Inicio La Pampa Provincias vecinas piden por los productos Mamuu

Provincias vecinas piden por los productos Mamuu

Con equipos trabajando al cien por ciento de su capacidad, la planta instalada en el CERET continúa recibiendo pedidos de comerciantes pampeanos y de otras provincias.

A pocos meses de la inauguración de la planta láctea en General Pico y escuela de formación para alumnos, trabajadores y técnicos del sector, la actividad productiva de “Mamuu” se consolidó y continúa en crecimiento. El proyecto fundacional llevado adelante por los ministerios de la Producción y Educación de la Provincia se asienta en tres pilares fundamentales, muy alejados de un perfil comercial, por cierto: Producir leche social a bajo costo para beneficio de los sectores sociales vulnerables, establecer un valor de referencia en el mercado, e instruir a todas las personas involucradas del sector lácteo.

El 26 de noviembre pasado, con el corte de cintas en las instalaciones del Centro Regional de Educación (CERET) de General Pico, se puso punto final al proyecto desde lo estrictamente técnico, y comenzó una nueva etapa que, al día de hoy, no deja de sorprender a sus mentores.

“Esta planta no es una casualidad, es una consecuencia de una crisis que en el año 2016 sufrió todo el sector de la industria tambera, los productores y los industriales, porque los precios que se pagaban generaban una crisis que impedía que el sector creciera”, dijo esa mañana el ministro de la Producción, Ricardo Moralejo, quien junto a la ministra de Educación, María Cristina Garello y varios funcionarios, participaron del acto inaugural.

Recorriendo historia

Antes del acto formal, el gobernador Carlos Verna le ofreció al sector privado el financiamiento para hacer una fábrica de productos lácteos para que se pudiera llegar al consumidor con un precio de referencia, que no se perdiera en el camino la ganancia de quienes realmente estaban trabajando: los productores y los obreros de la industria. En ese entonces no hubo una respuesta real, quizás por miedo a las condiciones económicas que tiene el país. Pero sí disparó la oportunidad de hacer realidad una fábrica de leche en el CERET. El proyecto fue aprobado e hizo germinar la idea, con los fondos disponibles, en el término de tres años.

Respuesta del mercado

Hoy, los productos “Mamuu” en sus versiones leche entera, yogur bebible, leche chocolatada y dulce de leche, ya están en las góndolas de supermercados y despensas de General Pico, Santa Rosa y al menos una docena de localidades del interior. Pero además, la difusión permitió que el proyecto integral del CERET se conociera en ciudades de las provincias de Buenos Aires y Río Negro, y de esos lugares llegan pedidos de provisión. Calidad y precio es la fórmula ideal lograda por los técnicos que trabajan en la planta piquense, dos componentes que hacen aún más “apetecibles” los elaborados pampeanos.

“Vamos a marcar un precio de referencia y esta leche será comercializada en cada despensa barrial, también en mercados de capitales pampeanos. Será un producto pampeano, vendido por empresas pampeanas. Queremos marcar un hito en un cambio en la matriz productiva de la Provincia, ir de una Provincia agroganadera a otra con proyección agroindustrial”, afirmó Moralejo en su discurso.

El vaticinio se cumplió y apenas iniciado el recorrido comercial el impacto se notó en las góndolas de comercios donde productos de la competencia, bajaron los precios en forma considerable. A pocos meses del inicio el titular del CERET, Juan Manuel Bello, confirmó ése y otros presagios que rondaban por los responsables del seguimiento diario del proyecto. “La planta nació con varios objetivos y uno de ellos fue poder ver cómo se conformaban las estructuras de costo y entender por qué persistÍa un precio para el productor y por qué llegaba a otro, a la góndola. Nuestros objetivos son distintos a los de una empresa privada, no persigue el fin de lucro inmediato. La nuestra es una planta escuela abierta para capacitar, no solo produce y vende para competir, los objetivos son varios” agregó.

En el buen camino

“Estos poco más de tres meses tenemos una metodología de trabajo, afirmamos cada línea de producción y de logística de distribución porque no solo es producir en la planta, sino que una vez que está el producto en la calle hay que distribuirlo y comercializarlo, es toda una ingeniería de trabajo”, señaló Bello. Sustentados en esa tarea la producción comenzó a crecer; el comienzo con 2.500 litros diarios y pasó al doble, la capacidad de las maquinarias instaladas está a full y estimativamente  más de 250.000 litros mensuales se entregan en las góndolas de los comercios pampeanos.

Próximo desafío: las escuelas

El sentido social del producto, próximamente, quedará reforzado con la entrega de leche a los establecimientos escolares, y ese es el desafío inmediato. “Está contemplado dentro de la producción, lo que sí deberemos extremar es el sistema de distribución que no es sencillo, estamos trabajando para llegar diariamente a todas las escuelas de General Pico”, apuntó el titular del CERET. En esa línea, confirmó que el cálculo determinado de litros a entregar es de 13 a 13.500 litros mensuales. “La demanda nos ha sorprendido, y superado, nos llaman diariamente, en principio comenzaron a llamar los intendentes pero ahora son directamente los comerciantes de todas las localidades que quieren tener el producto en sus negocios, estamos pensando de qué manera poder llegar a todos, la cantidad de localidades se ha multiplicado exponencialmente” agregó.

Beneficios compartidos

Un dato no menor es, en esta realidad, la excelente y fructífera relación con los proveedores. “No tenemos problemas de provisión y mantenemos intacta la idea del ministro Moralejo de que el productor esté incentivado con el proyecto; siempre nos marcó que el productor tambero tenía que estar beneficiado al recibir un valor superior al que percibía históricamente, y eso se mantiene a rajatabla, el productor recibe una renta atractiva y varios nos han comentado que piensan sumar más vacas a sus rodeos”, siguió. En esa línea, a modo de referencia, indicó que de los ocho pesos por litro iniciales el tambero, actualmente, percibe 13 pesos, más IVA. La brecha de valores en góndola entre el producto pampeano y las marcas líderes, sigue siendo importante. “La leche en sachet, de otras marcas nada tiene que ver con lo beneficioso de nuestros valores, la idea es poder mantener esa línea”, sostuvo Bello.

Respuesta óptima

La planta láctea del CERET está equipada con elementos de última generación tecnológica, y respondió de manera excelente a la exigencia. Hoy trabaja a pleno, justificando la inversión. “El equipamiento respondió bien, pero al superarnos la demanda de algunos de los productos nos han quedado chicos, hoy funcionan al cien por ciento. Por ejemplo la línea de yogurt, sí o sí, demandará una reforma para poder ampliar la capacidad del back lactofermentador, porque nos ha superado la demanda con respecto a lo que producimos semanalmente”, concluyó.