Inicio La Pampa Población indígena, superior a la media

Población indígena, superior a la media

PRESENTARON UN RELEVAMIENTO SOBRE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS EN LA PAMPA

El relevamiento pretende ser «un diagnóstico en profundidad del estado actual de las comunidades, abordando diversos aspectos (salud, economía, cantidad de miembros, situación legal, etc.) a fin de contar con información actualizada que permita continuar y diseñar políticas desde el Consejo Provincial Aborigen (CPA). El trabajo comenzó a fines del año pasado y continuará a lo largo de 2021.
Las tareas son coordinadas por el antropólogo Ignacio Roca, junto a la presidenta del CPA, Adriana Maggio, la secretaria ejecutiva, Dini Calderón, y el coordinador Acciones Culturales, Gabriel Ledezma. En el relevamiento precisaron que «la población indígena en La Pampa era de 14.086 personas en 2010; para ese momento, representaba el 4,41% de la población de la Provincia. El porcentaje de población originaria de La Pampa es superior a la media o promedio nacional, siempre de acuerdo a los datos del censo cuyos resultados para la población indígena recién se publicaron en 2015».
«En cuanto a grupos o parcialidades están los ‘originarios’: Ranqueles (44,4%); Mapuche (30,2%); Tehuelche/Pampa (8,7%); y, aquellos que vinieron posteriormente de otras provincias/países por migraciones: Guaraní; Quechua; Kolla; Toba y Huarpe (sumados es el 16,7%)», agregaron.
En esa línea, detallaron que «el 85,9% de la población indígena de La Pampa en 2010 vivía en áreas urbanas (en la actualidad es muy probable que sea mayor) y el 14,1% en ámbito rural (es muy probable que sea menor). La población Mapuche y Rankulche es mayoritariamente urbana (Mapuche: 88,4%; Rankulche: 84,9%)».
En la presentación del informe, retomando a Martínez Sarasola, indicaron que «desde la perspectiva indígena, todo lo que está en la Tierra es un vasto espacio impregnado de sacralidad; por lo tanto, todo es sagrado. Una de las principales reivindicaciones actuales de las Comunidades Indígenas es que le sean reconocidas por lo menos aquellas tierras y territorios en los que se asientan y desarrollan su vida en la actualidad».
«Sin embargo, este reclamo va mucho más allá de la estricta devolución de tierras. Desde el punto de vista indígena, se apunta a la recuperación de valores fundamentales que precisamente están presentes en esa naturaleza (Tierra) perdida», afirmaron.