una conferencia de prensa se pidió que se investigue lo sucedido y finalmente la semana próxima se conocerá la sentencia judicial.
«Mi mamá era una abuela muy presente, mi hija de seis años llora todas las noches, sentimos un vacío enorme», había dicho en el inicio del juicio Romina Agüero, una de las hijas de la víctima fatal.