Inicio La Pampa Protesta de docentes sin trabajo

Protesta de docentes sin trabajo

Un grupo de docentes autoconvocados que quedaron sin cargos en la provincia realizaron ayer una marcha para reclamar ayuda del gobierno pampeano. Aseguran que se quedaron sin designaciones a raíz de la pandemia del Covid-19 y, por lo tanto, no tienen trabajo.
El grupo había hecho una primera concentración el jueves de la semana pasada y lo que piden
es la regularización de las designaciones docentes al tiempo que reclaman un subsidio que, según afirman, les prometió el gobierno provincial para aquellos docentes que están sin empleo en la actualidad.
El grupo se concentró en la plaza San Martín y de allí caminó hasta Casa de Gobierno, donde hicieron oir el reclamo conjunto
El grupo ya presentó una nota en el área de Educación. Pero no tuvieron respuesta aún. Igual que la semana pasada, la marcha se inició en la plaza San Martín y desembocó en Casa de Gobierno. Llegaron docentes inclusive desde el interior provincial. La caminata la hicieron con distancia social y con el uso de barbijos.
«La semana pasada presentamos una nota al subsecretario del gobernador, nos dio la respuesta que nos iban a llamar a todos, sin embargo llamaron a pocos docentes para que cobraran el bono de 10 mil pesos y hay un muchos que seguimos esperando una respuesta, por eso se decidió esta nueva propuesta», afirmó María Angeles Bolton, una de las voceras del grupo que, afirmaron, son más de 170 en la situación de no tener cargos.

Relevamiento.
«En el grupo de Whatsapp que armamos somos más de 170 personas, pero en un relevamiento que había hecho Utelpa hablan de más de 500 personas en toda la provincia», agregó la trabajadora, quien también reclamó por la continuidad en la obra social.
El grupo pide por un sueldo mínimo básico, intercambio de ayudantías a docentes o clases particulares por un sueldo y la creación de un permiso para dictar clases particulares, con todas las medidas que marcan los protocolos a raíz del coronavirus.
Los y las docentes aseguran que en muchos casos están sin trabajo desde el año pasado y, por ende, «ya no pueden seguir en esta situación». Están por fuera del sindicato y por eso esperan una respuesta desde el Ejecutivo provincial.