Piden cárcel para presunto abusador de una perra

APANI QUIERE ENDURECER LAS PENAS DE LA LEY 14346

Durante la mañana de ayer, alrededor de 10 personas, proteccionistas de animales de Apani, se manifestaron en las escalinatas de la Ciudad Judicial, y pidieron el encarcelamiento del hombre que habría abusado sexualmente a una perra de raza galgo.
El viernes pasado en Santa Rosa, cerca del relleno sanitario, dos personas habrían visto a un señor de casi 70 años abusar a una perra, y en consecuencia avisaron a la policía. Cuando los efectivos llegaron, detuvieron al acusado, pero luego de unas horas fue liberado.
Ahora, desde la Asociación Protectora de Animales solicitan la prisión preventiva, hasta que salga la condena definitiva, porque “es un peligro ya que busca abusar de seres indefensos, o sea estamos en riesgo todos”, según manifestó Jésica Alarcón, de esta ONG, quien además aseguró que “llegó un informe donde se lo ve libre en una veterinaria”.
“Tenía el pene erecto con los pantalones bajos, y lo único que dijo fue que había tomado viagra, y que por eso tenía esa erección, pero no quiso declarar”, explicó detalladamente Alarcón, que aún no ha hecho la denuncia correspondiente porque está esperando la historia clínica de la perra.

Zoofilia no es delito.
Como la zoosexualidad, que consiste en la realización del acto sexual entre un ser humano y otra especie animal, no está tipificado como un delito, la activista de Apani explicó que se lo acusa de “un acto de crueldad”.
Por este motivo, es que pidió a los legisladores que “aumenten las penas de la ley 14346, porque la condena más alta es solo de un año, y cuando hay una persona que comete estos actos, no van presos más de 15 días, o hacen trabajos comunitarios”, protestó.
Por último, finalizó diciendo que “no podemos dejar que un ciudadano de esta clase, por llamarlo ciudadano por respeto, camine entre nosotros tan impune”.

“Constituye un peligro”.
Luego de la convocatoria realizada en el Centro Judicial de Santa Rosa, donde los convocados pegaron carteles que tenían la imagen de una mano, y que decían: “Stop maltrato animal. Ley 14.346. Endurecimiento penal”, la ONG envió un comunicado a los medios.
“Nos encontramos con dueños que tienen mascotas y lucran con ellas vendiendo sus crías al mejor postor, y cuando en sus partos tienen complicaciones aducen no tener dinero para una cesárea”, puntualizaron.
“Estamos en una sociedad que en gran parte no ama a los animales y la muestra más visible es la cantidad de aquellos que están en situación de calle por el abandono”, lamentaron.
“La victima es un perrita y el victimario es un sujeto que es un depravado, con un comportamiento anormal, lo que significa que es un peligro para la sociedad. Este sujeto inhumano está suelto”, siguieron.
Por último, aconsejaron a los medios de comunicación en su conjunto sobre la correcta forma que deberían tener a la hora de informar. Dijeron que “si antes se justificaba el femicidio como ‘crimen pasional’, ahora se debe llamar a las cosas por su nombre”.