Prisión domiciliaria a madre

BENEFICIO PARA QUE PUEDA CUIDAR A SUS HIJOS

El juez de Ejecución Penal, José Mario Triputti, del Tribunal Oral Federal de La Pampa, otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria a una madre para que pueda cuidar a sus dos hijos menores que quedaron en situación de vulnerabilidad y advirtió que el Estado no posee mecanismos “ni eficaces ni eficientes” para el cuidado de los menores.
La resolución fue firmada el 11 de diciembre pasado, en respuesta a la presentación del abogado Juan Carlos de la Vega que pidió el beneficio para la mujer por la situación de desprotección de los menores -un niño y una niña-, a partir de la detención de sus padres.
Para cumplimentar con el pedido, la abuela de los niños se comprometió a colaborar en el sostén del grupo familiar mientras que el Tribunal Oral Federal pidió informes a la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes y a Educación.
Ante el planteo de De la Vega, patrocinando a la madre en cuestión, el fiscal federal Leonel Gómez Barbella argumentó su negativa afirmando que cometió el delito por el que se la condenó en presencia de sus hijos y que al incumplir con su responsabilidad no puede ampararse en la Convención sobre los Derechos del Niño.

Mantener el núcleo familiar.
El juez Triputti señaló que “negarle la posibilidad del arresto domiciliario a una madre, con esposo o concubino detenido, ante la inexistencia de familiares directos, sería agravar aún más la situación, quedando expuestos sus hijos a ser institucionalizados o alojados en diferentes casas generando un mayor desmembramiento del núcleo familiar”.
Por otro lado, destacó que es cierto lo que dice el fiscal sobre que el interés superior de los menores puede quedar bajo la salvaguarda del Estado, pero advirtió que “también es cierto, y es una realidad que no podemos negar, que los mecanismos con los que contamos en la actualidad no son ni eficaces ni eficientes para ello, menos cuando la posibilidad de una alternativa al encierro en establecimientos públicos sea posible”.

Escolaridad.
Sobre la prisión domiciliaria, resaltó que debe primar el interés superior de los niños y que “los informes incorporados en el expediente en relación a los menores de edad dan cuenta de la repercusión que la detención de su madre generó y su estado de vulnerabilidad”.
Con respecto a los escritos elaborados por las autoridades competentes, Triputti dijo que quedó en evidencia “la necesidad de actuar de modo preventivo para evitar que mayores daños puedan agravar” la situación y recordó que el niño dejó de ir a la escuela a partir del receso escolar del último invierno.
“Sostener sin más que resulta conveniente mantener el encierro carcelario de R. es no asumir que como agencia judicial estamos obligados a orientar nuestras decisiones a priorizar y proteger el mejor interés familiar y de los niños incluidos, con mayor razón cuando profesionales del área específica nos advierten sobre las circunstancias por las que están atravesando las niños”, manifestó.