PJ avanzó con expropiación de tierras

ACUIFERO: EL FREPAM ADVIRTIO QUE "FALTA ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL"

Los diputados emitieron dictamen favorable por mayoría al polémico proyecto que propone la expropiación de tierras donde se harán unas 40 perforaciones para la provisión transitoria de agua desde el Valle Argentino de General Acha al Acueducto del Río Colorado.
La iniciativa se trató en un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Asuntos Agrarios y Ríos Interprovinciales de la Legislatura, a la que asistieron el presidente de Aguas del Colorado, Juan Carlos Mecca, el secretario Javier Schlegel, el subsecretario de Ambiente, Fabián Tittarelli, y técnicos de la UNLPam.
El debate pasó por momentos de fuertes discusiones, principalmente a partir de las intervenciones de los diputados de General Acha, Abel Sabarots y Adriana Leher, que cuestionaron el uso del acuífero para inyectar al acueducto. “No podemos traer agua a Santa Rosa para tirarla en los patios”, acusó Leher.
Al plenario también asistieron concejales achenses de la UCR y del PRO, y productores afectados por la expropiación. “No somos fundamentalistas, queremos cuidar el acuífero”, dijo el edil radical Gustavo Cuello, mientras que la macrista Laura de Aguirre acusó a los funcionarios de “faltar a la verdad” y advirtió también que en Santa Rosa “hay pérdidas por todos lados”.

“No hay cuidado”.
Uno de los más críticos a la propuesta oficial fue el radical Abel Sabarots quien advirtió que “no hay política de cuidado y preservación del acuífero”, que “era la segunda opción (para abastecer al acueducto) porque la primera fue el acuífero Anguil-Santa Rosa pero no hubo acuerdo con el municipio y no se dio”.
Dijo que “faltó la evaluación de impacto ambiental” y criticó la audiencia pública realizada en Doblas para “eximir” ese trabajo. “No nos oponemos a que es use el agua, pero no se puede desconocer la ley ambiental”, siguió.
Tittarelli aseguró que “no se va a poner en riesgo el acuífero” mientras que Schlegel agregó que “no hay ley nacional para cuencas hidrogeológicas, pero sí para las hidrográficas que es la ley 25688”.
El secretario agregó que la empresa Durlock “saca 175.200 metros cúbicos de agua en el año monitoreado por la Provincia, sin perjuicio del acuífero” y que “esto sacaría 144.000 metros cúbicos en el año”.
“Para el gobierno alcanza con un informe y nosotros necesitamos un estudio de impacto ambiental estratégico. Si no se hace, queda expuesta la Provincia”, añadió Sabarots.
Fernando Feito, uno de los productores, dijo que la expropiación “genera daño” a su campo y “esto nos destruye porque no podemos producir con las perforaciones, hace 35 años que estoy en ese campo con esfuerzo”.

Inyección.
El proyecto que será tratado en 15 días en sesión ordinaria, y seguramente tendrá el “ok” del oficialismo y sus aliados, apunta a la expropiación de 700 hectáreas en las que se harán una cantidad similares de perforaciones, de 150 metros de profundidad.
Con esto el gobierno pretende inyectar agua al acueducto principal en aquellos momentos de interrupción del servicio de abastecimiento de agua, en el tramo entre la obra de toma en Pichi Mahuida y Padre Buodo.
Al defender la iniciativa, el presidente de Aguas del Colorado explicó la situación en la que se encuentra el Acueducto del Río Colorado y señaló que “la salida del servicio son siete días al año”.
Dijo que el informe de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam) determinó que no se afectará el acuífero y se delimitaron cuatro unidades de gestión. “Tratamos de influir lo menos posible en los campos”, manifestó.
La diputada Adriana Leher (PRO) cuestionó la situación del acueducto “por las roturas, parches y remiendos” y advirtió que “habrá una sobreexplotación del acuífero, que va a alterar la calidad del agua y salinizarla”.
Sobre la exposición del jefe de Aguas del Colorado, se preguntó “quién nos garantiza que esto va a dar resultado” y “con qué fondos se van a hacer las obras”. En rigor, el dinero será aportado por la Provincia.

130 mil personas.
El secretario Schlegel respondió que el acueducto, que abastece a Quehué, Toay, Ataliva Roca y Santa Rosa, se rompe en promedio 10 días por año y son 130 mil habitantes los beneficiados. Solo el 2,7 por ciento del total tiene problemas de corte del acueducto.
En esa línea, afirmó que “se van a sacar al año 144 mil metros cúbicos” y que el proyecto se armó “cumpliendo con toda la legislación vigente” y el estudio realizado por la UNLPam que “garantiza que no se va a afectar el recurso”.
Mecca dijo que es “una salida ante la eventualidad” de los cortes del acueducto, “no hablamos de una explotación irracional”, y que los profesionales “determinaron que la explotación será sustentable. La idea es paliar la situación critica de Santa Rosa”.
Por otro lado, el funcionario señaló que los cortes de energía, que se profundizan en verano, también repercuten en los cortes del acueducto, que “no está mal hecho ni es de mala calidad”, aclaró.
El hidrogeólogo Eduardo Castro, técnico de la Universidad, desmintió a Leher, afirmando que “nunca se dijo que el acuífero no era sustentable” y Eduardo Mariño, geólogo, se refirió a las unidades de gestión.

“Convocados pero no escuchados”
“Una vez más el gobierno provincial, a través de los distintos organismos que concurrieron, demostró su falta de diálogo y de verdadera intención de escuchar a los integrantes de la Mesa del Agua, teniendo de antemano la decisión tomada de emitir dictamen favorable al proyecto de expropiación que remitió” a Diputados, indicó la Mesa del Agua para el Cuidado y Preservación del Acuífero Valle Argentino.
En ese sentido, la organización instó al gobernador Carlos Verna que “recapacite” en su decisión de aprobar “en tiempo exprés el proyecto, porque vulnera el marco legal vigente” ya que “no se llevó a cabo la Evaluación de Impacto Ambiental, prevista en la Ley 25675 (Ley General de Ambiente); 25668 (de Gestión de Aguas) y artículo 41 de la Constitución Nacional y Provincial”.
Afirmaron que la audiencia pública de Doblas “tuvo el solo propósito de brindar un estudio de explotación, pero evadiendo la obligación de llevar adelante la Evaluación de Impacto Ambiental prevista en la Ley Provincial 1914, que resulta indispensable para esta decisión”.
“El propio gobierno provincial con sus propios actos, admite a través del proyecto 6363 remitido a la Cámara de Diputados sobre la necesidad de actualizar la Ley Ambiental Provincial 1914 y éste justamente prevé la Evaluación de Impacto Ambiental Estratégico que no quiere realizar para llevar adelante las perforaciones en el Acuífero Valle Argentino”, agregaron.

“Avasallan normativas”
“El gobierno provincial tomó una decisión que es enmascarar las roturas y mantenimiento del Acueducto del Río Colorado, echando mano al Acuífero del Valle Argentino, haciendo un tratamiento expeditivo y rápido del proyecto, aun cuando signifique avasallar y violentar normativas ambientales”, dijo el diputado Abel Sabarots a la prensa tras el plenario de comisiones. “De mantenerse esta decisión queda en evidencia que el gobierno mira al sur provincial solo con una visión utilitarista y mezquina, y no para un uso sustentable del acuífero para el desarrollo de la región”, agregó.