Inicio La Pampa Pornografía: decena de denuncias por las fotos

Pornografía: decena de denuncias por las fotos

MEDIOS DIGITALES SIGUEN REVICTIMIZANDO

La Policía de La Pampa recibió una decena de denuncias por el robo de imágenes de una joven pampeana y su posterior utilización en un sitio web de pornografía. Todas apuntan a la misma página y al mismo autor.
Según precisaron fuentes policiales a LA ARENA, tanto la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia como el Area de Trata recibieron aproximadamente una «decena de denuncias, todas del mismo tenor».
A su vez, precisaron que las damnificadas son «de Santa Rosa y localidades aledañas», y todas las denuncias son «de las mismas características, roban las imágenes y le acoplan otras que son explícitas de pornografía, haciendo simular que se trata del mismo cuerpo de la misma mujer».
En ese sentido, indicaron que la gran mayoría de las denuncias apuntarían al mismo autor y al mismo sitio web. Además, precisaron que por el momento se encuentra abierta una «investigación preliminar», donde la carátula de la misma será definida por la Fiscalía de Delitos que impliquen Violencia Familiar y de Género, a cargo de Verónica Ferrero.
Sin embargo, anticiparon que en principio se trataría de «violencia simbólica», una tipificación que se encuentra contemplada en la Ley 26.485 de Protección Integral a las Mujeres.
Según el artículo 5 de dicha normativa, la violencia simbólica es «la que a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad».

Medidas adoptadas.
En conjunto con la Fiscalía temática correspondiente, hasta el momento se tomaron determinadas medidas, como oficiar a las distintas redes sociales «en las cuales las víctimas se han visto afectadas, como por ejemplo si de Instagram un usuario sacó tomas fotográficas. Estamos documentando ese accionar para poder llegar al usuario autor de las publicaciones en la página pornográfica».
También se le pidió al sitio web «la protección de los datos que involucran a estas víctimas, de las que tenemos las denuncias formalmente realizadas. Se está colaborando, amén de que cada víctima en particular puede ingresar a la página y denunciar como se puede denunciar en las redes sociales esa captura fotográfica, seguir los pasos correspondientes que nosotros desde acá le vamos indicando».
Por otro lado, indicaron que ante la gravedad del caso, a las víctimas que se acercaron a denunciar se le ofreció «el asesoramiento jurídico del abogado que tiene la Unidad Funcional como así también el equipo de psicólogos. Algunas víctimas han accedido al servicio, y otras no porque ya tienen contención de la familia o de profesionales particulares».

Más denuncias.
La cantidad de denuncias creció exponencialmente desde que se tomó conocimiento de un solo caso, durante el fin de semana. De todas maneras, las fuentes consultadas por este diario anticiparon que es probable que se puedan «llegar a recibir más denuncias. Tenemos conocimiento que hay más víctimas afectadas, por lo cual invitamos a que, si se sienten vulneradas en su derechos en esas publicaciones desleales sobre su persona, que se acerquen a denunciar a la Unidad Funcional, ubicada en Güemes 378, o al Area de Trata, con dirección en Garay Vivas».

Medios siguen revictimizando
Ante el importante rechazo que generó el tratamiento mediático que tuvo el caso, algunos medios digitales decidieron cambiar lo publicado, aunque otros no dieron marcha atrás y no modificaron la información sensible que hicieron pública.
Tal como informó LA ARENA en su edición de ayer, las notas que publicaron algunos portales de noticias digitales ocasionó el repudios en la comunidad, debido a que revictimizaban a la joven que se animó a denunciar el robo de sus imágenes. Esto se debe a que, deliberadamente o no, no omitieron la información esencial como nombre del usuario que subió las fotos, de la página donde estaban cargadas y el título que se le había puesto.
En esa línea, la comunicadora feminista, Lenny Cáceres, explicó que publicar este tipo de información «es claramente violencia simbólica, y que «si bien la imagen está blureada, ofrecen los links y medios por los que con facilidad pueden encontrar e identificar a la persona en cuestión, casualmente una mujer. Antes que información o denuncia de la situación parece una promoción. ¿Huele a morbo? Sí».
Por otro lado, desde la página oficial de Facebook de la organización Tamboras del Viento señalaron: «No es sin querer, no es por omisión. Lo hacen porque son machistas».