Inicio La Pampa "Preocupa que los jóvenes no tomen conciencia"

«Preocupa que los jóvenes no tomen conciencia»

HIV Y SIFILIS EN LA PAMPA

«Veremos cuál es el panorama cuando pase esta pandemia», dice Nora Aguirre y con esa frase advierte el mapa que puede dejar el paso arrasador del coronavirus, que deja todo en segundo plano. Entre ellas las ITS, las Infecciones de Transmisión Sexual que tienen en el VIH Sida y la sífilis como dos de los exponentes más graves. La falta de uso o la mala utilización de los preservativos sigue siendo el principal enemigo a la hora de combatir esas enfermedades.
Aguirre es la referente del Programa Provincial de VIH, que depende de la Dirección de Epidemiología del Gobierno de La Pampa, y en una entrevista con LA ARENA resaltó que el desembarco de la pandemia de la Covid 19 obligó a repensar todas las estrategias y planes previsto para prevenir y abordar el VIH, que en La Pampa mantiene un promedio de 54 nuevos casos por año. En la última década se notificaron 532 casos de VIH Sida en la provincia.
«Ya pasó casi un año y medio de esta pandemia así que veremos con qué nos encontramos después, por un lado es claro que bajó el número de consultas y por otro nosotros tuvimos que cambiar nuestras estrategias de comunicación y abordaje porque el sistema sanitario tuvo que disponerse a pleno para enfrentar el coronavirus; entonces en nuestro caso se priorizó lo asistencial, se garantizó esa asistencia desde el subsistema público», explicó Aguirre.
Hace unos días, el 5 de junio, se cumplieron 40 años de la primera descripción clínica de casos de lo que, posteriormente, se denominó Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). Solo dos años después, en 1983, los laboratorios del Instituto Pasteur en París aislaban el agente infeccioso responsable de esa nueva enfermedad, el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH).
A lo largo de estas cuatro décadas se calcula que cerca de 40 millones de personas fallecieron de Sida en todo el mundo. Además, conviven con el VIH unos 38 millones, todavía se infectan cerca de un millón de personas anualmente y fallecen unas 700 mil por año. En Argentina, 136 mil personas viven con VIH y el 17 por ciento de ellas desconoce su diagnóstico.
«Lo que sí podemos decir es que en el último tiempo notamos cierto relajamiento en el uso del preservativo en todo tipo de relación sexual, hoy los jóvenes no son tan cuidadosos y si bien hubo avances grandiosos en el tratamiento de la enfermedad del VIH, no se llegó a una cura. Hoy es una enfermedad crónica que abordada de manera correcta le permite al paciente tener una buena calidad de vida, incluso con una expectativa de vida igual a la de una persona que no tiene la enfermedad», resaltó Aguirre.

Conciencia.
En La Pampa, la edad promedio de quienes contraen VIH es de 32 a 34 años y afecta por igual a hombres como a mujeres, según describió la responsable del Programa Provincial. Y la aparición de otras infecciones que se creían desterradas, como la sífilis, la gonorrea, blenorragia, Hepatitis C y VPH (Virus Papiloma Humano), entre otras, «van de la mano del VIH, está todo relacionado a la falta de cuidados», señaló Aguirre.
«Es posible que haga falta una plena conciencia de la importancia que tiene una Infección de Transmisión Sexual, hay que insistir en el riesgo de lo que implica porque en buena parte se asume como que no tienen mucha gravedad, pero la realidad es que estamos muy lejos de eso. Hay que redoblar el esfuerzo de quienes estamos en la temática del VIH/Sida porque eso servirá para mejorar la comprensión de la enfermedad como un problema de salud pública mundial y, al mismo tiempo, celebrar los logros respecto a la prevención y a los tratamientos antirretrovirales de alta efectividad».

Discriminación.
La especialista también llamó la atención sobre la estigmatización y la discriminación que, aún hoy, sufren quienes están infectados del VIH, una epidemia que hasta hace unos años causó estragos en buena parte del mundo.
«Hoy debemos seguir trabajando sobre la estigmatización, es uno de los ejes porque la discriminación sigue vigente para quienes conviven con el VIH. En nuestra provincia más del 70 por ciento de los afectados se atiende en el sistema público y desde allí es que tienen toda la cobertura necesaria, eso no se relaja como tampoco la entrega de preservativos, pero es necesaria una mayor conciencia social», remarcó Aguirre.

Diagnóstico temprano.
Un dato clave para enfrentar las infecciones de transmisión sexual es el diagnóstico temprano, «porque cuanto antes se detecta hay muchas más chances de una mejor calidad de vida».
En los últimos años se dio un notable aumento de los casos de sífilis, una infección que se creía «de otra época». Se contagia por sexo oral, vaginal o anal, por contacto con la piel de un infectado o al compartir juguetes sexuales. También se puede transmitir en una transfusión de sangre y los síntomas coinciden en hombres y mujeres pero pueden ser difíciles de identificar -parecidos a los de la fiebre y la gripe- e incluso imperceptibles.
En ese caso también puede dar el llamado «contagio vertical», que es el contagio de la embarazada a su bebé, lo que se conoce como sífilis congénita. En esos casos la mujer está ante una vulnerabilidad extrema y muchas parejas no usan preservativo porque la mujer está embarazada, entonces saben que embarazo no van a tener.
Hoy, con una pandemia que todo lo abarca y arrasa, es necesario poner el acento en algo tan cotidiano como la sexualidad. Volver a poner en agenda las conductas sexuales porque las ITS no son patrimonio de una conducta gay, bisexual o transexual, «se relacionan a la sexualidad en su conjunto, no importa quién lo está haciendo ni con cuántos, lo que importa es el cómo». Por eso debe tenerse en claro que no tiene que ver con la elección sexual sino con usar el preservativo, «que es el único secreto porque es la herramienta más segura para evitar un contagio».

Para testeos y consultas.

En todos los centros de salud de la provincia se reciben las solicitudes para realizarse los test. Y se brinda toda la información necesaria ante cualquier consulta relacionado al VIH y la vida sexual. Desde el Programa Provincial insistieron en la necesidad de, ante una práctica sexual, utilizar el preservativo o campo de látex (es una superficie de látex fina que se utiliza para protegerse de infecciones de transmisión sexual cuando se practica el sexo oral en la vagina o en el ano, o en el caso de frotar genitales).