Inicio La Pampa Piden más fondos para municipios

Piden más fondos para municipios

COMENZO EN DIPUTADOS EL DEBATE POR LA LEY DE PLAGUICIDAS

En un plenario de comisiones que incluyó a la de Legislación General, Asuntos Agrarios, Ecología y Legislación Social, comenzó ayer el debate de la Ley de Gestión de Plaguicidas enviada por el Ejecutivo Provincial. Entre los representantes del Poder Ejecutivo estuvieron los subsecretarios de Asuntos Agrarios, Alexis Benini, de Ambiente, Fabián Tittarelli, y de Salud, Gustavo Vera. También la fiscala de Estado, Romina Schmidt, la directora de Epidemiología, Ana Bertone, y el asesor letrado de Ambiente, Gonzalo Turnes.
El presidente del bloque justicialista, Julio González, pidió «mayores reconocimientos económicos» para los municipios, acorde a que tendrán la «responsabilidad de control» y necesitaran personal para realizar las tareas, un pedido al que se sumó Oscar Zanoli: «en vez de ser 80 por ciento para la provincia y 20 para los municipios, tendría que ser 50 y 50».
Benini, en tanto, manifestó que el pedido es «lógico», y que deberá ser evaluado además con el Ministerio de Hacienda.
El diputado radical Francisco Torroba cuestionó el rigor científico de «los 500 metros de distancia con el ejido urbano para las aplicaciones» -reclamo que se vio replicado por distintos diputados opositores- y la diferenciación en los distintos tipos de productos. La respuesta fue que «existen fundamentos científicos, legales y sociales. Existen jurisprudencias, como en Rafaela (Santa Fe) donde el radio prohibido alcanza los 800 metros. Se trató de unificar un criterio, aunque pueden existir excepciones que serán evaluadas.

Bidones.
Benini dijo que «se trata de un proyecto integral, que toma a los plaguicidas no solo desde el agro, sino también desde lo urbano y abarca a los residuos, que son los bidones. Queremos buscar un proyecto que nos ampare a todos y creemos que hay que escuchar a todos los sectores para sacar la mejor ley posible».
Benini justificó que la ley abarque tanto a la producción agrícola, como al sectores urbanos y los residuos integralmente porque «la salud y el ambiente no tienen un límite entre lo rural y lo urbano». Asimismo, aclaró que el cuerpo de la ley se redactó en conjunto entre las distintas autoridades de aplicación, que son Agricultura, Salud y Ambiente, y que cada una trabajó específicamente en su área.
Diputados de la oposición manifestaron su preocupación porque la ley le da muchísima importancia a la trazabilidad de los bidones y no especifica nada respecto de la educación para aplicadores, productores y la sociedad en general. Tampoco establece cuidados específicos para la salud de los operadores.
Ana Bertone, por su parte, señaló que la función educativa está dada en la Comisión que integran las diversas autoridades de aplicación, que trabajan conjuntamente, y que desde hace tiempo se ofrecen capacitaciones.
Respecto de la salud de los aplicadores, la epidemióloga, señaló que «son cuestiones incluidas dentro de la Ley de Riesgos del Trabajo».

Exposiciones.
Los diputados Marcos Cuelle (UCR) y Sandra Fonseca (Comunidad Organizada) señalaron que esperaban una exposición de los puntos de la ley, por parte de las autoridades de aplicación, con explicaciones técnicas y científicas. Benini les respondió que estaban ahí «para responder todas las consultas y dudas que tuvieran los diputados, y que no tenían inconvenientes de volver las veces que fuera necesario para evacuar dudas. Incluso después de que se escuchara a los distintos actores e instituciones, convocados para el debate».
El diputado Espartaco Marín señaló que «el objetivo fundamental es preservar la Salud Pública. Se escuchan fuertes cuestionamientos al rigor científico de las medidas establecidas, pero existen estudios y jurisprudencias. Además esperamos escuchar a todas las instituciones posibles, para tratar de mejorar en todo lo que se pueda el proyecto».
Benini destacó la importancia de la trazabilidad de los bidones. «Tienen numero de lote, pero no de serie, que sería exclusivo de cada bidón. Debería existir eso para saber a quien se le vendió cada bidón, porque sino se tiran en la vía pública y no son de nadie, nadie se hace responsable».