Inicio La Pampa La Policía pampeana no descarta incorporar las pistolas Taser

La Policía pampeana no descarta incorporar las pistolas Taser

EGRESARON 86 NUEVOS AGENTES DE LA FUERZA

Desde hace tiempo que la utilización de las pistolas Taser (para la inmovilización temporal) causa polémicas en el país. La ex ministra de Seguridad macrista Patricia Bullrich fue la impulsora de su llegada y el gobierno porteño aprobó su uso en la fuerza de seguridad de la Ciudad de Buenos Aires. En ese marco, la policía pampeana no descarta apelar a su utilización para diversas situaciones.
Según el ministro de Seguridad provincial, Horacio di Nápoli, el de las Taser «es un tema interesante para analizar». El funcionario advirtió que «no es algo que se haya evaluado» en el Ejecutivo pero tampoco descartó una utilización a futuro.
En estos días las Taser volvieron a la agenda mediática con el grave episodio que protagonizó el cantante «Chano» Charpentier, quien terminó baleado por un agente policial porteño.
El propio fabricante de las pistolas aseguró que el uso de las Taser es peligroso para personas con crisis de salud mental. Afirmó que pueden causar severas lesiones o la muerte, si se utiliza contra personas que estén bajo efectos de sustancias o víctimas de padecimientos mentales.
Respecto a las fuerzas federales de seguridad, el ministerio de Seguridad de la Nación ordenó que las Taser solo puedan ser utilizadas por los grupos tácticos y en circunstancias especiales donde el único recurso útil sea dicho armamento.
En Nación actualmente se trabaja conjuntamente con el Sedronar y el Ministerio de Salud en la ampliación de un protocolo que rige desde 2013 para regular la actuación de las fuerzas federales en estos casos y resguardar tanto la integridad del personal de seguridad como la de la persona con un padecimiento o víctima de una crisis de salud mental.
En ese punto vale destacar que el ministerio de Seguridad de la Nación no regula la compra y utilización de armamento (de todo tipo) por parte de las fuerzas de seguridad provinciales, sino que la autoridad es de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac), dependiente del ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

«Interesante».
«Nosotros no lo evaluamos todavía, pero es un tema interesante para analizarlo», contestó Di Nápoli a la prensa ayer, antes de encabezar el acto de egreso de nuevos agentes policiales.
El funcionario aseguró que los policías «salen capacitados» para no apelar como primera medida a la utilización del arma reglamentaria frente a situaciones complicadas.
«El uso del arma es una materia en la que se hace mucho hincapié en el Instituto, ya se sabe que es el último recurso a utilizar y para eso están capacitados, fundamentalmente los agentes. No hay que olvidar que los agentes responden a un comando de jefatura o a la dependencia donde pertenezcan, es decir que el agente no se maneja solo, siempre se requiere la presencia de un oficial o suboficial mayor, que tiene más experiencia. El abordaje inicial lo puede hacer un agente, pero inmediatamente actúa el policía de experiencia, que tiene más cargo», detalló.

Egreso.
Un total de 86 jóvenes, entre mujeres y varones, formaron parte de la ceremonia realizada en la plaza de Armas del Instituto Superior Policial. Junto a Di Nápoli estuvieron el jefe de Policía, Héctor Lara; y el subsecretario de Lucha contra el Narcotráfico, Daniel Guinchinau; entre otros.
«Les pido mucha responsabilidad, porque están marcando el camino de una institución con mucho prestigio, que hay que mantenerlo y elevarlo aún más. Apostamos a ustedes que son las nuevas generaciones», puntualizó Di Nápoli durante el acto.
El ministro destacó que «casi el 100 por ciento» de la Policía provincial está vacunado con la primera dosis de la vacuna contra la Covid-19 al tiempo que ratificó lo publicado por este diario en su edición del 22 de julio respecto a que los delitos bajaron «un 50 % durante la pandemia».
«El delito ha bajado casi un 50 por ciento, eso es bueno, pero ha bajado porque está restringida la circulación y en determinados horarios, al controlar la calle, esto lleva a que los delincuentes le queden pocas horas para delinquir», remarcó.