Inicio La Pampa Piden incluir la lengua de señas en la currícula

Piden incluir la lengua de señas en la currícula

EDUCACION INCLUSIVA

Las activistas por los derechos de las personas con discapacidad, e impulsoras de la Educación Inclusiva a nivel nacional y regional de América Latina, Silvia Bersanelli y Pamela Molina, le solicitaron al Ministerio de Educación de la provincia que se incluya la Lengua de Señas Argentina, en la currícula de todos los niveles de La Pampa para que sea impartida en todas las escuelas de nivel, incluidos los Institutos Superiores de Formación Docente.
Bersanelli le dijo a LA ARENA que «le entregamos al ministro Maccione el pedido el 19 de abril, pero todavía no obtuvimos ninguna respuesta sobre el proyecto».
Entre los fundamentos de este pedido, Bersanelli y Molina señalaron que la provincia ha tenido un importante recorrido desde el año 2004, cuando se inició la Dirección de Educación Inclusiva «y con ella, una clara política de garantizar el derecho a la educación inclusiva de todos los y las estudiantes en riesgo de quedar excluidos del sistema educativo y particularmente de los estudiantes con discapacidad, entre otros grupos en riesgos».
«La acción que se llevó adelante, tiene hoy la transformación del accionar de las otrora denominadas escuelas especiales, hoy Escuelas de Apoyo a la Inclusión, normativa específica que garantiza el derecho a la educación inclusiva de las y los estudiantes con discapacidad, así como también normativa que sostiene la función de los y las docentes de apoyo a la Inclusión y equipos técnicos», señalaron. Y añadieron que «las capacitaciones, brindadas por el Ministerio al personal docente para favorecer su desenvolvimiento y el relevante dato estadístico de más del 95% de estudiantes con discapacidad incluidos en todas las escuela de nivel de la provincia».
Asimismo, señalaron que «los indicadores de calidad y equidad, así como los de justicia social y curricular promueven se aspire a la inclusión del 100% de la matrícula escolar, para que ningún estudiante quede afuera ni tampoco atrás».
«El trabajo para lograr incluir al porcentaje restante visible como de aquellos que aún se encuentran invisibles, atravesados por procesos de desvinculación pedagógica producto de la pandemia y otras variables, será sin ninguna duda otro gran desafío para este Ministerio en articulación con otros organismos de gobierno».
A su vez, señalaron que «con estos antecedentes de avances en materia de Educación Inclusiva consideramos relevante que esta provincia tome la iniciativa de incluir la Lengua de Señas Argentina en el currículum provincial, para que sea impartida en las instituciones educativas de todos los niveles, de tal manera que en futuro próximo se puedan ir generando ambientes educativos multilingües para la enseñanza de los contenidos curriculares».

Otra gramática.
Bersanelli explicó que «la Lengua de Señas es la lengua natural, originaria y conforma el patrimonio lingüístico y cultural de la comunidad sorda en todo el territorio pero hasta el momento los y las estudiantes con discapacidad auditiva tienen que estudiar en espacios educativos que no consideran su lengua como vehículo para la educación, y tienen que ajustarse forzosamente a aprender a través de una lengua que les es extraña, la auditiva-oral: el castellano o español. De esta manera, estos estudiantes ven violado su derecho a ser educados en un ambiente que respete su propia lengua y en su propio ambiente cultural».

Oportunidad.
«Por otra parte incluidos en las escuela de nivel como sucede en la provincia la medida brindará la oportunidad a los docentes, equipos de apoyo, compañeros y compañeras y demás integrantes de la comunidad educativa, de aprender una nueva lengua, enriquecer y ampliar las herramientas de aprendizaje, comunicarse con mayor fluidez con la comunidad sorda, generar ambientes educativos multilingües e interculturales», dijo, y añadió que permitirá «ser un puente entre las comunidades de personas oyentes y sordas e ir a la vanguardia como región pionera en la tarea de visibilizar y reconocer el patrimonio lingüístico y cultural de la comunidad sorda, una demanda que se está ya promoviendo a nivel nacional», señaló Bersanelli.
Y agregó: «Hay que pensar de otro modo. La lengua de señas tiene una manera gestual y visual, tiene una sintaxis diferentes, es espacial, y hay una habilidad que se les va generando a los chicos desde muy chicos, que es muy interesante».

Una minoría.
Finalmente, Bersanelli, señaló que «los sordos consideran que no son personas con discapacidad, ellos son una minoría en la diversidad humana. Es una minoría lingüística, que batalla mucho, porque están muy solos y muy separados de la vida oyente, que somos la mayoría. No es la misma lucha que pueden tener las lenguas originarias, porque también son oyentes. Estamos a la espera de la respuesta del ministro Maccione», concluyó.