Precios Cuidados, a la deriva

TIENE MENOS PRODUCTOS Y NO HAY CONTROLES

El programa de Precios Cuidados, que fue puesto en marcha por el gobierno de Cristina Fernández, marcha a la deriva: se redujo la cantidad de productos, se privilegiaron segundas marcas con menor relevancia, ya no hay publicidad, los precios aumentan cada vez más seguido y los controles no existen.
Además, se disimularon las subas de precios porque muchos productos salieron del programa, aumentaron fuerte cuando no formaran parte de la promoción y luego volvieron a ingresar con valores sustancialmente mayores. Ahora el gobierno ya ni siquiera garantiza la estabilidad de precios de los bienes que adhieren durante un mínimo de cuatro meses, según una nota publicada en la edición de ayer en el diario Página 12.
Además, por ejemplo, en 2016 se lo había presentado como una “canasta saludable” con productos light, semillas y bebidas sin alcohol y en la actualidad faltan productos frescos (solo hay dos cortes de carne y dos productos de verdulería) y se incorporaron 20 variedades de bebidas alcohólicas, dejando en evidencia la ausencia total de criterio. Un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) detalla como se fue debilitando el programa durante la gestión de Cambiemos.
El gobierno destacó que los tres acuerdos entre septiembre de 2017 y septiembre de 2018 arrojaron un aumento promedio total acumulado de 7,36 por ciento a lo cual hay que sumarle algunos aumentos puntuales del mes de octubre de 2018 que llegan hasta un 12 por ciento. Sin embargo, en dicho período, solamente se mantuvieron 58 productos en el rubro alimentos y bebidas, 29 en librería, 15 en perfumería y cuidado personal, 8 en limpieza y 4 en bebé, con un aumento promedio de 17 por ciento y una mediana de 13 por ciento.
“Si se toma como referencia 2015, solamente se mantuvieron 16 productos. Estos aumentaron en promedio 100,18 por ciento, acompañando el ritmo inflacionario para el período, que fue del 108 por ciento”, resaltó el informe periodístico.

Aumentos.
También se advierte el caso de productos que salen del acuerdo y vuelven con precios sustancialmente mayores. Por ejemplo, el paquete de 52 unidades de pañales Huggies Classic de Kimberly Clark talle G en octubre de 2015 costaba 121 pesos (2,32 pesos por unidad) y al reingresar en septiembre de este año el precio por 22 unidades era de 115,27 (5,23 pesos por unidad), un 125 por ciento más. Otro caso lo constituye el aceite Cada Día de AGD por 900 cc que costaba 9,10 pesos en octubre de 2015 y reingresó en septiembre de 2018 con un precio de 48,40 pesos, con un incremento total de 431 por ciento.
Un dato llamativo de la lista de 2018 es la incorporación de productos propios de distintas cadenas mayoristas y de supermercados, cuya disponibilidad se reduce únicamente a dichos comercios, por lo que se dificulta el acceso a la mayoría de los consumidores.