Inicio La Pampa Proponen pasar control al Legislativo

Proponen pasar control al Legislativo

DIPUTADO SANTAFESINO SOSTUVO QUE EL NARCOTRAFICO SE DESARROLLA CON "CONNIVENCIA POLICIAL"

El periodista de investigación y diputado provincial de Santa Fe, Carlos Del Frade, analizó la escalada de violencia y el poder de las mafias de Rosario y sostuvo que existe una sucesión de hechos desde diciembre, que comenzaron con el nombramiento de Marcelo Saín como ministro de Seguridad. debido a que cortó «las cajas negras policiales».
El legislador del Frente Social y Popular explicó que, luego de asumir el gobierno de Omar Perotti, fue nombrado como titular de la cartera de Seguridad Marcelo Saín, «un criminólogo respetado en todo el mundo y que conoce muy bien lo que significa el desarrollo de la violencia en los barrios de las principales ciudades de la Argentina».
En diálogo con Radio Noticias, Del Frade sostuvo que el ministro «empieza a establecer que la necesidad de cortar las cajas negras policiales, porque el que maneja la calle maneja los negocios de la calle, y el que maneja la calle siempre es la Policía. Por eso los negocios de la calle tienen siempre complicidad policial, en cualquier provincia argentina».
De esta manera, Saín adoptó una medida que «no había pasado nunca» y «descabeza, en una sola decisión, 40 oficiales de la Policía de la provincia, jefes de tropa todos y algunos jefes de Unidades Regionales, e interviene la Unidad Regional 17 con asiento en San Lorenzo».
Según el legislador, esto generó un «cimbronazo» porque se cortó «el flujo del dinero de las cajas negras». Entonces, «esas malas policías, socias necesarias de cualquier banda criminal, liberan la zona y le dicen a los distintos integrantes de esas bandas que van a tener, durante un tiempo, zona liberada para tirar un muerto todos los días».
Del Frade consideró que así se llegó a la «tristísima sucesión de asesinatos como consecuencia de esos hechos que son inocultables y que explica de alguna manera el drama que se está viviendo en Rosario. Estamos en medio de un conflicto realmente grande, en donde las bandas ‘narcopoliciales’ se ven cuestionadas por el ministro Saín».

Una medida «interesante».
Del Frade destacó que «por primera vez, por decisión institucional, se sacan de encima oficiales con mando de tropa. Porque las administraciones anteriores hicieron muchas exoneraciones, pero lo hicieron a cuenta gotas, no en forma de cúpula».
Por estos motivos, consideró que «sacarse de encima las mugres políticas, las mugres policiales que tenemos dentro de la Policía de Santa Fe desde la política es algo realmente interesante».
«Para que queden los buenos, para que sean realmente jerarquizados, hay que sacarse a los tipos que manejan las cajas negras, y eso me parece que es la decisión que ha tomado Saín y que es distinto a lo que se venía haciendo desde hace mucho tiempo», resaltó.

El control al Legislativo.
Por otro lado, el legislador santafesino señaló que «el control político de las policías provinciales hace 36 años que fracasa en la Argentina» y advirtió que «nosotros sufrimos la cuestión del narcotráfico y el contrabando de armas a partir de bandas narcopoliciales», debido a que «la corrupción de las policías provinciales generan la connivencia de estas bandas. Se liberan zonas para que actúen y le metan terror a las familias que en toda la Argentina quieren vivir con tranquilidad».
En ese sentido, explicó que el control de las fuerzas de seguridad, por ley, es del Poder Ejecutivo, que es el encargado de «democratizar y limpiar la Policía». Pero, según Del Frade esto «ha fracasado en 36 años» y «lo mismo que las fuerzas de seguridad nacionales, solamente controladas por el Poder Ejecutivo Nacional».
Por este motivo, advirtió que «si seguimos repitiendo lo mismo, vamos a encontrarnos siempre con el mismo fracaso» y propuso que sea el Poder Legislativo quien se encargue de su control. «Lo que creemos nosotros es que los poderes legislativos, tanto a nivel nacional como provincial, tienen que hacerse cargo de la conducción democrática de las fuerzas de seguridad, para que nadie se haga el distraído y que nadie haga un pacto. De esa manera, todos involucrados desde la política para dejar en claridad esto», precisó.
«Las mafias son poderosas en lo económico y en el poder de fuego, pero son minorías. Tiene que haber un acuerdo de ciudadanía de todos los sectores políticos y sociales para controlar las fuerzas de seguridad y luchar contra esta criminalidad que se traga la vida de los más pibes», remarcó.

