Inicio La Pampa Preventiva para principal sospechoso

Preventiva para principal sospechoso

ROBARON 150 MIL KILOS DE SOJA DE UN CAMPO CERCANO A LUIGGI

La Justicia piquense avanza en la investigación del robo de cerca de 150 mil kilos de soja, que fue perpetrado días atrás en un establecimiento rural cercano a la localidad de Ingeniero Luiggi. Por el hecho, Jimena Cardoso, jueza de control de la Segunda Circunscripción Judicial de La Pampa con asiento en esta ciudad, le dictó la prisión preventiva al principal sospechoso, quien está sindicado como el autor material e intelectual del robo. Los otros dos detenidos, recuperaron la libertad ayer a la mañana, luego que se les formalizarán los cargos que se les imputan y que se les impusiera una restricción de acercamiento, contacto y comunicación para con los denunciantes y testigos de la causa.
La magistrada ayer a la mañana en la Sala 3 de los Tribunales de esta ciudad, coordinó la audiencia de formalización de la Investigación Fiscal Preparatoria contra tres personas que fueron detenidas a principios de semana, por un importante robo de cereal, perpetrado en Ingeniero Luiggi. Los imputados fueron identificados como Ramón Aguilera, Félix Sequeira y Roberto Farías, quienes son defendidos por Jerónimo Altamirano, Alejandro Piñero y Guillermo Alassia, respectivamente. El Ministerio Público Fiscal, estuvo representado durante la audiencia, por los fiscales Damián Campos y Armando Agüero.

Preventiva y pruebas.
El fiscal Campos explicó que el hecho que se investiga ocurrió entre los días 22 y 28 de mayo pasado en el predio rural La Aurora, que está ubicado a escasos cinco kilómetros del casco urbano de Ingeniero Luiggi. El funcionario judicial explicó que ingresaron al predio tras violentar un candado y que sustrajeron cerca de 150 mil kilos de soja, que acopiaban Sergio y Guillermo Rodríguez. El cereal fue sacado del campo en cinco camiones.
Luego el fiscal solicitó que el hecho se caratule bajo la figura de Robo en despoblado y en banda, y de manera alternativa, como un Robo campestre. También pidió la apertura de los teléfonos celulares que fueron secuestrados en distintos allanamientos y como medida de prueba jurisdiccional anticipada, solicitó el reconocimiento de un candado que fue encontrado en la una de las camionetas requisadas durante la investigación. El fiscal detalló que dos cargamentos fueron vendidos a una firma cerealera de Luiggi y que se investiga el destino de los restantes envíos.
En otro tramo de su presentación, Campos dijo que «hay mucha evidencia que incrimina a Aguilera», dado que diferentes testimonios dan cuenta que ofrecía a la venta el cereal. Por ello pidió su detención hasta la finalización del proceso judicial, y solicitó la libertad de Sequeira y de Farías, aunque con la imposición de medidas restrictivas, para que no entorpezcan la investigación.
Tras escuchar el planteo fiscal y el de los tres defensores, la jueza les formalizó la Investigación Fiscal por las figuras de Robo en despoblado y en banda, y por la de Robo campestre. También dispuso la apertura de los teléfonos celulares, el reconocimiento del candado y dictó la prisión preventiva a Aguilera por 30 días. A los restantes imputados les impuso una restricción de acercamiento y comunicación.

Dinero y cereal recuperado.
Según indicó el fiscal, la principal hipótesis que se tiene es que «Aguilera fue el autor material e intelectual del hecho», y que habrá que determinar la participación de los restantes imputados.
Además dio cuenta que parte del cereal sustraído fue comercializado con una firma cerealera de Luiggi y fue trasladado al puerto. El resto de la soja, fue llevada en camiones a destinos desconocidos. Pese a ello, se logró recuperar parte del cereal, como así también dinero en efectivo y cheques, que permitieron mitigar el perjuicio económico.
«Una parte se comercializó con una cerealera de Luiggi, pero los encargados de la firma manifestaron que tienen cereal y que estaría a disposición de los damnificados para su reposición. De la segunda parte, no se recuperó nada pero sí ya hemos secuestrado una suma de 300 mil pesos de un concesionario y otros elementos que se habrían adquirido con un cheque que habría sido dado en pago de ese cereal. Así se ha mitigado bastante el daño económico. A esos cheques, Aguilera los comercializó tratando de adquirir una camioneta y otro cheque tenía en su poder», dijo.