Inicio La Pampa Presentaron un proyecto contra la pirotecnia sonora

Presentaron un proyecto contra la pirotecnia sonora

IMPULSAN PROHIBICION DE VENTA EN LA PAMPA

Tres legisladores propusieron modificaciones a las normas «para la protección de las personas, los animales y el ambiente», aunque advirtieron que también deberán promover «cambios culturales y en las costumbres».
Una iniciativa legislativa propone prohibir en nuestra provincia la producción, uso y venta de artículos de pirotecnia sonora, proyecto que apunta a proteger la salud, tranquilidad, bienestar y seguridad de personas y animales, el sano esparcimiento familiar y la protección del medio ambiente.
Espartaco Marín, Martín Berhongaray y Sandra Fonseca son los autores del texto, que presentaron ayer en la Legislatura.
Explican que en la actualidad, el panorama sobre esta cuestión en el resto del mundo es dual. Pues, mientras que algunos Estados han optado por reglamentar su uso, restringiendo su venta y aplicando severas sanciones al comercio ilegal, otros han decidido la prohibición absoluta, reconociendo la peligrosidad intrínseca de los elementos de pirotecnia, pasibles de causar daños graves a la salud humana, a los animales y al ambiente».

En otras provincias.
En tanto en nuestro país, en los últimos años, se han impulsado una serie de regulaciones, respecto a la limitación en el uso de artefactos pirotécnicos. Así Neuquén, Mendoza y Tierra del Fuego e Islas del Atlántico Sur entre otras, y municipios, como Bolívar, Bahía Blanca, San Carlos de Bariloche y Santa Rosa, por ejemplo, han avanzado en este mismo sentido.
Los legisladores señalaron que «el uso libre y sin control de pirotecnia afecta de diversas formas a sectores vulnerables de la sociedad, a los niños, a la fauna y al ambiente, por lo que esa actividad debe regularse o prohibirse en pos de su protección. La necesidad de regular o prohibir su uso surge de la propia peligrosidad de estos artefactos».
Agregaron que «de los daños ambientales que el uso de estos elementos puede ocasionar, los usuarios y espectadores de estos productos son los principales (aunque no los únicos) perjudicados, al sufrir quemaduras de diversa gravedad, lesiones auditivas u oculares, intoxicaciones o pérdida de miembros. También se perjudica a aquellas personas que padecen de forma grave su uso por terceros, como las personas con trastorno del espectro autista (TEA) y Trastorno Generalizado en Desarrollo (TGD). Y hay que considerar las consecuencias nocivas que producen en los animales y en medio ambiente».
Los legisladores coincidieron en señalar que «como uno de los poderes del Estado», tienen «la obligación de impulsar modificaciones a las normas para la protección de las personas, los animales y el ambiente, aunque debamos promover, para ello, cambios culturales y en las costumbres».