Programan nuevo juicio contra médicos

LA JUSTICIA PIQUENSE LOS ABSOLVIO POR LA MUERTE DE UNA JOVEN HACE 7 AÑOS

Dos médicos pampeanos que a finales del año anterior fueran absueltos en una causa de mala praxis que se siguió por la muerte de una joven, volverán a ser en juzgados en noviembre próximo, luego que el Tribunal de Impugnación Penal (TIP) anulara el juicio que fuera coordinado por el juez de audiencia de General Pico, Carlos Pellegrino, y ordenara realizar un nuevo debate.
La Oficina Judicial de General Pico programó un nuevo juicio contra los médicos Ricardo Pasaman (46) y Carlos Fanjul (70), quienes el 5 de diciembre fueron absueltos del cargo de Homicidio culposo. El nuevo debate será coordinado por el juez de audiencia Marcelo Pagano, y se llevará a cabo durante los días 7, 8, 12, 13 y 15 de noviembre en esta ciudad.
Fanjul fue enjuiciado por haber practicado a la joven Ana Belén Ceballos, el 24 de agosto de 2011, una “Colangio Pancreatografía retrógrada endoscópica” (CPRE) en el Sanatorio Santa Rosa de la capital pampeana, de la que resultó una perforación de duodeno. En tanto, a Pasaman se le imputó haber recibido ese mismo día a la paciente en la clínica Argentina de General Pico, luego que fuera intervenida en la capital pampeana y no haber adoptado los recaudos mínimos para evitar cualquier riesgo. Días después la joven fue derivada de urgencia a la Fundación Favaloro, en Buenos Aires, donde falleció luego de tres semanas de permanecer internada.

Forenses de la Corte.
Durante el debate, en el que declararon peritos del Cuerpo Médico Forense de la Corte de Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), la acusación la llevó adelante la fiscal Ivana Hernández, quien solicitó que se condenara a los profesionales a dos años de prisión condicional y a siete de inhabilitación para ejercer la medicina. La defensa la ejerció el santarroseño Francisco Marull quien pidió la absolución de los médicos.
En la sentencia, El juez Pellegrino explicó que “en el informe de ampliación de pericia, practicado por los forenses de la CSJN, se establece que la actuación de los médicos ha sido correcta y que los signos clínicos de perforación, recién se evidencian el día 30 de agosto, lo que lleva a suponer, es ese el momento en que la pancreatitis evoluciona de leve a grave, desencadenando en el consabido desenlace”.

Absolución e impugnación.
También refirió que la evolución de la paciente, luego que fuera atendida por Fanjul, no evidenciaba una perforación del duodeno. “En el análisis concreto de las conductas por las que fueron imputados, en el caso de Fanjul, no se logró acreditar que su accionar haya provocado la perforación de duodeno. Es cierto que pudo haber conducta omisiva en la registración del estudio y en la transmisión a la paciente y su familia, de las posibles consecuencias de la CPRE. Debió insistir en una internación en el lugar y consignar las pautas de alarma, pero esa omisión no resulta determinante”, indicó.
En cuanto al Pasaman el magistrado señaló que no correspondía “aventurar que hubiese ocurrido de realizar la reclamada tomografía en esos días críticos, porque en la situación hipotética también era probable que no se evidenciara la existencia de aire en la cavidad abdominal, dado que la perforación no se había producido”.
El 6 de abril de este año, la Sala A del Tribunal de Impugnación Penal, conformada por los jueces Carlos Flores y Pablo Balaguer, ordenó realizar otra vez el juicio contra los médicos pampeanos, luego que fueran absueltos del cargo de Homicidio Culposo. De esta manera hicieron lugar a los recursos de impugnación interpuestos por el querellante particular, Jorge Salamone, y por la fiscal Hernández.