Puente al Sol, un jardín Waldorf donde el amor es el fundamento

Un grupo de padres y madres que compartían las mismas inquietudes en cuanto a las ofertas educativas existentes en Santa Rosa para sus hijos decidió fundar su propio jardín de infantes y así dar satisfacción a sus ideas.

De ese impulso inicial ya van más de tres años. El jardín “Puente al Sol” creció, se nutrió de más familias y hoy presenta tres niveles educativos: sala mamá de día (para niños y niñas de 1 a 3 años), sala de infancia (niños y niñas de 3 a 6 años) y primer grado.

Lo diferente de este proyecto es que implementó en La Pampa la pedagogía Waldorf, la cual se basa en el estudio del hombre a través de etapas evolutivas divididas en septenios (períodos de siete años cada uno) para poder desarrollar lo que este ser necesita en cada momento.

Denise Belcher, Mercedes Amoroso y Benjamín Di Paola son algunos de los padres pioneros de esta aventura que actualmente se desempeñan como docentes del jardín.

El jardín funcionó en sus primeros dos años en una especie de chacra ubicada en la zona de quintas entre Santa Rosa y Toay. Después se mudaron al predio de la ex Quinta de las Monjas, sobre avenida Palacios, de la capital pampeana desde donde hoy persisten diariamente.

“Son fundamentales las vivencias internas y externas de los ciclos de la tierra, de las etapas evolutivas del hombre, las fiestas crísticas, trabajar los ritmos, los hábitos, los rituales y poder transmitir al niño procesos que el educador ya transformó en sí mismos para que puedan ser vivenciados de una manera coherente y verdadera”, explicó Mercedes sobre los pilares básicos de la pedagogía.

Fotos:Gentileza Mercedes Amoroso.