Inicio La Pampa Preso por amenazar a ex jefes

Preso por amenazar a ex jefes

RECIBIO UNA PENA EFECTIVA POR TENER ANTECEDENTES

(General Pico) – María José Gianinetto, jueza de audiencia de juicio de General Pico, condenó a seis meses de prisión efectiva a un hombre con antecedentes condenatorios, que amenazó con incendiar los dos locales comerciales de sus ex empleadores. Además la damnificada dijo que las veces que vio al imputado rondar su casa, su auto apareció rallado y con las cuatro ruedas pinchadas.
La magistrada condenó a Ezequiel Rodrigo Guaraglia, como autor material del delito de Amenazas simples, luego que el hecho se debatiera en un juicio oral y público llevado a cabo en los Tribunales de General Pico.
Completada la rueda testimonial y la incorporación de la prueba, durante los alegatos finales, el Ministerio Público Fiscal representado por Emilia Oporto y Francisco Trucco, solicitó que se condenara a Guaraglia a seis de meses de prisión, y que la condena fuera de cumplimiento efectivo, atento a que el imputado tiene antecedentes condenatorios de vieja data.
Los fiscales señalaron que el 29 de agosto de 2017, el imputado se comunicó de manera telefónica con uno de los locales comerciales de la firma para la que trabajaba, de la que había sido despedido de manera reciente. Lo atendió una empleada y tras identificarse, le pidió que les dijera a sus jefes que «les iba a prender fuego los dos locales y a ellos dos mientras dormían».

Llamada amenazante.
El defensor Walter Vaccaro calificó al hecho como un «incidente espontáneo y fugaz», y solicitó la absolución del trabajador de 31 años de edad. El defensor alegó que se trató de una llamada de apenas 37 segundos de duración, en la que profirió «agresiones verbales pronunciadas irreflexivamente, al calor de este tipo de disputas de raíces laborales».
En su defensa, el propio imputado negó que hubiera tenido alguna intención de amenazar a quienes fueran sus empleadores con quienes dijo, que mantenía un conflicto laboral porque había recibido una telegrama notificándolo que había hecho abandono de trabajo. Sin embargo la mujer negó que la denuncia tuviera relación con ello y pidió que se desarchivara la causa, dado que dos veces, al salir de su casa, se lo encontró a Guaraglia frente a ella. También dijo que en esos ocasiones, su auto apareció rallado y con las cuatro ruedas pinchadas.
Sin embargo la jueza no consideró «creíble» la explicación de Guaraglia, y dispuso su condena.
«La explicación que ensayó Guaraglia no resultó creíble. Por más que haya intentado mostrar que se trataba de un conflicto superado con sus ex empleadores, incluso «avisando» que se mudaría de ciudad para que los denunciantes «se queden tranquilos», lo cierto es que la prueba incorporada me hace concluir que se trató de tan solo una maniobra defensiva y no la estricta verdad de los hechos», señaló en el fallo.
Al momento de merituar la pena, la magistrada se inclinó por el mínimo legal previsto para la figura de Amenazas simples. Además dispuso que la condena fuera de cumplimiento efectivo, atento a que Guaraglia el 9 de junio de 2011 fue condenado a una pena en suspenso.