Inicio La Pampa Preventiva a ladrón

Preventiva a ladrón

AMENAZABA CON UN ARMA DE "UTILERIA"

La jueza de Control de Santa Rosa, María Florencia Maza, le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria al hombre que fue detenido el último viernes acusado de haber protagonizado al menos seis asaltos con un arma de «utilería», dos de ellos cometidos en el Parque Recreativo «Don Tomás». La magistrada le dictó al imputado, oriundo de Chaco y de 32 años, la prisión preventiva por 60 días.
La formalización se desarrolló ayer durante el mediodía. Allí, Germán Augusto Ruiz fue acusado de ser el partícipe de por lo menos seis asaltos que tuvieron lugar en Santa Rosa, su mayoría en cercanías a la zona de la laguna, entre el 29 de septiembre y el 11 de octubre. De la audiencia participó el fiscal Facundo Emanuel Bon Dergham, de la Fiscalía e Delitos contra la Propiedad y Juicios Directo, el acusado y su defensora Silvia Mariel Annecchini.
Durante el transcurso de los dos meses que Ruiz estará detenido, el fiscal deberá contactar y entrevistar a las seis víctimas -todas mujeres- para sumar pruebas, testimonios y realizar una rueda de reconocimiento vincular al acusado con los hechos, informaron fuentes judiciales.
«El hombre utilizaba un arma de utilería, no era de fuego, para cometer los ilícitos. Con esto amenazaba a las víctimas, quienes habían declarado que portaba una especie de pistola negra. Cuando se realizaron los allanamientos se encontró esta réplica coincidente con la descripción dentro de sus pertenencias», explicó Bon Dergham a LA ARENA.
Según señaló el fiscal, en todos los ilícitos logró hacerse -según la ocasión- con los celulares de las víctimas y con una suma de dinero. «Fueron hechos ‘al voleo’, no fueron estudiados. Vio a estas mujeres en la calle y actuó. Al igual que con el hecho de la Farmacia», agregó.
La aprehensión se dio en un nutrido procedimiento policial que se realizó en un terreno baldío ubicado sobre la colectora de la avenida Perón, a la altura de la rotonda de Vialidad Nacional. Allí, el imputado había montado una especie de «campamento» ya que vivía dentro de una casilla en dicho terreno.