Producen hilo con el pelo de un animal del oeste

ES UN PROYECTO DEL PROHUERTA QUE GESTIONA EL INTA

El INTA Anguil impulsa un proyecto para el aprovechamiento del pelo de cabra colorada en el oeste pampeano para la producción de hilo cashmere. El proyecto se ideó en conjunto con los productores de la Asociación de Criadores de Cabra Colorada, quienes viven en Santa Isabel, Algarrobo del Águila, Puelén y La Humada.
Se trata de un proyecto especial del programa ProHuerta, que gestiona el INTA junto al Ministerio de Salud y Desarrollo Social. Investigadores de la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) de INTA Anguil coordinan el proyecto “Fortaleciendo a la cabra colorada en el oeste pampeano” que impulsa el aprovechamiento de la fibra del pelo de estos animales, como nuevo producto comercializable que se suma al tradicional chivito.
La ganadería es la actividad productiva central del oeste pampeano, por las características climáticas y ambientales del territorio. Allí, la producción caprina ocupa un espacio muy importante donde el principal producto que se comercializa es el chivito lechal, especialmente en épocas festivas.
La producción de fibra proveniente del pelo de la cabra colorada es una gran oportunidad para estos productores, ya que es un subproducto que la Asociación aún no comercializa, y que el mercado demanda en la actualidad.
El producto a comercializar tiene una finura promedio de 22 micras (valor intermedio entre las 19 micras del cashmere y las 24 de la cabra angora) con una suavidad y confort similar al cashmere y que además posee color y brillo natural muy atractivo en el hilo terminado. La obtención de la fibra es por esquila, maniobra que no conlleva demasiado esfuerzo ni estrés para el animal ya que se ajusta al manejo tradicional.

En desarrollo.
La producción de cashmere en nuestro país se encuentra en sus primeras etapas de desarrollo. Los caprinos que presentan doble capa en su vellón, con una fase gruesa y una interna fina no medulada, son propios de zonas frías y montañosas, y se encuentran en el norte de Neuquén, sur de Mendoza y oeste de La Pampa.
Su existencia fue inicialmente documentada en el norte de Neuquén, más tarde se detectó la presencia de vellones con características similares en la Cabra Colorada Pampeana, con finuras que rondan las 22 micras.
Estos estudios, asimismo, confirmaron que la fibra tiene un crecimiento estacional y que la época de mayor aprovechamiento serían los meses de agosto y septiembre, debido a que en el periodo estival el pelo del animal naturalmente se cae.
El proyecto en general apunta a desarrollar mejoras de infraestructura en corrales, potreros e instalaciones de agua para mejorar los índices productivos y la comercialización de chivitos, y también incluye la compra de máquinas de esquila para el aprovechamiento y venta de la fibra, innovando en este producto.
“Proyectos como este permiten fortalecer las organizaciones existentes y visualizar la importancia y los beneficios que tienen los pequeños productores cuando se organizan y canalizan sus inquietudes de forma conjunta”, indicó el coordinador del proyecto, Ariel Hurtado. El profesional agregó: “La meta a largo plazo es que este potencial de trabajar en conjunto sea ejemplo para otros productores y el intercambio de experiencias sirva para fortalecer la producción ganadera en la zona”.

Herramienta.
Los proyectos especiales de ProHuerta son una herramienta reciente del programa que se desarrolla en todo el país. La meta es otorgarle financiamiento a propuestas que buscan impulsar a diferentes grupos dedicados a emprendimientos productivos, y en todos los casos siempre existe una faceta social de trasfondo. Esta iniciativa incluye financiamiento económico y apoyo técnico por parte de los profesionales del INTA.
En La Pampa, los técnicos del programa llevan adelante diferentes proyectos especiales, como el que se desarrolló en el Centro de Inclusión Las Artes de Santa Rosa, aceptado en el 2017 y por el que la institución recibió fondos para el acondicionamiento del espacio de Huerta que funciona en el Centro, para el dictado de talleres de capacitación laboral. Otros proyectos son los que se desarrollan en el Desayunador Comunitario de Villa Germinal de Santa Rosa, la Municipalidad de Realicó, una asociación de familias productoras de porcinos de Catriló, una Asociación de productores hortícolas de General Pico, entre otros.