Inicio La Pampa Puelches, el ombligo del país

Puelches, el ombligo del país

CERCA DE LIHUEL CALEL, SALINAS, LAGUNAS Y SITIOS HISTORICOS

En 1978 y por decreto, Puelches fue declarado «Centro Geográfico de Argentina». Hoy es otro pueblo que busca posicionarse como destino turístico.

En Puelches hay un monolito que marca el «Centro Geográfico de la República Argentina». Según la medición del Instituto Geográfico Nacional, ratificada en 1978 por un decreto del PEN, en las coordenadas 38°8’44»S 65°54’51O, unos 262 kilómetros al suroeste de Santa Rosa, sobre la ruta nacional 152, se encuentra el punto medio del país. Sin dudas, un sitio ideal para tomarse una foto.

¿Sabría eso el cacique ÑancufIl Calderón cuando escogió el lugar donde debía fundarse Colonia «Los Puelches», en 1900? Tal vez sí, a lo mejor la magia de su tierra se lo había revelado, como embrujaría más tarde al poeta de versos espectrales, el Juan, que llegó al ombligo del país haciendo de policía pero lo embriagaron esas piedras con sus poemas puelches.

Esta localidad resulta paso obligado hacia la Villa Turística Casa de Piedra y aquí culmina también la cuenca del Salado Chadileuvú con sus tres lagunas, Urre Lauquen, La Amarga y La Dulce. «Ahora están secas porque el río ya no llega a Puelches» comenta Julio Daniel Gerez, intendente local. Y advierte: «nuestra comunidad es una muestra viva de cómo nos afecta la apropiación del agua en Mendoza, porque sin el rio cualquier producción resulta muy perjudicada».

Un atractivo turístico.
Por fortuna durante la pandemia «hubo buenas lluvias y los campos y la hacienda están muy bien» agrega. Julio Gerez sabe que este año muchos pampeanos elegirán destinos dentro de la provincia y Puelches (870 habitantes, el doble que en 2010) cuenta con un potencial importante. Hace unos meses, la guía turística «Ilusión Viajera» incluyó a esta localidad (y también a Rancul) entre los «30 pueblos más bonitos de Argentina». En esa lista figuran San Martín de los Andes, Villa La Angostura, El Bolsón, El Chaltén, Villa Pehuenia, Caviahue y Purmamarca, entre otras.

Muestra una «ubicación estratégica, entre Lihuel Calel y Casa de Piedra». A solo 30 kilómetros del único parque nacional de La Pampa, es buena opción de alojamiento para quienes visitan las sierras. Puelches tiene dos hoteles con unas 35 plazas y restaurantes para ir a comer. A la entrada «hay cabañas de alojamiento con oferta gastronómica propia» y sobre el acceso «dos jóvenes emprendedores inauguraron esta temporada un carro de comidas (food cart) donde se puede almorzar y cenar» agrega Julio.

Algunos sitios de interés son el Monumento al Cacique Ñancufil Calderón y el sitio histórico «Capilla «Angel Custodio», construida íntegramente de piedra en mayo de 1963 por los propios vecinos. Sus paredes adquirieron tonalidad verdosa porque contienen cobre ya que las piedras fueron extraídas de minas jesuíticas ubicadas a mitad de camino entre Puelches y el parque nacional. Hoy están abandonadas, pero pueden visitarse.

Aunque es una zona ganadera, la actividad productiva de Puelches gira sobre la producción de sal, que mueve el motor económico con tres empresas radicadas en las salinas, cuyo espectacular paisaje es otra postal imperdible para cualquier turista. Porque este año, desde el centro geográfico del país, con sus minas, salinas, lagunas y río perdido (y aquellas piedras que embrujaron a Bustriazo) Puelches nos espera.