“Posibilidades de progreso son inmensas”

MAS POLEMICA POR LOS DICHOS DE MACRI SOBRE EL COLORADO

Las declaraciones del presidente Mauricio Macri sobre la falta de utilización del río Colorado, al que según dijo “nadie usa”, generaron polémica en la provincia y críticas desde diversos sectores, ya que el agua es manipulada en las provincias de la cuenca para riego y también para abastecer de agua potable a una serie de localidades.
El diputado Martín Berhongaray (Frepam) opinó ayer que el presidente “evidentemente no tiene buena información porque se hacen distintos aprovechamientos de agua sobre el río Colorado”, aunque advirtió que “sí es cierto que se trata de un recurso que en La Pampa se usa poco y mal”.
Sobre el Colorado, La Pampa tiene la posibilidad de regar unas 85 mil hectáreas aunque actualmente tiene en producción utilizando entre 7 y 8 mil hectáreas que “es muy poco y hace tiempo que no se avanza en desarrollos de relieve”, señaló el legislador.
-¿A eso habría que sumarle el agua que conduce el Acueducto del Río Colorado?
-El acueducto extrae a caudal constante cerca de mil litros por segundo para abastecer a distintas poblaciones pero lo alarmante es que esa obra se licitó y adjudicó para transportar casi el doble de la capacidad. En su momento la provincia y los pampeanos pagamos para que se haga una obra que lleve el doble del volumen que desde hace muchos años transporta el acueducto.
-¿Cómo se utilizan las aguas del río Colorado?
-La única provincia que lo utiliza al máximo de sus posibilidades es Buenos Aires que tiene una cuenca bajo riego de más de 120 mil hectáreas. En el resto, el aprovechamiento es muy bajo, incluida La Pampa. Río Negro explota cerca de 12.000 hectáreas, teniendo autorizado el riego de 85.000 pero además posee una cuenca bajo riego inmensa a partir del agua que extrae del río Negro que es un recurso mucho más caudaloso que el Colorado y con agua de mejor calidad. Neuquén utiliza mucho menos el río y a Mendoza lo que le interesa es el trasvase de caudales hacia la subcuenca del Atuel que es donde tiene muchas superficies para poner bajo riego. Por eso insisten tanto con Portezuelo del Viento.
-¿Y los proyectos pampeanos de Bajo de los Baguales en cercanías de La Adela y Planicie de Curacó en Casa de Piedra?
-Por el momento son proyectos interesantes que se pensaron hace muchos años pero que tiene un desarrollo casi nulo. En Planicie de Curacó que es en cercanías de Casa de Piedra se han puesto cerca de treinta hectáreas bajo riego, y lo llamativo es que el beneficiario de esa producción es la firma mendocina Catena que además, hasta donde conozco, ni siquiera paga el agua que saca del río para producir.
-¿A qué atribuye la falta de desarrollo de los proyectos productivos a la vera del río Colorado?
-Hace muchos años que La Pampa abandonó la política hídrica que supo sostener en las décadas del 50, 60 y parte de los 70. Hay que retomar ese rumbo. Las posibilidades de progreso a partir del Colorado son inmensas sobre todo con el empleo de las nuevas tecnologías que permiten un aprovechamiento mucho más óptimo del recurso. Por ahí pasa gran parte del futuro de nuestra provincia.
-¿En Mendoza siempre nos preguntan para qué queremos el río Atuel si tenemos un río cuatro veces más caudaloso como el Colorado y no lo aprovechamos?
-Es una chicana infantil y no tiene el menor sustento legal. Es como cuando los ingleses nos preguntaban a los argentinos para qué queríamos las Malvinas si teníamos las tres cuartas partes de la Patagonia despoblada. Las Malvinas nos pertenecen a los argentinos por derecho y por historia, al igual que el Atuel a los pampeanos. Hay que ser serios y poner sobre la mesa todos los anteproyectos elaborados para demostrar cómo queremos utilizar los caudales cuando ingresen en forma constante en La Pampa.