viernes, 24 septiembre 2021
Inicio La Pampa Por causa de los agroquímicos, la gente padece diversas enfermedades

Por causa de los agroquímicos, la gente padece diversas enfermedades

Integrantes del Colectivo Sanitario La Pampa y del Colectivo La Pampa Libre de Agrotóxicos, expusieron ayer ante el plenario de comisiones de la Cámara de Diputados, donde continúa tratándose el proyecto de Ley de Plaguicidas.
Inés Strizzi, integrante de La Pampa Libre de Agrotóxicos, señaló que «vinimos con algunas modificaciones al proyecto, empezando por el nombre, ellos proponen una Ley de Plaguicidas, cuando sabemos que los agrotóxicos son más amplios que eso».
«Hay un copie y pegue de distintas leyes, por lo que se los nombra de distintas maneras, no hay una forma específica de nombrar a los agrotóxicos, porque los nombra como agroquímicos, fitosanitarios, plaguicidas en distintas partes.
Planteamos además que haya una sola autoridad de aplicación, y que se establezca el presupuesto de la ley, porque esta todo muy en el aire. Pedimos definiciones más sólidas».
Strizzi dijo que su Colectivo propone que «las distancias de aplicación terrestres sean de entre 800 y 1.000 metros de la zona urbana, sabemos que se han dado casos en Chaco, en Santa Fe, la distancia de 1.000 metros, no venimos a inventar nada», y agregó que «proponemos un período de dos años para que se produzca una transición hacia la agroecología, con la creación de una Dirección de Agro-Ecología para que el sector de los ruralistas tengan todo a mano como para asesorarse».
«Por las experiencias que hemos visto y por el acceso al trabajos de ingenieros agrónomos, que ya lo hacen agro-ecológicamente, sabemos que al trabajar de esa manera se invierte muchísimo menos dinero, y obtienen rindes iguales o superiores, con una producción saludable», añadió.

Paciente oncológica.
Strizzi le dijo que LA ARENA que es paciente oncológica, desde hace 6 años, «pero es una enfermedad crónica que tendré de por vida. Pasé por dos tumores de mamas, ahora estoy sana, pero siempre con controles constantes. Esto es lo que me pasa a mí, pero en Realicó, somos un montón los afectados con cáncer y con otras problemáticas».
«Mi oncólogo me confirmó que mi enfermedad fue producto de esto, lo ha dicho públicamente incluso. Lo que produce esto es una mutación de hormonas, en mi caso el estrógeno. Hay un montón de gente enferma en el pueblo, con enfermedades respiratorias, cáncer, parkinson, alzheimer, han nacido chicos con malformaciones y se han registrado abortos espontáneos».

Contacto permanente.
«Mi ex pareja era ingeniero agrónomo, con quien conviví siete años, preparaba las recetas para las aplicaciones aéreas y terrestres en mi casa. Tenía contacto permanente con los bidones, cargarlos en la camioneta, ir al lugar de almacenamiento de bidones adentro del pueblo cuando tendría que estar afuera», señaló la joven.
Asimismo, señaló que «esto de los tiempos y de dilatar las cosas, creemos que hay que cosas que deberían ser urgentes cuando la decisión la tiene el Estado. Creo que hay una fuerte presión social también, porque la sociedad está informada y exige que se nos cuide, porque todos somos parte de esta realidad».
«Hay estadísticas a nivel nacional que demuestran los casos de cáncer producidos por los agroquímicos, no tanto en La Pampa, porque hay muchas personas que se atienden en el ámbito privado. Pero nosotros hemos relevado muchos casos en Realicó, juntando firmas para cambiar la ordenanza en el pueblo y la gente te cuenta su situación, te exigen soluciones, cuando nosotros somos vecinos como cualquiera. Tampoco existe un protocolo de denuncia, no hay controles, está todo muy en el aire».

Los casos de Realicó.
«A nosotros en Realicó nos están fumigando cruzando la calle. Nosotros vivimos en un barrio periférico, y enfrente de mi casa empieza el campo. Nos pasó este verano, de tener que avisar en el barrio que metan a todos los chicos adentro, porque no se puede respirar».
«No hay protocolo de denuncia, vas a la policía y no saben qué hacer, te mandan a Bromatología de la Municipalidad. El mismo bromatólogo era fumigador, o los concejales también. Estamos todos expuestos a pagar las consecuencias de este modelo productivo», concluyó Strizzi.

«Posición innegociable»
Ricardo Cheli, del colectivo La Pampa Libre de Agrotóxicos señaló antes de ingresar al plenario de comisiones que la organización que integra «tiene una posición tomada, y es innegociable. No se puede seguir con este sistema productivo en base al uso de agrotóxicos. Aceptamos que haya una ley, y que comience este camino, como una transición hacia otro modelo productivo».
«Pedimos que se produzca en los espacios restringidos con modelos agroecológicos. El INTA tiene experiencias probadas, donde produce en un mismo predio, una parte con un sistema agroecológico y en otra parte con agrotóxicos. La agroecología es conveniente porque evita los enormes costos en dólares que tienen que pagar los productores, y cada vez mayores, porque tienen que aplicar cada vez más cantidad, porque los yuyitos y los bichitos son cada vez más resistentes. Además, como la soja estropea los suelos, requiere fertilizantes, con un sistema agroecológico esto se supera porque se hace otro trabajo de la tierra. Nosotros proponemos que en vez de 500 metros para la fumigación terrestre sean entre 800 y 1.000 metros, como es en Chaco y en Rosario», concluyó.