Inicio La Pampa Distinguieron a un penitenciario que le salvó la vida a un interno

Distinguieron a un penitenciario que le salvó la vida a un interno

PENITENCIARIO SALVO A UN INTERNO

Luciano Alfredo Weiss, que trabaja en la Colonia Penal de Santa Rosa (U4), recibió el premio «Honorable Cámara de Diputados de la Nación» por salvarle la vida a un interno que atentó contra su integridad física. «Después de lo sucedido me lo encontré en los pasillos y la primera reacción de él fue agradecerme y abrazarme. Eso en el ambiente entre interno y penitenciario no es común», destacó el celador.
Weiss, ayudante de cuarta, recibió el premio por su accionar del pasado 24 de marzo, mientras cumplía funciones de celador en la Colonia Penal. La entrega se realizó el pasado 16 de julio, en el marco de la celebración por el Día del Servicio Penitenciario Federal y la novedad fue dada a conocer recientemente por la institución.
«Este premio significó mucho para mí. Realmente no me lo esperaba porque fue algo genuino mío de salvarle la vida a un interno. Fue muy importante para mi familia, amigos, compañeros. Porque no es un simple acto, es salvarle la vida a una persona», expresó Weiss en declaraciones difundidas por el SPF.
«En ese momento estaba de celador, en el pabellón del PRAD en momentos que me encontraba medicando junto al enfermero de turno. Observo a un interno que estaba intentando quitarse la vida. En ese momento, entro a la celda, recorto el filamento de la sábana que no permitía suministrarse oxígeno, ya sin signos vitales, apenas movía sus pupilas», recordó sobre los hechos.
Y continuó: «En todo momento pensé en salvarle la vida, comencé con las prácticas de RCP en varias oportunidades. Al no encontrar respuesta, busco más oxígeno, traslado al interno hacia el pasillo y continúo con las maniobras de RCP. En momentos posteriores, ya llegan mis compañeros y se traslada al interno al sector de enfermería donde ya el enfermero con el médico le practican suministro de oxígeno y demás cosas que ya es parte de ellos».

Abrazo.
«No tiene precio salvar una vida y gracias a Dios el interno no tiene ninguna secuela. En varias oportunidades, después de lo sucedido me lo encontré en los pasillos y la primera reacción de él fue agradecerme y abrazarme. Eso en el ambiente entre interno y penitenciario no es común.
El interno realmente me agradeció por su vida y por lo que hice para que su familia tampoco sufra», completó Weiss.
«Vengo de una familia penitenciaria. Tengo a mi padre retirado y él está muy orgulloso. Gracias a Dios lo pude traer para que esté acá en la entrega de premios y es un mimo de parte mía hacia él, a lo que es la institución y a lo que son los principios del Servicio Penitenciario Federal que me dio de comer y yo ahora le doy de comer a mis hijos», completó.

FOTO: ILUSTRATIVA.