Inicio La Pampa Policía acusado de vejaciones

Policía acusado de vejaciones

JUICIO POR LA DEMORA DE MENORES DE EDAD

(General Pico) – Un policía de la Comisaría Primera de General Pico, acusado de vejaciones durante la demora de un grupo de menores de edad que iban a un cumpleaños, comenzó a ser juzgado ayer a la mañana en los Tribunales de esta ciudad.
El debate lo coordina el juez de audiencia de juicio subrogante, Alejandro Gilardenghi. La acusación la lleva adelante el fiscal Armando Agüero, y la defensa del suboficial Daniel Britos, la ejercen las abogadas santarroseñas Silvia Brown y Magali Tarditti.
Ayer se llevó a cabo la primera audiencia del juicio que culminará hoy, con la lectura de los alegatos de clausura por cada una de las partes.
El hecho que se trajo a juicio, data de marzo de 2017, cuando un grupo de adolescentes que se dirigían a un cumpleaños, en la esquina de las calles 10 y 5, fueron demorados por la policía. El efectivo que intervino en la demora, está acusado de haber golpeado y sometido a «vejaciones y severidades» a los menores de edad. La demora se produjo sobre la vereda de un local de informática y otro de telefonía celular, los cuales tienen cámaras de seguridad que enfocan a la calle. El proceder policial quedó registrado y ese material fílmico fue puesto a disposición de la Fiscalía, que inició una investigación y llevó a juicio al sospechoso.

Investigación fiscal.
«Se está discutiendo si unos chicos que tenían 15 años de edad y que iban a un cumpleaños, fueron golpeados y demorados, y si había razones que justificaran la conducta del policía en ese momento, que está gravada porque ocurrió en la esquina de la 5 y la 10 donde un local comercial tenía una cámara de filmación propia y capturó esas imágenes. El juicio consiste en la declaración de los chicos que fueron demorados y en la exhibición de ese video para que el juez resuelva si esa conducta es apropiada o no lo es», explicó el fiscal de la causa.
Además agregó: «Nuestra teoría del caso es que estos jóvenes fueron demorados en un ejercicio abusivo en el término de que no había razones para demorarlos, y que fue una conducta humillante para los niños. Además de ser abusiva la detención fue vejatoria».
El investigador judicial dio cuenta que Britos tiene una trayectoria de 20 años en la fuerza policial y que al momento del hecho se desempeñaba en la Comisaría Primera. El delito que se le adjudica prevé una pena de prisión que va de los «dos hasta los cuatro años», de prisión, en conjunto con una condena de «inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos».
Por último, se refirió a la situación laboral del policía acusado, del que dijo que continúa en funciones hasta tanto salga un fallo condenatorio, y que es potestad de la fuerza a la que pertenece, definir su destino o cambio de función.
«El policía mientras duran los procesos sigue en actividad. Muchas veces se los cambia de función pero siguen en actividad porque tienen presunción de inocencia. Nosotros nunca pedimos que el policía deje de cumplir cierta actividad, a excepción de algunos casos cuando la propia institución dispone la pasiva del policía por la gravedad del hecho y ahí dejan de cumplir funciones, pero eso es un resorte policial», señaló.
Britos es el segundo policía que fue llevado a juicio este año por la Justicia piquense, dado que semanas atrás fue condenado Eduardo Hernán González, a seis meses de inhabilitación y además se le impuso una multa de 7.000 pesos. El uniformado trenelense, fue condenado por el delito de Incumplimiento de deberes de funcionario público, tras haberse negado a realizarle la verificación vehicular a un vecino.