El macrismo, con los peores índices
Del Frade analizó las políticas impulsadas por la gestión de Cambiemos, la cual fue uno de sus principales ejes de campaña, y fue contundente al señalar que, de acuerdo a las cifras del Ministerio de Seguridad de la Nación, «el macrismo se va, después de cuatro años de gobierno, con los peores índices de circulación de cocaína, marihuana y metanfetaminas».
El legislador santafesino precisó que durante la gestión de Mauricio Macri, con Patricia Bullrich al frente de la cartera de Seguridad, «creció un 200 % la circulación de la cocaína, un 600 % de metanfetaminas y creció un 300 % la circulación de la marihuana».
«En forma paralela, lo que hacía Bullrich cada media hora hablando de que se desarticulaba una banda narco en cualquier lugar del país, lo que generaba en realidad es que las cárceles se llenaran de chicos y chicas pobres, lo que se podría denominar los perejiles, los últimos eslabones de la cadena de comercialización», afirmó Del Frade.
De esta manera, continuó, «el narcotráfico se desarrolló como nunca porque, de tanto castigar por abajo, se dejó con impunidad a los verdaderos titiriteros de este drama, que son los inversores y los que lavan el dinero».
Del Frade aseveró que «nunca hubo allanamiento en los bancos, por donde circula el 30 % del dinero ilegal, nunca hubo allanamientos en los clubes de fútbol, para ver cómo detrás de los contratos se lava dinero del narcotráfico, nunca hubo allanamientos en los puertos por donde, por ejemplo, en el año 2016 exportamos una tonelada de cocaína a Canadá y lo conocimos gracias a la información que vino de Canadá».
Con respecto al gobierno del Frente de Todos, Del Frade comentó que escucha «con mucha atención» a la ministra Sabina Frederic y que le «interesa mucho lo que dice». De todas maneras, manifestó que «lo que quiero ver es si alguna vez vamos por el lavado de dinero, contra los delincuentes de guante blanco. Si tenemos 86 mil causas por narcotráfico en todo el país, que haya por lo menos 3 mil o 8 mil causas donde se investigue dónde se lava el dinero de las otras 86 mil».

Las rutas de la droga.
Del Frade afirmó que en Rosario existen «bandas narcos como en todo el país» y que la creencia de que estos hechos ocurren únicamente allí se debe a «la mirada porteña de medios de comunicación, que generalmente tienden más a la mala literatura, a la mala ficción, que a la verdad. Entonces nos encontramos en un país profundamente unitario, que lamentablemente se informa y consume culturalmente lo que imponen los grandes medios de comunicación de Buenos Aires y se falsifica cualquier realidad».
Sin embargo, indicó que existe «otra verdad» y que «desde hace 20 años se ha consolidado un desarrollo narco en Rosario, que es consecuencia de un hecho histórico». El legislador recordó que «el primer cargamento de 200 kilos de cocaína llega, por decisión de las dictaduras de Argentina y Bolivia, el 20 de abril del 1978 del puerto de Rosario a la zona franca de Bolivia. Ese acuerdo abría toda la frontera norte de la Argentina para el tráfico de la cocaína, que tenía en aquel momento un hombre que se llamaba Roberto Suárez Gómez, el principal y primer proveedor de Pablo Escobar, y que habilita, gracias a los nexos de la dictadura, este negocio paraestatal, que se hace desde los pliegues corruptos del Estado y se configura desde entonces un peaje que sigue hasta hoy».
«La ruta 34 es la ruta de la cocaína. La democracia, cuando llega en el año 83, se monta sobre ese negocio que ya estaba instalado. A partir de esa raíz histórica, la cuestión económica y geográfica del Río Paraná, la ruta 11 como ruta de la marihuana, la continuidad de la 34, y la cuestión funcional de que pasa la cantidad mayor de dinero y entonces se puede lavar la mayor cantidad de dinero ilegal, hace de Rosario la característica del nacimiento de bandas», sintetizó.