¿Por dónde se ajustaría en La Pampa?

LOS COMPROMISOS DE NACION PARA CUMPLIR CON EL FMI

El ajuste que exige el FMI a Macri le quitará a La Pampa $1.700 millones menos. Una parte ya se aplicó a la pérdida del Fondo Sojero. Nación le apunta, además, a Vialidad Nacional y las cajas previsionales.
JUAN PABLO VIETA
Luego de un intenso debate en el seno de la mesa chica de Cambiemos, finalmente hubo fumata blanca en cuanto al esfuerzo que tendrán que hacer las Provincias para cumplir con la meta de déficit fiscal del 1,3% del Producto Interno Bruto en el 2019.
El ahorro que deberá hacer el Gobierno Nacional como contrapartida del acuerdo suscripto con el Fondo Monetario Internacional alcanzara los 300.000 millones de pesos de los cuales dos terceras partes, 200.000 millones de pesos, correrán por cuenta de la Nación, y un tercio, 100.000 millones de pesos, se cargaran sobre las espaldas de las Provincias.
Si se toman en consideración las opciones que en algún momento se evaluaron implementar, cabe concluir que el recorte podría haber sido mucho peor. Sin embargo está claro que no hay nada para festejar dado que toda poda del gasto público genera efectos contractivos en la economía.
Debe reconocerse que esta menor contribución que hacen las Provincias sobre el objetivo que supone el ajuste en relación al esfuerzo que queda a cargo de la Nación no tiene que ver con una impronta federalista de la decisión en particular sino con el mero pragmatismo que impone la necesidad de preservar el principal bastión electoral de Cambiemos.
En efecto, es indudable que una mayor poda del gasto del Gobierno Nacional en las Provincias hubiese derivado indefectiblemente en un severo e insoslayable inconveniente para la continuidad de la construcción política de la coalición en la Provincia de Buenos Aires.
La fórmula que el Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne ha encontrado, para descontarle estos 100.000 millones de pesos a las provincias del conjunto de transferencias no automáticas que el Gobierno Nacional les remite a través de la Ley de Presupuesto, es que sobre el monto en cuestión se aplique el índice de distribución secundaria que la Ley de Coparticipación Federal de Impuestos N° 23.548 le asigna a cada jurisdicción.

La Pampa y el ajuste
De la regla que encontró el titular de Hacienda surge que la Provincia de La Pampa tendrá que achicarse en alrededor de 1.700 millones de pesos que deberán surgir del conjunto de los giros que de acuerdo a la Ley de Presupuesto 2019, la Nación se comprometió a enviar.
En este sentido y en función de lo que surge de la Planilla N° 18 del Capítulo I del Presupuesto 2019, Nación gastara en nuestra Provincia el año entrante la suma de $19.353.973.308, de los cuales $11.904.480.000 son prestaciones de ANSES, y $1.476.084.488 Pensiones No Contributivas del Ministerio de Desarrollo Social, ambos conceptos prácticamente intocables.
A ello hay que sumarle $1.677.043.969 de gastos en el personal que se desempeña en dependencias públicas del Estado Nacional con asiento en La Pampa, los que básicamente tampoco se pueden recortar.
Luego hay casi 120 millones de pesos en bienes de consumo (combustibles, papelería, y demás) y servicios no personales (luz, gas, teléfono, internet, alquileres) que también son difíciles de bajar por la naturaleza del gasto.
En total entonces se puede decir que algo más de un 78% de lo que Nación gasta en La Pampa es inflexible a la baja con lo cual el radio de acción, en función de las alternativas que propone Dujovne, se reduce a tres posibilidades.
Concretamente, esos 1.700 millones pueden salir de lo que gasta Vialidad Nacional en La Pampa, de la renuncia al Fondo Federal Solidario que coparticipa las retenciones a la soja, y de los giros destinados a la cobertura del déficit de la caja previsional, puntualmente los que cubren la parte no armonizada.
La pérdida del FOFESO que podría representar, devaluación de por medio, algo así como el 40% del esfuerzo, no reportaría mayores esfuerzos si se tiene en cuenta que por efecto de la negativa a suscribir el consenso fiscal ese dinero dejó de fluir a las arcas del tesoro provincial y los tesoros municipales desde principios de este año.
El tema sin dudas que pasara por saber de dónde sale el resto del dinero.

Estrategia política
La negativa del Gobernador a formar parte de las conversaciones tendientes a definir de donde se podarán esos recursos, sin dudas que es un perjuicio más para todos los pampeanos que lógicamente se suma a las implicancias que, de por sí, tiene el ajuste.
Sucede que en la medida que el jefe del Ejecutivo Provincial no defina por donde cree será menos doloroso el recorte, la decisión quedará, unilateralmente, a cargo del propio Dujovne ya que la poda se hace sí o sí.
Pero está claro que Verna, a instancias de la autonomía financiera que ganó de la mano de este Gobierno Nacional con la devolución del 15% de la masa coparticipable que se llevaba la ANSES, y el 1,9% de la recaudación que iba a AFIP, entre otras cosas, puede tomarse la licencia de ver el proceso de ajuste desde la platea, lo que constituye de verdad un gran privilegio a nivel político ya que discursivamente quedara liberado para decir lo que se le plazca.