Inicio La Pampa Piden la legalización del autocultivo

Piden la legalización del autocultivo

«Y finalmente ocurrió. No se puede seguir tapando el sol con la mano, la planta estuvo demasiado tiempo encerrada en el ropero. Hay un montón de personas acá y es muy bueno lo que está pasando», dice Julio Gazia, minutos antes de iniciar su charla «Cannabis medicinal y uso veterinario». Es sábado, son las cinco de la tarde y el stand de Cannabicultores Pampeanos exhibe macetas con los ejemplares que acompañarán un taller sobre esquejado: una hembra, un macho florecido, un esqueje, un cogollo maduro. Plantas de marihuana en medio de la plaza.
En el marco de la Marcha Mundial de la Marihuana y bajo la consigna «Cultivo Legal Ya» cientos de personas se concentraron ayer en la plaza San Martín, para hacer visible un reclamo que cobra cada vez más fuerza. El encuentro fue promovido desde la Asamblea Autoconvocada por la Regulación del Cannabis, que difundió un documento suscripto por 28 organizaciones y entidades, con una demanda fundamental: «que el autocultivo de marihuana sea legal». También recordaron que «La Pampa es una de las tres provincias que aún no adhirieron a la Ley Nacional 27.350» y denunciaron los «tratos desmedidos de la policía: detenciones arbitrarias, golpizas en comisarías, confiscaciones, situaciones que se agravan cuando se trata de jóvenes y pobres».
Más de 200 personas respondieron al llamado y se agruparon en distintos espacios de la plaza: usuarios medicinales, cultivadores, profesionales y muchos jóvenes. La Cannapam, el Ceicann y la Cátedra Libre Extracurricular Cannabis Medicinal de la UNLPam instalaron stands, y se desarrollaron cuatro talleres: «Cultura cannábica y machismo» (Mavi Torales); «Taller de Esquejes», «Introducción al Cultivo de interior» (Denis Franchetti) y «Cannabis Medicinal y Uso veterinario» (Julio Gazia)

«Dejen cultivar».

«Cada año, marzo, abril y mayo son un calvario. Todos los miembros de Cannabicultores hemos sufrido robos. Hacemos denuncias pero no hay respuestas» dice Matías Yamil George. Vino a apoyar el reclamo y también relata su experiencia: «Entraron a robar plantas a mi casa. Hice la denuncia en la comisaría y vinieron policías a llevarse la única planta que quedaba en el patio. Ni siquiera querían identificarse. La ley muestra muchas falencias y estamos muy desprotegidos».
Cannabicultores Pampeanos es «una asociación de profesionales, cultivadores y usuarios que venimos trabajando juntos desde hace tiempo». También para ellos resulta urgente «dejar de penalizar a pibes y pibas que cultivan y ponerse del lado de la gente que más lo necesita. Detrás del cannabis medicinal hay cultivadores: sin ellos no hay plantas y sin plantas no hay medicina. El cultivador es pieza clave, y está desprotegido», advierte.
Con música y actividades, la marcha de la marihuana se desarrolló en un marco de completa armonía. No hubo presencia policial y la concentración se mantuvo hasta entrada la noche, cuando las últimas luces y los primeros fríos estimularon el regreso a casa. «¿Quién hubiera pensado, hace un par de años, que veríamos las plantas en la plaza», comentaba un cultivador veterano, mientras se alejaba, con la pancarta bajo el brazo.