Preventiva al joven que maniató a su pareja

EN ARATA

El juez de control piquense, Heber Pregno, dispuso que siga detenido al joven que está sospechado de haber secuestrado a una adolescente, con la que mantuviera una relación de pareja, y de haberla dejado maniatada en un predio municipal de la localidad de Arata, durante el fin de semana.
Ayer pasado el mediodía, en los Tribunales de Pico el magistrado le dictó la prisión preventiva por 30 días a Lucas Emanuel Pérez (20 años), quien está sospechado de haber secuestrado, maniatado, lesionado y amenazado a una jovencita de 16 años con la que mantuviera un noviazgo.
Luego que fuera trasladado a los Tribunales de esta ciudad el sospechoso fue indagado en sede de Fiscalía, donde negó haber sido el autor de los delitos por los cuales se lo investiga. En su declaración alegó que ese día no estuvo en Arata, sino que se encontraba en Caleufú. Los investigadores esperan que el testimonio que brinde la menor en Cámara Gesell permita avanzar en la investigación del grave hecho que fue denunciado por la madre de la jovencita.
En la audiencia de formalización de la Investigación Fiscal Preparatoria que se llevó a cabo ayer cerca de las 13, además del juez Pregno, participaron los fiscales Ivana Hernández y Armando Agüero, y el defensor privado, Martín Herrero Galvagno. Los fiscales solicitaron que se le dictara a Pérez la prisión preventiva por el plazo que dura la Investigación Fiscal Preparatoria. Sin embargo el juez entendió que era suficiente un período de detención de 30 días, para en el mismo, practicar las diferentes medidas de pruebas que fueron ordenadas.

Medidas de prueba.
Pregno dispuso que se le tome declaración en Cámara Gesell a la menor que habría sido víctima de los hechos investigados. También ordenó la realización de algunas ruedas de reconocimiento de objetos.
El fiscal Agüero explicó que a Pérez se lo investiga por los delitos de “privación ilegítima de la libertad agravada por amenazas y violencia; lesiones leves agravadas por el contexto de género y por la relación de pareja que habían mantenido; y amenazas”.
El funcionario judicial explicó que el sospechoso negó los hechos y que adujo que no se encontraba en Arata sino en Caleufú. También narró que, según los primeros indicios que se tienen y por el contenido de la denuncia que hizo la madre de la menor, el imputado le habría tapado la cara con un toallón a la adolescente, para llevarla al predio municipal que está ubicado a esos metros del domicilio de la víctima.
Además, indicó que la llevó “desde su domicilio hasta el predio municipal y allí empiezan una discusión y la termina amordazando y atando a un caño de un desagüe pluvial”. En este lugar, “la ató con un cable engomado en la boca y eso lo provocó lesiones en la comisura”. Minutos más tarde la menor fue encontrada en el lugar por su madre, por personal administrativo del predio, por un camionero y por la propia policía.
Según se supo, Pérez fue condenado el año anterior por la Justicia pampeana, tras firmar un acuerdo de juicio abreviado. Por esto, en caso de ser encontrado culpable, le recaerá una condena de prisión efectiva.