Inicio La Pampa ¿Qué leen los santarroseños y las santarroseñas en pandemia?

¿Qué leen los santarroseños y las santarroseñas en pandemia?

La pandemia no opacó las ganas de leer. La venta de libros, literarios y en menor medida escolares, se mantuvo este año y medio gracias a la adaptación de protocolos sanitarios y, sobre todo, a las redes sociales.

Pero: ¿qué se leyó más en Santa Rosa en esta época de barbijo, aislamiento, distanciamiento y cuidados más intensivos?.

LA ARENA efectuó un relevamiento por diversas librerías de la capital pampeana donde dialogó con sus propietarios y empleados. Todos coincidieron que, como símbolo de época, se vendieron en este último tiempo en su mayoría novelas románticas, históricas, y policiales como así también material vinculado con textos infanto juveniles, de diversidad, feminismo y género. La mayoría de las autoras, más vendidas, son mujeres y, en la actualidad, justamente las mujeres compran más libros que los varones.

Laura Cabrera, responsable del área literaria de Librería Marinelli, le dijo a este diario que el año pasado las ventas «fueron un poco más lentas» debido a que la pandemia «nos agarró a todos, libreros y lectores, un poco de sorpresa».

Este año, según la entrevistada, la situación es diferente. «Con el temor que se vuelva a cerrar todo, el comportamiento de la gente fue distinto», generalizó.

Y analizó: «los padres, al pensar que tal vez no haya clases presenciales, aprovecharon para comprar textos escolares y aquellos lectores, que consumen literatura, compraron libros para, en caso de estar en aislamiento, poder entretenerse».

¿Qué género se consumió más en esta librería?.

Laura indicó que, para sorpresa de muchos, el infanto juvenil se lleva el primer puesto junto con las novelas románticas, históricas, policiales y de suspenso. «Los adolescentes, por ejemplo, leen mucho en papel y se puede ejemplificar en el retorno del fenómeno ‘Harry Potter’: un libro cada vez más leído en la actualidad por las nuevas generaciones», precisó.

Las autoras más leídas son la española María Dueñas (‘Sira’, y la famosa ‘El tiempo entre costuras), y las argentinas Florencia Bonelli y Viviana Rivero.

Más atrás, ya en el género policial, aparecen los autores Claudia Piñeiro y Jorge Fernández Díaz.

Otro de los estilos más consumidos es aquel vinculado con el género, la diversidad y el derecho de las minorías.

«Vendemos mucho de autoras como por ejemplo Rita Segato o Luciana Pecker», amplió Cabrera al completar: «se lee mucho más autoras mujeres y quienes compran más libros también son mujeres». 

«BOOM LITERARIO» Y EL RETORNO DE HARRY POTTER. 

Silvia Flores, de Librería Quijote, coincidió que en los últimos meses se vendieron muchos libros de texto y escolares como así también material literario vinculado con la novela romántica, histórica y policial como así también diversidad, feminismo y género.

«Estamos vendiendo, sobre todo, novelas históricas y policiales de autoras como Viviana Rivero, María Dueñas, y la alemana Ane Jacobs pero también Gabriel Rolón y Simone de Beauvoir», enumeró. Los títulos más vendidos: «Mujeres del alma mía», «La Magia de la vida» o «Lo que no se dice» de Rivero; «Sira» de Dueñas; «La Mansión» de Jacobs, «El Duelo» de Rolón, y «Las inseparables» de Beauvoir.    

«También pasa algo curioso. Las nuevas generaciones volvieron a comprar, por ejemplo, el Harry Potter, tenemos mucho público infantil y juvenil también», acotó la librera al indicar que «la gente hace una búsqueda permanente aunque se podría decir que en estos momentos se le está dando una cierta mayor importancia a la lectura en general».

Flores completó que en la actualidad «se está trabajando bien, manteniendo los protocolos y los cuidados correspondientes resignificando el trabajo diario con el chat y las redes sociales».

NARRATIVA DE GENERO. 

Por su parte, el personal de la librería Farhenheit de Santa Rosa coincidió que en estos tiempos de pandemia las ventas se mantuvieron y se disparó, sobre todo, el material vinculado con la novela historico-romántica, el bet seller, el material vinculado al género, feminismo y la reivindicación de los derechos de las minorías.

Gabriel Bardini, dueño de la librería, aportó que se vende sobre todo aquel material de creadores más «comerciales o publicitados».  Y acotó que se consume, en mayor número, lo relacionado con la literatura que siempre fue «bet seller».

«Se está vendiendo mucho material de género, inclusive de narrativa de género, que antes no era tan habitual», detalló uno de los empleados. 

Parte de las autoras más consumidas, en esta librería, son: Rita Segato, Luciana Pecker, Florencia Bonelli, Viviana Rivero, y la argentina Gloria Casañas. Al igual que en las librerías antes consultadas, las creadoras mujeres son más vendidas que los autores varones.

«En los últimos meses bajó un poco el nivel de ventas pero en general, durante la pandemia, las ventas anduvieron bastante bien», generalizó uno de los trabajadores. 

La librería, como todas las consultadas, respeta todos los protocolos y los cuidados vinculados con el momento sanitario.

PAMPEANOS.

Pablo Fontana, integrante de la Cooperativa de Trabajo Gráfica Visión 7, y Editorial Siete Sellos, sostuvo a este diario que en pandemia se vendió, sobre todo, títulos vinculados con el género y el movimiento feminista nacional e internacional. Una particularidad: hubo libros agotados de autoras y autores pampeanos que trataron esta temática en La Pampa.

«Estamos vendiendo muchos libros sobre estas problemáticas de género, diversidad y reivindicación de derechos: literatura de género, diarios y ensayos», puntualizó Pablo al ponderar a la «novela romántica de diversidad» como otro de los géneros que gana cada vez más adeptos. 

Fontana ejemplificó que el libro «Treinta relatos feministas» de la profesora piquense (hoy jubilada) Nilda Mengual, se agotó.

«Otro título muy vendido fue ‘La volvería a matar’ del también piquense Andrés Borello (relacionado con el femicidio de Carla Figueroa)», amplió. 

«En pandemia bajó un poco la venta, como todo a nivel general, en Fase 1 mermó la producción de material, y como nos pasó a nosotros también les pasó a muchos comerciantes», reconoció. 

Pablo forma parte de la cooperativa gráfica donde además tienen imprenta, sumaron de manera reciente una editorial y el año pasado incorporaron un showroom de libros para vender. Durante los últimos meses, atravesaron una dura situación que casi la puso al borde del cierre por los altos alquileres sumados a la crítica situación económica derivada de la pandemia. Tras el apoyo masivo, de entidades solidarias, y organizaciones sociales, el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social realizó una reunión virtual con los integrantes del espacio cooperativo donde confirmó el otorgamiento de un subsidio para su fortalecimiento interno.

«Un poco nuestra idea es comercializar libros pampeanos y seguir trabajando con editoriales de cooperativas independientes amigas», dijo Fontana al agregar que en la actualidad fue muy fuerte la venta por medio de las redes sociales.

«Nosotros apuntamos a este tipo de trabajos, vinculados con el género, la diversidad, y a los autores provinciales: vimos, por ejemplo, una explosión de público joven interesado en estos temas», informó.

Para el entrevistado, existe una «avidez muy grande por instruirse en este tipo de problemáticas» reflejado en el incremento de las ventas y el mayor interés de lectores y lectoras por estos textos que tal vez antes no aparecían en los listados de los más vendidos.