Inicio La Pampa "Probation" al acusado

«Probation» al acusado

ABONO 1.700 DOLARES EN CONCEPTO DE REPARACION

El imputado por el robo de la caja fuerte de las oficinas del Centro Regional de Educación Tecnológica (Ceret), perpetrado a principios de julio, accedió a la suspensión del proceso a prueba (probation), tras ofrecer reparar el daño económico provocado a la entidad. El acusado es un ex empleado del lugar, quien renunció a su puesto y en concepto de reparación abonó una suma de 1.700 dólares, un poco más de la mitad del monto sustraído.
El juez de control piquense, Heber Pregno, dirigió una audiencia de suspensión de proceso a prueba de la que participó Damián Campos, de la Fiscalía Temática de Delitos contra la Propiedad; la defensora privada María Bernarda Mc Cormack; y el imputado Francisco Sosa.
Durante esta audiencia que se llevó a cabo en los Tribunales de esta ciudad, el magistrado, atento a que el imputado carece de antecedentes penales, le otorgó el beneficio de la suspensión del proceso a prueba. Además le impuso el cumplimiento de reglas de conducta por dos años, entre ellas, la obligación de presentarse de manera semanal en sede fiscal, someterse a un tratamiento psicológico y no volver a cometer delitos en ese plazo.
Sosa, sobre quien pesaba una medida de arresto domiciliario, en concepto de reparación del daño económico provocado, abonó 1.700 dólares.

Caja fuerte.
En el Ceret, ubicado en la zona del Parque Industrial de Pico, se realizan cultivos bajo cubierta, se dictan capacitaciones, se organizan jornadas, y funciona la planta láctea que elabora los productos Mamuu.
A principios julio, ingresaron a las oficinas de la entidad, sin violentar ninguna de las aberturas y robaron una caja fuerte, en la que había, entre cheques y dinero en efectivo, una suma estimada de $180 mil. Durante la mañana que se descubrió el robo, personal de la Comisaría Tercera, de la Agencia de Investigación Científica (AIC) y de la Brigada de Investigaciones trabajó en el lugar.
Los investigadores estuvieron en el lugar desde temprano, se entrevistaron con el responsable del Ceret, Juan Manuel Bello, y recorrieron cada uno de los sectores, como las oficinas, el depósito de herramientas y las plantaciones. También indagaron a testigos y llevaron a cabo un minucioso trabajo de levantamiento de rastros.
Poco después del robo, el juez Pregno le dictó la prisión domiciliaria por 90 días al imputado, quien en la misma fecha en la que se descubrió el hecho, inició una licencia sin goce de haberes. En esa audiencia el juez también ordenó diferentes medidas de prueba, como la apertura y análisis de las comunicaciones de un teléfono celular que fuera secuestrado.