sábado, 21 septiembre 2019
Inicio La Pampa Precios esenciales: son más caros que en las góndolas

Precios esenciales: son más caros que en las góndolas

EN SANTA ROSA SE CONSIGUEN 5% MAS BARATOS QUE EN LA LISTA DIFUNDIDA POR MACRI

Las góndolas de las principales cadenas de supermercados en Santa Rosa exhibían el último sábado, en algunos de los productos que el Gobierno nacional calificó como «esenciales», precios que rondaban en casi un 5% más bajo de lo que figuraban en el listado que entregó el Estado a las cadenas de supermercados.
«Es una habilitación para que aumenten los precios», cuestionó un joven comprador, al ser consultado sobre esta diferencia de valores, quien opinó que no cree las medidas «anticrisis» de Cambiemos vayan a surgir efecto.
A dos días de que esta medida entre en rigor -Nación informó que es a partir de hoy- un equipo periodístico de LA ARENA realizó una recorrida por las principales cadenas de supermercados para constatar si las grandes sucursales ya disponen con alguno de los 64 productos calificados como «esenciales» y a qué precio se podían encontrar.
Tras realizar la misma, este diario determinó que de nueve alimentos básicos utilizados por los argentinos -arroz, fideos, puré de tomate, tomate en lata, fideos, harina, mermelada y yerba- que ya estaban disponibles para los consumidores tenían un precio más barato que el que figura en el listado del Gobierno. En promedio, los alimentos se encontraban con un valor menor del 4,9%.
«Es una habilitación para que aumenten los precios», cuestionó un joven comprador que, ante la consulta de este diario, tomó conocimiento de la brecha que hay en los precios de góndola y en el listado del Gobierno. «Seguramente, cuando se den cuentan van a subir las cosas porque ese es el precio oficial», se quejó y afirmó: «Igual, no creo que este plan funcione, porque como ves ya tienen un aumento y seguramente cuando empiecen a perder van a volver a subir».
Ante esta situación, la gerente de una sucursal aseveró que tenían que ver los precios de la lista y actualizarlos en góndola pero, de encontrar un producto con un valor menor a lo informado desde el Gobierno, iban a mantener el que tenían.

Sin leche barata.
Paradójicamente, uno de los alimentos más saludables del listado, y más demandados también, no se encuentra en el mercado: la leche. Según informó el Gobierno, los productos lácteos de la empresa Adecoagro «Apóstoles» recién estará en las góndolas a partir del 7 de mayo y costará el litro -en su versión entera y descremada- 47,48 pesos, un precio muchísimo más elevado que la leche pampeana «Mamuu», que registra una diferencia de casi 20 pesos, e incluso más caro que las primeras marcas. Esto, según lo que constató este diario el sábado pasado.
Durante el recorrido, se pudo comprobar que las marcas de sachet de leche más caras rondaban entre 45 y 49 pesos, además de que el producto que se encuentra dentro del programa «Precios Cuidados» tampoco estaba disponible. Por otro lado, la marca propia de un supermercado ofrecía el litro de leche a 37 pesos.
«A partir de semana que viene iremos viendo qué productos hay y cuales no, y ahí se pedirán. Pero vamos a adoptar la medida que anunció», aseguró el gerente de otra de las sucursales de supermercados ante la consulta de este diario sobre los alimentos faltantes.

Más económicas.
Otro dato que emergió del relevamiento fue que, por fuera del programa Precios Cuidados y del listado de los productos «esenciales», en los diferentes comercios existían -en algunas categorías- opciones mucho más económicas que las marcas que pactaron el congelamiento de precios. En algunos casos, la brecha rondaba -por ejemplo entre la marca de puré que figura en el listado y otra que está fuera del programa- más de seis pesos de diferencia.
Otra de las críticas visibles en el listado es que, en su mayoría, los alimentos responden a segundas y, en algunos casos, hasta terceras marcas. Por ejemplo, el sachet de leche que sólo se distribuirá en Ciudad y Provincia de Buenos Aires, es la tercera marca de la principal empresa láctea del país.

Ni frutas, ni verduras.
Aceite, arroz, harina, galletitas dulces, vino, azúcar, postres de dulce de leche y chocolate, galletitas dulces, vinos y cervezas. Este parecería ser un listado que toda persona que se precie de cuidar su salud le convendría evitar, o bien, limitar su consumo. Sin embargo, y sorprende, son algunas de las categorías que el Gobierno Nacional incluyó entre los 64 productos «esenciales». Casi ninguna fuente de proteína de alto valor biológico con excepción de la leche. No hay quesos, pollo ni pescado. Tampoco huevos. ¿Y frutas y verduras frescas? Ninguna. Tan sólo una lata de tomates y otra de jardinera en conservas.
Lo llamativo es que este combo de productos «obesogénicos», según calificaron varios especialistas en nutrición, entre ellos Sergio Britos, director del Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (Cepea), se anunciaron dos días después que se dieran a conocer los resultados de la cuarta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, que arrojó que el 61,6% de los argentinos tiene exceso de peso.

Sin mucha información.
Otro de los datos que llamó la atención, durante el recorrido, fue la falta de información que manejan las sucursales. Si bien la medida que lanzó el Gobierno especificó que a partir de este lunes 22 entraba en rigor, por 160 días, el congelamiento de los precios, gerentes de algunos de los supermercados -ante la consulta- no supieron contestar cuándo se debía aplicar este plan «anticrisis».
«Me imagino que con el tiempo vamos a ir viendo cómo se aplica. Lo único que nos enviaron fue el listado de precios que tienen ustedes, de ahí vamos a ver qué productos tenemos y cuáles no; y ahí pediremos los que no tengamos. Pero vamos a respetar lo que anunció el Gobierno», expresó uno de los gerentes, quien aclaró que su superior debía tener más información al respecto. Otra de las gerentes, por su parte, explicó que aún debían informar cómo se iba a aplicar este nuevo programa y que sólo bastaba tener el listado en mano para adecuarse a los precios. A su vez, aseguró que desde la sucursal iban a respetar lo pactado con el Estado nacional.