Inicio La Pampa Preocupación de santarroseños por la aparición de una víbora

Preocupación de santarroseños por la aparición de una víbora

El descuido municipal en aspectos que tienen que ver con la zoonosis preocupa a los ciudadanos santarroseños. No sólo a los que viven en la parte céntrica de esta ciudad, sino también en barrios más o menos alejados: aún considerando la simpatía que se puede tener por los perros -simpáticas mascotas a los que sólo unos pocos pueden tenerle alguna aversión-, lo cierto es que la proliferación de canes callejeros no hace más que sumar más intranquilidad. Y ya se verá porqué.
Pero no sólo eso. El abandono de tareas municipales, la carencia de limpieza en algunos sectores -la presencia de cuencos con aguas servidas, que se agregan a los conocidos problemas cloacales y diferentes pérdidas-, más las malezas que crecen rápidamente producto de las intensas lluvias y la falta de tareas para retirarlas, propician la aparición de alimañas y roedores de manera tal que los vecinos asisten con inquietud cierta a esa inacción.

Informe municipal.
La Municipalidad de Santa Rosa ha señalado que «después de la confirmación de dos casos de leptospirosis en la ciudad» se encuentra llevando a cabo tareas de desratización para «evitar la proliferación de roedores». Así se dio cuenta que el pasado martes «se colocaron cebos parafinados en zonas de Laguna Don Tomás y Ex Molino Werner», y además se informó que «la campaña se viene desarrollando de manera continua en los espacios verdes». En ese sentido se indicó que «cuadrillas de la Subdirección de Espacios Verdes desarrollaron tareas de desmalezamiento con microtractores y desbrozadoras manuales sobre espacios Verdes del Terreno del Ferrocarril y el parquecito de Alsina y González frente al SOEM». A la vez que se agrega que «se realizaron además, trabajos de arreglo de copas por obstrucción de luminarias o cableado aéreo sobre: Acha 1029, Macachín y Unanue, Pasaje Peatonal entre Luther King y Neveu, Bolivia y Chile, Tomás Masson 1130, y en Alberdi esquina Hucal».

Apareció una víbora.
Lo cierto es que si bien se informa que se está en esa tarea no se cumpliría en la medida que los vecinos lo exigen. En estas últimas horas, a escasos metros de donde se señala que se hizo limpieza de malezas -más precisamente detrás del Molino Werner, sobre calle Pavón-, un poblador se encontró con la desagradable sorpresa de una víbora de importante tamaño -«tenía más de un metro», sostuvo-, a la que optó por matarla con la ayuda de una pala. «Lo más seguro es que haya muchas más», alertó el hombre, con gesto de preocupación.
Lamentablemente el ofidio muerto no fue llevado a las autoridades para que se pudiera determinar qué riesgoso podría ser para el ser humano.

Murciélago rabioso.
Por otra parte cabe recordar que la semana anterior se encontró un murciélago afectado de rabia en la zona norte de la ciudad. Cuadras más arriba donde ahora un vecino mató a la víbora que puede verse en la fotografía.
Se sabe que el quiróptero es un receptor natural de rabia, y en caso de llegar a ser mordido por un perro podría contagiarle el virus. Por eso la atención que debe haber sobre las mascotas, que luego están en contacto con humanos.
La semana anterior la aparición de un murciélago con diagnóstico positivo para el virus de la rabia, llevó a que el Departamento de Salud Ambiental de la Municipalidad de Santa Rosa comenzara con un «bloqueo de control antirrábico», que obligaba «a vacunar de manera obligatoria todas las mascotas (perros y gatos) dentro de la zona de inclusión (zona Norte) que no presenten certificado de vacunación actualizado».

¿Y los callejeros?
Obviamente en el caso de los perros callejeros -por más que se diga que desde el municipio habría un mínimo control-, todo indicaría que están librados a su suerte, y nadie se va a ocupar de vacunarlos. ¿O sí?
Lo que dejaría un poco más tranquila a la población es que -efectivamente- esa tarea también se lleve adelante con los perros que andan sueltos y sin dueños aparentes. Esto es que la Municipalidad actúe en consecuencia.