Inicio La Pampa Portezuelo irrita a los regantes de Río Negro

Portezuelo irrita a los regantes de Río Negro

CUESTIONAN QUE SE FINANCIE LA OBRA Y NO HAYA APOYO A LA ZONA BAJO RIEGO DE VIEDMA

Mientras el gobierno nacional concede más de mil millones de dólares a Mendoza para Portezuelo del Viento, otras áreas de riego en el país se degradan desde hace décadas, sin conseguir recursos mínimos para sus reparaciones. Uno de esos casos es el Valle Inferior de Río Negro, cuyos regantes están indignados por la emisión de Letras del Tesoro nacional para apoyar la construcción de la represa mendocina, mientras ellos reclaman desde hace décadas, sin éxito, el arreglo del Canal Matriz.
El actual titular del Instituto de Desarrollo del Valle Inferior (Idevi), Daniel Quintero, informó que «la situación es muy grave, porque hoy el agua no alcanza para todos» y vaticinó que esta situación podría frustrar la llegada de centenares de productores bonaerenses de cebolla «Ya hay gente de Corfo invirtiendo en Viedma pero podría darse una migración masiva, y no estamos en condiciones de brindar el agua que requieren». La bajante del río y una progresiva salinización de suelos son las causas principales que motivan la migración de productores de CORFO a Viedma y el Valle de Conesa.
El funcionario, un reconocido productor de avellanas que también acredita larga trayectoria en el periodismo rural, asumió hace un año la dirección del organismo. En esa ocasión recordó que «entre 2014 y 2015 se hizo un estudio de consultoría con el Prosap (Programa de Servicios Agrícolas Provinciales) para arreglar toda la red troncal y resultó que necesitamos 20 millones de dólares, una cifra imposible o muy difícil de conseguir». Quintero calcula hoy que el gobierno rionegrino debería «al menos conseguir recursos para reparar los sectores más importantes, como bocatoma y canal principal, pero sólo para eso necesitaríamos más de un millón de dólares».

Para Portezuelo sí.
La contracara de esta realidad rionegrina es el presupuesto de 1.023 millones de dólares asignados por el expresidente Mauricio Macri a la construcción de Portezuelo del Viento,. «Esa suma que llegando en cuotas a destino, aún antes de licitarse la obra, sin audiencia pública y sin que se haya realizado un estudio impacto ambiental serio» denuncia el periodista Omar Nelson Livigni. Este viedmense, fundador del diario La Calle y ex subsecretario de Medios de Comunicación de Río Negro, advirtió sobre la grave situación de la zona bajo riego de Viedma y el Valle Inferior, que pone en riesgo los cultivos de cientos de productores.
En su columna de la Agencia Patagónica de Noticias (APP), bajo el título «La peligrosa fragilidad del Canal Principal del Idevi», Lavigni considera «difícil de imaginar en estos tiempos que puedan conseguirse grandes financiamientos para este tipo de obras. Pero en materia hídrica, por vínculos con intereses privados y relaciones políticas que debía resguardar, el expresidente Mauricio Macri firmó un convenio con el ex gobernador de Mendoza y le asignó a la provincia cuyana un presupuesto de más de 1.023 millones de dólares a través de la emisión de letras».
Según Livigni «la situación del Idevi se agravará, más allá de la buena voluntad de sus funcionarios. El canal principal presenta filtraciones de distinta envergadura. Algunas han hecho subir las napas freáticas en chacras afectando cultivos, y otras pérdidas mayores fueron salinizando miles de hectáreas de campos de secano adyacentes, en la zona de Zanjón de Oyuela».

Riesgo de colapso.
El proyecto original del Idevi data de 1880, cuando la comunidad rionegrina inició su infinita espera para que llegaran las obras, finalmente incluidas en el Plan Quinquenal de 1950. Casi un siglo después, en 1972 se habilitó el regadío de las primeras 8 mil hectáreas del proyecto.
Eran tiempos de esperanza e ilusiones. El proyecto preveía regar 70 mil hectáreas. Sin embargo, sólo alcanzaron a habilitar 20 mil «más otras 4 mil adicionales por haber suministrado agua a campos de secano adyacentes, que ingresaron al sistema pagando el canon de riego correspondiente» explica Livigni.
«Actualmente, el Idevi no puede aumentar los volúmenes de agua por el deplorable estado de los canales y el sistema corre riesgo de colapso», concluye. Hace años que vienen reclamando un aporte para evitar la desaparición de su sistema productivo, pero no son escuchados. Es que el gobierno nacional parece tener oídos sólo para el canto de sirena mendocino.