Inicio La Pampa Prisión efectiva a joven

Prisión efectiva a joven

INHABILITADO Y CONDUCIA EN HORARIO RESTRINGIDO

(25 de Mayo) – La jueza Laura Alejandra Moscoso Mendieta condenó ayer a un joven (27 años) de 25 de Mayo, a dos meses de cumplimiento efectivo. Fue mediante un juicio abreviado. El condenado, fue sorprendido el año pasado en momentos en que conducía un auto en horario restringido. Además estaba inhabilitado para conducir por haber sido condenado por la muerte de un ciclista al que arrolló.
El 3 de abril del año pasado, en los inicios de la pandemia, el muchacho fue sorprendido por personal policial conduciendo un Renault Sandero en la zona urbana de esa localidad. Cuando ahondaron en las averiguaciones descubrieron que el joven estaba inhabilitado para conducir por una condena judicial. Por eso se iniciaron dos causas, una por violar la cuarentena y otra por desobediencia judicial.
El antecedente señalaba que el conductor había sido protagonista, en 2013, de un homicidio culposo. Fue mientras conducía un vehículo arrolló a un ciclista en un punto entre 25 de Mayo y Colonia Chica. Como agravante, el joven huyó y dejó agonizando a la víctima que luego falleció en el Hospital Jorge Ahuad.
Posteriormente, la Justicia lo condenó a tres años de prisión en suspenso, y como medida aleatoria le aplicaron una inhabilitación especial de siete años (desde el 23 de diciembre de 2015 hasta el 29 de abril de 2023) para conducir vehículos automotores, «por el delito de homicidio culposo ocasionado por la conducción imprudente, negligente y antirreglamentaria de un vehículo automotor».

Prisión efectiva.
Ayer, la jueza, en una audiencia de lectura de sentencia, reveló que condenó al joven a una pena única de dos meses de prisión de cumplimiento efectivo, por ser autor del delito de quebrantamiento de inhabilitación judicialmente impuesta.
La sanción se impuso a través de un juicio abreviado, que había sido ventilado el 4 de mayo en otra audiencia. A estos fines, hubo acuerdo entre el fiscal Juan Bautista Méndez, la defensora particular Valeria Inés Mereu y el joven acusado, quien admitió su culpabilidad.