Inicio La Pampa Pocos kártings y buena organización

Pocos kártings y buena organización

PRUEBAS COMUNITARIAS EN EL KARTODROMO DE ALPACHIRI

El pasado fin de semana el kárting pampeano volvió a girar luego de varios meses al realizar pruebas comunitarias, que tuvieron como escenario en el kartódromo Daniel Ancín del Autódromo Municipal Dante Fuhr de Alpachiri, respetando el protocolo sanitario para prevenir el coronavirus.
Las pruebas fueron organizadas por el Grupo de Apoyo para el Desarrollo del Automovilismo de dicha localidad, con la fiscalización de la Federación Pampeana de Automovilismo Deportivo (Fepad). También colaboraron la Municipalidad y la Subsecretaría de Deportes del Gobierno de La Pampa, que se encargó de la tarea logística para que se cumpliera el protocolo, y el macachinense Mauricio Diez, quien fue convocado por su experiencia en la organización de carreras de la categoría.
De los 80 pilotos que se habían anotado una semana antes en apenas 15 horas, solo participaron de la actividad 27, 14 giraron el sábado y 13, el domingo. Lo que en principio iba a ser un éxito, no lo fue. Una verdadera pena por todo el esfuerzo de las personas y las entidades que trabajaron para que el kárting pudiera volver a rugir, en un trazado que se mostró impecable, y con todo armado por Gobierno para seguir al pie de la letra el protocolo.
El viernes, por mensajes de whatsapp y por redes sociales, se supo que muchos de los pilotos que se habían anotado para las pruebas, no iban a participar. Este medio se comunicó con un piloto que decidió no ir, y dijo que lo hizo «porque la Fepad recién el viernes, un día antes de comenzar los ensayos, informó de qué forma se iban a realizar los entrenamientos (40 kárting por día, 20 debían girar a la mañana y 20, a la tarde)».
«Teníamos poco tiempo para girar, para colmo la Fepad nos cobra 3.500 pesos, lo que consideramos un monto alto para el trabajo que hace esta entidad, entonces preferimos no ir y listo. El negocio es para unos pocos vivos, siempre pasa lo mismo», señaló el competidor, que también responsabilizó del fracaso a Diez.

La palabra de Diez.
Diez, por su parte, aclaró que él colaboró con las pruebas comunitarias de Alpachiri porque fue convocado, pero que lo hizo ad honorem. «Fui a trabajar en los días previos y el fin de semana, ayudé en lo que más pude. Lo hice sin ningún interés en especial; y me duele que digan que fue un negocio, cuando no recibí un peso. La gente habla por hablar, y eso molesta».
Agregó: «El Gobierno autorizó que por día podían girar 20 máquinas a la mañana y 20 a la tarde, tanto sábado y domingo. Se hizo de esta manera para no estar en infracción con el protocolo. Esto se definió el lunes, pero pasaron los días y la Fepad no lo informó. Por eso también están enojados los corredores».
Indicó: «Sé que hay gente que está interesada en hacerse cargo de la categoría, y no tengo problema que lo haga. Hoy me siento cansado, que metan a todos en la misma bolsa es triste».