Inicio La Pampa Piden a la Justicia negar la prisión domiciliaria a cuatro condenados

Piden a la Justicia negar la prisión domiciliaria a cuatro condenados

SUBZONA 14 II

El fiscal general subrogante ante el Tribunal Oral Federal de Santa Rosa, Leonel Gómez Barbella, solicitó a los jueces «no hacer lugar» a la prisión domiciliaria solicitada por las defensas de Juan Domingo Gatica, Oscar Alberto Melazzi, Miguel Ochoa y Orlando Osmar Pérez, juzgados y condenados en el marco de la causa de la Subzona 14, al ser considerados culpables de crímenes de lesa humanidad.
Las respectivas defensas habían solicitado a los jueces del TOF que se les concediera el beneficio de arresto domiciliario, en algún caso argumentando razones de salud, y por tener más de 70 años de edad.
Corresponde aclarar que la normativa señala que el Tribunal «podrá» otorgar el beneficio del arresto domiciliario -cuando sea requerido-, pero no está obligado a concederlo.

Pormenorizado examen médico.
Con respecto a los cuatro policías que hicieron la presentación, Fiscalía sostiene que «ninguna de las circunstancias aludidas» por las defensas se encontraban «debidamente acreditadas». Y fue más allá al señalar que «sólo para el caso que resultare necesario», se debería realizar «un pormenorizado examen médico» a los condenados por medio de profesionales del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia. Y además requerir un detallado informe del Servicio Penitenciario Nacional para que de cuenta si el problema de salud puede ser tratado en el lugar de alojamiento.
Se puede agregar que en el caso de Melazzi, un impedimento para acceder a lo que planteó su defensa tiene que ver con la edad. A la fecha tiene 67 años.

Cinco policías detenidos.
El Tribunal Oral Federal de Santa Rosa hace un par de semanas -el 14 de noviembre- había ordenado la inmediata detención de cinco ex policías provinciales que habían sido condenados en agosto pasado por su responsabilidad en privaciones ilegales de la libertad y tormentos durante el terrorismo de Estado. La restricción a la libertad ambulatoria alcanzaba a Oscar Alberto Melazzi, Juan Domingo Gatica, Miguel Ángel Ochoa, Orlando Osmar Pérez y Jorge Osvaldo Quinteros.

Inmediata detención.
El Tribunal Oral, integrado por los jueces José Triputti, Pablo Díaz Lacava y Marcos Aguerrido, había dispuesto la prisión preventiva y, en consecuencia, la inmediata detención de cinco ex policías condenados en agosto pasado por crímenes de lesa humanidad. Eso fue en el marco del juicio conocido como «Subzona 1.4», en relación al ámbito del Ejército que funcionó como epicentro del aparato represivo desplegado en la provincia durante el terrorismo de Estado, antes y después del golpe del 24 de marzo de 1976.
De este modo, el nuevo pronunciamiento emitido por el TOF de Santa Rosa se ajustaba a lo resuelto el mes pasado por la sala III de la Cámara Federal de Casación Penal que, al hacer lugar al recurso oportunamente interpuesto por el fiscal Miguel Palazzani -y sostenido en la etapa recursiva por el fiscal general Raúl Pleé- que había concluido que la detención preventiva lucía «razonable» a los fines de garantizar la correcta finalización del proceso y el eventual cumplimiento de la pena impuesta.

Duras condenas.
A su ve, oportunamente, el fiscal Leonel Gómez Barbella y la auxiliar fiscal Noemí Ríos requirieron las detenciones que el 14 de noviembre fueron efectivizadas.
La restricción a la libertad ambulatoria alcanzaba a Oscar Alberto Melazzi, ex oficial ayudante de la Comisaría de la Seccional Primera, condenado a doce años de prisión; Juan Domingo Gatica, integrante del grupo de tareas de la Subzona 14, también condenado a doce años de prisión; Miguel Ángel Ochoa, quien se desempeñó en la Seccional Primera de Santa Rosa, condenado a seis años de prisión; Orlando Osmar Pérez, integrante del grupo de tareas de la subzona 1.4, condenado a diez años de prisión; y Jorge Osvaldo Quinteros, integrante del grupo de apoyo de la Subzona 14, quien recibió ocho años de prisión.

Una prisión domiciliaria.
Se puede agregar en relación a Quinteros que se dispuso que cumpliría su arresto en un domicilio particular previamente fijado. Los demás, como quedó dicho, fueron alojados en la Unidad Penitenciaria Federal n° 4, y en razón que se argumentó que en la Colonia Penal de Santa Rosa no contaban con cupos, fueron enviados temporariamente a la Unidad Penal 34 de Campo de Mayo, donde también se encuentra detenido Luis Enrique Baraldini.