Inicio La Pampa Proponen una conexión aérea con Córdoba

Proponen una conexión aérea con Córdoba

INICIATIVA DE DIPUTADOS DEL FREJUPA PARA LOS TIEMPOS POR VENIR

Aunque por ahora todavía existen las restricciones impuestas por la pandemia, legisladores del Frejupa ya piensan en tiempos mejores, y proponen que se inicien gestiones para conseguir que en el futuro se realicen vuelos aerocomerciales desde nuestra provincia a Córdoba.

Los diputados del Partido Justicialista Alicia Mayoral y Espartaco Marín, presentaron en la Cámara de Diputados un proyecto de resolución. En el texto le solicitan a los diputados y senadores/as pampeanos/as que -en ambas Cámaras del Congreso de la Nación- inicien las gestiones necesarias antes los organismos pertinentes para requerir la incorporación de vuelos aerocomerciales de ida y vuelta entre Santa Rosa a Córdoba. Pero además requieren que haya una mayor frecuencia de estos vuelos entre Santa Rosa a Buenos Aires.

Mejorar la conectividad.
Dicen en sus argumentos que «los motivos que los impulsan a esta iniciativa se basan en la necesidad de la provincia de La Pampa de mejorar y fortalecer la conectividad aerocomercial con esas ciudades».

Explicaron también que esta necesidad «se fundamenta en los beneficios que traerá para la provincia y sus habitantes», que tiene que ver con cuestiones comerciales, turísticas, productivas, educativas, laborales y sanitarias, entre otras».

Además, indicaron que una mejor conectividad aerocomercial «le permitirá a La Pampa robustecer su inserción en el país y los vuelos abrirán la posibilidad de una vía de comunicación alternativa, descongestionando el tráfico por ruta, mejorando así no solo la calidad de la conexión, sino también disminuyendo la posibilidad de siniestros viales».

Actividad acotada.
Dicen los autores del proyecto que «será además una manera de generar condiciones para potenciar las actividades comerciales, turísticas, productivas, educativas, laborales y sanitarias, en y entre todas las jurisdicciones implicadas».

Cabe recordar que los vuelos de Aerolíneas entre Santa Rosa y la Capital Federal estuvieron suspendidos durante 8 meses por las restricciones impuestas por la emergencia sanitaria, y recién regresaron promediando el mes de noviembre pasado, pero con frecuencia restringida. Durante todo ese período el aeropuerto local permaneció inactivo, y aún hoy no se advierte una gran movilidad por vía aérea. Aunque cabe admitir también que el tránsito terrestre vía micros se encuentra en este tiempo bastante acotado, y solamente algunas líneas pasan desde otros destinos por Santa Rosa.

Experiencia fallida.
Cabe recordar que a principios de 2017 el gobierno macrista -Guillermo Dietrich era el ministro de Transporte de la Nación- alentaba la incorporación de líneas low cost, que permitirían cubrir el trayecto Buenos Aires-Santa Rosa-Neuquén, en un plan que aprobado por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) pretendía poner en marcha 135 rutas aéreas «low cost» tanto locales como internacionales.

Ese plan que se esfumó rápidamente ante la realidad- contemplaba que se dispondrían tres rutas que permitirían conectar las dos ciudades más grandes -Santa Rosa y General Pico- con Capital Federal y -precisamente- la provincia de Córdoba.

En agosto de 2018, LASA líneas aéreas realizó el vuelo inaugural de una empresa low cost, conectando el aeropuerto santarroseño con el de Neuquén con Bariloche, San Martín de Los Andes (Chapelco), Puerto Montt, Santa Rosa, Mar Del Plata, Bahía Blanca y Temuco.

Demasiadas dificultades.
De esa manera se iniciaron las operaciones de este tipo de negocio de «bajo costo» en La Pampa. La expectativa fue tal que algunas empresas de transporte terrestre comenzaron con promociones ofreciendo sus pasajes con rebajas importantes, ante lo que aparecía como una seria competencia.

Pero pronto se vería que la experiencia de la aerolínea «Flybondi» se iba a convertir en claro ejemplo tanto de las dificultades que tuvieron en materia de gestión y atención, como así también los serios problemas técnicos que acarrearon algunos de los aviones que se disponían para vuelos de cabotaje.

La experiencia de LASA -que incluso llegó a tener pequeñas instalaciones en el aeropuerto local- duró sólo unos pocos meses, y rápidamente el «plan» terminó en fracaso.

Llegó la pandemia.
Sí sucedió que -en tanto- funcionó con éxito la línea aérea que unía Santa Rosa con Buenos Aires, que llegó a tener seis frecuencias semanales, con aeronaves muchas veces colmadas en su capacidad.

Obviamente eso fue hasta que sobrevino la pandemia y se suspendieron los vuelos por 8 meses, más precisamente hasta el pasado mes de noviembre. Pero, hay que señalar, con mayor periodicidad, en forma acotada.

Pensando en positivo.
Lo cierto es que la iniciativa presentada en la Legislatura sería interesante, pensando en mejores tiempos por venir. Nadie duda que con la «nueva» normalidad habrá servicios que tendrán que adecuarse, y necesariamente debería haber más asiduidad en los viajes aéreos a Capital Federal. Lo de Córdoba aparecería como «buenos deseos», y habrá que esperar aún para saber si en el transcurso de este año las cosas mejoran como para pensar en algo que sería novedoso e interesante.