Inicio La Pampa Procrear 2018: dos beneficiarios no tienen ajuste por sistema UVA

Procrear 2018: dos beneficiarios no tienen ajuste por sistema UVA

DENUNCIAN DESIGUALDAD

El grupo de adjudicatarias y adjudicatarios de viviendas del Desarrollo Urbanístico del plan Procrear mediante el mecanismo UVA aseguró haber constatado que no solo están en una situación de desigualdad con los 499 vecinos y vecinas que recibieron sus adjudicaciones antes que ellos, sino que también lo están con otros dos adjudicatarios que recibieron su departamento en el mismo barrio pero con el mecanismo del crédito original.
La diferencia es que mientras los 28 vecinos a los que ajustan por UVA pagan 20 mil pesos por mes -sus cuotas estuvieron congeladas hasta ahora por una decisión política del gobierno nacional-, el resto paga 11.600. «Meses después de que se nos entregaran nuestros departamentos (en el mes de agosto de 2018) el propio Banco Hipotecario entregó en el mismo lugar otros departamentos idénticos con el mecanismo de crédito original», explicaron a través de un escrito que hicieron llegar a este diario.
Según pudo averiguar este diario, los departamentos que se entregaron en forma posterior a los 28 ajustados por UVA fueron tres: dos de ellos en noviembre de 2018, que no están ajustados por UVA y uno más en forma posterior, pero que sí está bajo el sistema que actualiza las cuotas según la inflación.

Sin certezas.
«Quienes integramos este grupo de perjudicados, tenemos nuestras cuotas congeladas desde hace 10 meses en casi $20 mil. Si se descongelan las cuotas, pagaremos desde el próximo mes entre $30 mil y $35 mil, cifra que se irá incrementando sin certeza de cómo ni cuánto, y con un crédito que es a 30 años. A eso debe agregarse que para sostener el pago del préstamo nos es obligatorio afrontar expensas, impuesto inmobiliario y tasas municipales», explicaron.
El cálculo que realizan es aterrador, pues en menos de dos años y medio, el valor de la cuota se triplicó, entonces temen lo que pueda suceder de aquí en más. «El resto de quienes fueron adjudicados con viviendas idénticas (las mismas condiciones, en el mismo lugar y con el mismo valor pero por un crédito a 20 años), saben que pagarán durante este año cuotas de $11.654; que aumentarán al año siguiente a $12.367,83; al año siguiente a $13.110 y así, con incrementos parecidos cada año, llegarán pasado el tiempo a un máximo de $21.198,49», explicaron.

Mismas condiciones.
El grupo reclama que se deje de lado el sistema UVA y que las cuotas de sus propiedades sean ajustadas en las mismas condiciones que el resto de los vecinos del barrio Procrear de Santa Rosa. «Viviendas iguales no pueden tener distinto valor, y mucho menos un valor tan disímil. Es una desigualdad escandalosa», describieron.
Piden que su caso no sea considerado como el de quienes tomaron créditos hipotecarios UVA, ya que ellos se inscribieron en 2015 para el Procrear, cuando el ajuste por UVA no existía. Explican que la entrega de sus unidades habitacionales se demoró hasta 2018 y que cuando firmaron los contratos en el Banco Hipotecario no les habían informado que se les aplicaría ese sistema de ajuste de las cuotas de las casas.
Sostienen que fueron tomados como «conejillos de india» de la operatoria UVA durante el gobierno de Mauricio Macri y que ahora asisten con desesperación al descongelamiento de las cuotas, lo que en ciertos casos tornará el crédito impagable y forzará el abandono de esas viviendas. «Si hasta ahora hay un porcentaje nulo o bajo de mora en el pago de los créditos se debe sencillamente a que las cuotas fueron congeladas o diferidas, porque de no haber sido así habría casos de inevitable incumplimiento»,aseguraron.

Un programa «tergiversado».

El grupo recordó que en 2015 las que ahora son sus viviendas ya estaban terminadas, pero que la entrega se demoró sin explicaciones lógicas. El Procrear fue un programa ideado y puesto en marcha durante el segundo gobierno de Cristina Fernández (2011-2015). Ya con Cambiemos al frente de los destinos del país, el grupo fue convocado al sorteo para esas unidades habitacionales.
«Nunca nos aclararon que estaban planeando modificar las reglas del juego para beneficio de los bancos y que el programa de viviendas populares sería tergiversado de semejante modo.
Ese sorteo se hizo en septiembre de 2017», recordaron.
Ya en la segunda mitad de 2018 el Banco Hipotecario los convocó a firmar papeles y documentación. «El día que se firmó la documentación, ante un planteo para que se explicara mejor el mecanismo del crédito, que nunca había sido detallado, autoridades del Banco Hipotecario intentaron tranquilizar, nos dijeron que las cuotas serían absolutamente accesibles (alrededor de $11.000) y calcularon que tendrían incrementos de «150 o 200 pesos por mes».
Obviamente nada de eso ocurrió», sostuvieron.