Piden que La Pampa tenga su propio Defensor del Pueblo

LA LEY DE LA OPOSICION DUERME EN LA LEGISLATURA PAMPEANA

La figura del Defensor del Pueblo es un avance en la defensa de los vecinos frente a los abusos de las empresas de servicios públicos y la administración pública.
La Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina manifestó su preocupación en el ámbito legislativo provincial y pidió que se ponga en consideración un proyecto de ley para la creación de la Defensoría del Pueblo de La Pampa, durante el segundo plenario realizado el 18 de septiembre pasado en la ciudad de Posadas, Misiones.
Los defensores del país cursaron una nota a la Presidencia de la Legislatura provincial para advertir y expresar su “preocupación” sobre la ausencia de la figura del Defensor que está instituida por el artículo 86 de la Constitución Nacional que refiere a su creación y sus funciones.
En el país, la mayoría de los distritos provinciales y locales no cuentan con un Defensor del Pueblo, por lo que pidieron que “se pongan en consideración en la Cámara de Diputados el debate y creación del organismo”, a partir de un proyecto presentado por el diputado radical Abel Sabarots, con el apoyo del resto del Frepam.
El Defensor es un órgano independiente e indispensable para cubrir espacios de acción comunitaria en la búsqueda de mejorar la calidad de vida de las personas e impedir el avasallamiento de sus derechos y garantías constitucionales. Asimismo en varias provincias y municipios colabora con gobernadores e intendentes en la defensa de los vecinos y vecinas frente a empresas de servicios públicos.
En su proyecto de ley, Sabarots afirmó que la Defensoría del Pueblo “es una figura necesaria para representar y proteger los derechos humanos y demás derechos, garantías e intereses tutelados por las Constituciones Nacional y Provincial y las leyes, de todos los ciudadanos pampeanos ante actos, hechos u omisiones de la administración”.

Protección.
La iniciativa ubica al organismo en el ámbito del Poder Legislativo aunque garantiza su “independencia” de la Cámara de Diputados y propone un mandato del defensor de cuatro años, pudiendo ser reelegido por una sola vez, a propuesta del Poder Ejecutivo Provincial por el voto de las dos terceras partes del total de los legisladores.
A nivel provincial, el funcionamiento del Defensor del Pueblo dista en aquellas que son creadas como órgano constitucional (Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, La Rioja, Río Negro, San Juan, San Luis, Santiago del Estero y Tucumán), de aquellas creadas por ley (Neuquén, Santa Fe, Chubut y Tierra del Fuego).
“Ahora bien, en nuestra provincia, ni en la Constitución ni en la Legislación está creada esta figura para representar y proteger los derechos de la ciudadanía”, advirtió Sabarots, agregando que “el Defensor es una autoridad independiente del Estado encargada de garantizar los derechos de los habitantes, ante abusos que puedan hacer los poderes públicos”.
Al fundamentar el proyecto, el diputado se mostró convencido “del fundamental aporte que significará para la vida institucional de La Pampa la incorporación de esta figura, por su valiosa contribución al fortalecimiento de la democracia mediante la protección y defensa de los derechos humanos, individuales y colectivos de los ciudadanos”.